El país que deja Peña Nieto

  1. Resulta demasiado complejo el análisis de lo que ocurre en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que nuevamente se ha visto agredida por porros que se lanzaron violentamente en contra de estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades de Azcapotzalco, que pacíficamente demandaban la solución a sus demandas, no solamente justas, sino posibles de cumplir. Los estudiantes pedían una planta de profesores completa, pues algunas materias carecían de profesor; demandaban, además, que no les borraran los murales colectivos que usaban las paredes vacías y, por tanto, mudas; solicitaban, también, algo que es una exigencia creciente de la sociedad: mayor seguridad dentro del plantel y en su entorno donde se suceden los robos y asaltos.

Las demandas que, por lo menos, merecían ser atendidas por las autoridades del plantel para ser resueltas sin conflicto, se desatendieron y la solución se prolongó innecesariamente, lo que obligó a los estudiantes a iniciar un paro de actividades en demanda de una pronta solución; la respuesta fue, simplemente, la renuncia de la directora, lo cual retardó, aún más, la solución del conflicto y obligó a los jóvenes a trasladarse a la rectoría de la UNAM para exigir el cumplimiento de sus peticiones. Ahí, en Ciudad Universitaria, los esperaban los porros, quienes agredieron la pacífica manifestación no sólo para golpear, que lo hacen brutalmente, sino para generar un conflicto de mayor envergadura ¿con qué fines? Eso, deberá investigarse.

Los porros no actúan en defensa de un proyecto académico o de una propuesta ideológica, lo hacen a cambio de un beneficio económico o de canonjías personales o de grupo, por eso sería necesario conocer ¿quién financia a los porros? Saberlo sería avanzar en conocer los propósitos de la agresión y frenar las provocaciones que continuamente pretenden desestabilizar, no solo a la UNAM, sino al país.

  1. A nadie le quepa duda, por lo menos este escribidor tiene la certeza de que la situación en la cual Enrique Peña Nieto deja el país es, poco menos que catastrófica. Por supuesto, lo dicho no es una excusa adelantada para justificar el incumplimiento del programa contenido en el Proyecto Alternativo de Nación propuesto por Andrés Manuel López Obrador y que recibió el aval de más de 30 millones de ciudadanos. Cosa que aún no terminan de digerir algunos opinadores empeñados vivir de espaldas a la realidad.

Por lo pronto, el Banco de México ya advirtió que el próximo año disminuirán el empleo y el crecimiento del PIB; la inflación amenaza con seguir elevada debido a los altos precios de las gasolinas. Para decirlo pronto, la economía puede estar entrando a una situación de riesgoso estancamiento con inflación. En estas condiciones, el gasto publico deberá ser un importante impulso para detener la caída de la economía e impulsar la reactivación de la producción que permita alcanzar un ritmo de crecimiento capaz de crear una mayor cantidad de puestos de trabajo; esta política, deberá acompañarse de acciones enérgicas para mejorar la distribución del ingreso, hoy concentrado en unas cuantas manos.