No es una lucha por el poder la destitución de Alonso en la presidencia del IAIP: Cabrera

La mañana de este domingo, David Cabrera Canales y Francisco Morones Servín ofrecieron una rueda de prensa para fijar postura y sustentar la sustitución de Marlene Alonso en la presidencia del IAIP. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

La destitución de Marlene Alonso Meneses como presidenta del Consejo General del Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (IAIP), “no es una lucha por el poder”, declaró a David Cabrera Canales, nuevo titular de este órgano, al tiempo pidió a Poderes de gobierno respetar este acuerdo.

Esta sustitución se concretó tras cinco semanas sin sesionar en forma y en medio de confrontaciones, “lo cual generaba una afectación a la sociedad en la garantía de sus derechos de acceso a la información pública y protección de sus datos personales, situación que no se podía permitir que continuara”, expresó a La Jornada de Oriente.

Por ello, el viernes pasado en la continuación de la segunda sesión ordinaria, el Consejo General designó a Cabrera Canales con dos votos a favor y uno en contra, para el periodo de un año, a partir del 16 de febrero de 2018 al 16 de febrero de 2019. Además el acuerdo asienta que la presidencia será rotada en otro comisionado, pues así lo establece la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública.


En diciembre de 2016, el Congreso local designó como comisionados del IAIP a Marlene Alonso, a Francisco Morones Servín y a David Cabrera Canales. A la primera por un periodo de siete años, al segundo por cinco y al tercero por tres.

Pero –explicó- el nombramiento se remite a un transitorio constitucional que establece que por única vez el presidente durará un periodo no mayor a tres años, y esa disposición “concluye su vigencia cuando se ejecuta (es decir al momento de que Alonso Meneses asumió funciones), de ahí que corresponde al Consejo General, máximo órgano de gobierno del IAIP, así como al pleno, que es el máximo órgano de decisión, determinar si ese cargo tiene que ser continuado por la persona” denominada.

Puntualizó que la sustitución de Marlene Alonso “fue necesaria, justificada y apegada a derecho”, a consecuencia de “las inconsistencias y todo el retraso que se estaba haciendo por parte de la comisionada, al suspender o terminar las sesiones de manera arbitraria, sin que nosotros pudiéramos manifestar la continuación de estas”.

Cabrera Canales afirmó que se hizo “todo lo posible” por evitar este relevo, pero –acentuó- “no tuvimos otra alternativa”, porque la entonces presidenta “seguía en una postura de tomar decisiones unilaterales, como la de rescindir a trabajadoras, lo cual transgredió el artículo 9 fracción XXI del reglamento interno.

Comentó que Alonso Meneses le dijo directamente que no iba a cambiar en la medida, pues esos despidos tendría que resolverlos el órgano jurisdiccional correspondiente, toda vez que ese personal promovió demandas laborales.

Sobre la posibilidad de que esta determinación del pleno del IAIP sea impugnada, por parte de Marlene Alonso, refirió que es un derecho que ella tiene como comisionada, pero que el éxito o no de esa refutación dependerá de las instancias competentes.

“Sin embargo –realzó-, hay jurisprudencia y antecedentes donde las decisiones de un órgano colegiado y constitucionalmente autónomo tienen que ser respetadas por los Poderes y por la parte jurisdiccional”.

El acuerdo de la sesión del viernes pasado también establece que se dará aviso a los tres Poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, a los sujetos obligados y al Consejo Nacional del Sistema Nacional de Transparencia, para que tengan conocimiento de este cambio “en uso de nuestra autonomía y máximo órgano de gobierno”, reiteró.

Aseveró que en la plenaria la comisionada manifestó su inconformidad por su deposición, “sin embargo, no queda más que en eso, en tener que aceptar y reconocer la decisión que por mayoría ha tomado el pleno, la cual tiene que ser respetada por todos los que formamos parte de este Consejo General”.

El nuevo presidente ofreció “trabajar intensamente para cambiar” la imagen deteriorada del IAIP” y reconoció que desafortunadamente “no va a ser muy fácil” porque la sociedad observó “esos desencuentros y falta de sensibilidad, de parte de todos (los integrantes del pleno), principalmente de quien generó los problemas al haber hecho modificaciones al orden del día, al quitarle asuntos generales, al ponerle el carácter de invariable, y al tomar decisiones de manera arbitraria”.

Luego, confió en que no será imposible modificar esta percepción, además, señaló que ha establecido contacto con integrantes del Consejo Consultivo, con quienes –aseguró- vamos a cambiar la relación, a trabajar de manera coordinada, los vamos a apoyar, a darles información y elementos que les permitan llevar a cabo sus funciones con base en el artículo 44 de la Ley de Transparencia.

Lamentó que los desencuentros hayan generado la renuncia de dos miembros de ese órgano, por lo que afirmó que propiciará una relación de respeto, trabajo y compromiso, entre ambas partes, para “fortalecer la transparencia y la democracia en el estado”.

Sostuvo que la deposición de Alonso Meneses “no es un asunto de lucha por el poder” y abundó: “Soy sincero, yo no quería ser presidente en esta circunstancias tuve que aceptar la propuesta y asumir en este momento con mucha responsabilidad esta designación que ha hecho la mayoría del pleno en mi persona, por necesidad y por la crisis en que el órgano garante estaba sumido”.

Requirió el apoyo de medios de comunicación para trabajar conjuntamente en la recuperación de la confianza “que desafortunadamente está muy dañada por todo lo sucedido” en estos primeros días de 2018.

En cuanto a la distribución de los 12.8 millones de pesos del presupuesto correspondiente a este año, recordó que en la sesión del 26 de enero pasado fue aprobado en lo general, pero consideró que será necesario realizar una revisión.

Al respecto, precisó que la adjudicación del dinero por partida “no es una decisión que hayamos conocido todos los integrantes del pleno, mi compañero Francisco Morones y yo no fuimos enterados a tiempo cómo se distribuyeron esos recursos económicos públicos que el Instituto va a ejercer”.

La verificación que se efectúe permitirá especificar la manera de trabajar con este techo financiero, a fin de encauzarlo hacia actividades y temas “que son realmente necesarios para el IAIP”, indicó.

“La mayor parte del presupuesto se va en el capítulo 1000 (de Servicios Personales), que tiene que ver con sueldos y salarios del personal, como en todas las entidades e instituciones, sin embargo, es un tema que tenemos que revisar y ver de qué manera lo trabajamos de una forma más dirigida” a los requerimientos del Instituto”.

Otra de las tareas prioritarias –citó- será el desahogo de recursos de revisión que se encuentran “detenidos” porque no se llevaron a cabo las sesiones en forma.

En torno al personal que fue despedido por Alonso Meneses a principios de este año, respondió que el pleno es la instancia que determina la culminación de la relación laboral de trabajadores, pues se debe seguir un procedimiento.

Llamó a la comisionada a sumarse al trabajo conjunto y a aceptar la decisión de la mayoría de integrantes del Consejo. “En mi caso –agregó- ahora que mi compañero me ha dado la confianza de ser el presidente de este instituto, demostraré que sí sé trabajar en colegiado, que sí tomo en cuenta a mis pares, que los respeto, esa es una parte muy importante, tenemos los mismos derechos, y tomar decisiones a la par”.

David Cabrera resaltó que a partir de ahora “viene una nueva etapa para el IAIP, de trabajo, de compromiso con la transparencia, de coordinación con los sujetos obligados y de relación respetuosa con el Consejo Consultivo”.

La mañana de este domingo, Cabrera Canales y Morones Servín realizaron una rueda de prensa para fijar postura y sustentar la sustitución de Marlene Alonso.