El PRD decayó porque se burocratizó y dejó de trabajar, afirma Juárez Torres

José Isabel Juárez Torres, ex presidente estatal perredista y seguidor fiel de Andrés Manuel López Obrador, se da por expulsado del partido; sin embargo, considera que el sol azteca debe refundarse y ser dirigido por una persona cercana a la ciudadanía, pues atribuye su decadencia a que se burocratizó y a que ha sido visto como una empresa y no como una organización política.

“Yo creo que el Partido de la Revolución Democrática está en una etapa complicada, más que la de su nacimiento, ¿por qué?, porque a raíz de que empieza una serie de alianzas con  las izquierdas, que primero eran válidas y hasta ahí era una etapa de desarrollo importante,  cuando la plantea con la derecha, con el PAN, es un asunto muy pragmático”, señala en el recuento del saldo obtenido por la coalición Por México al Frente en las elecciones del pasado 1 de julio.

El resultado de esta asociación lo adjudica al rechazo de la ciudadanía, pues “la observó y no la premió, tan no lo hizo que lo dejó en una votación muy insignificante y eso es una alarma para la dirigencia actual, ojalá pueda tomarlo con madurez y prudencia y no vea que  todo mundo lo traicionó”.


Para el también uno de los fundadores del sol azteca en Tlaxcala, este partido “debería pensar en reconstruirse internamente para, todavía, representar a una buena parte de la ciudadanía que aún cree en él”.

-¿Va a renunciar al PRD?.

-Realmente las declaraciones del presidente (Juan Manuel) Cambrón (Soria) me dan por renunciado, ha ubicado a todos los (perredistas) que apoyaron a Morena.

Asienta que su respaldo al ahora presidente electo de México siempre ha sido visible, desde hace varios años y que ha trabajado con él muchas veces, por lo que reafirma que en función de los señalamientos del dirigente estatal, “pues me doy por renunciado; buscaré la posibilidad de incorporarme a algún otro instituto político”.

-¿A Morena?.

-Morena puede ser la opción o también no hacerlo. Siempre hemos tenido vida partidaria y tal vez nos atraiga un poco volver a estar en reuniones de discusión de los partidos.

-¿Ve usted una desbandada de militantes perredistas hacia Morena u otro partido?.

-Sí, yo creo que hay una desbandada, más hacia ese partido, y también del PAN y del PRI, hemos visto a muchos militantes insignes en reuniones.

Comenta que fue invitado a celebrar el triunfo de López Obrador y que en ese festejo se percató de la presencia de personajes panistas y priistas. “Los vimos de lejos –agrega-, nosotros no subimos  al estrado, no aspiramos a eso, pero sí los había.  Emigrarán de muchas fuerzas políticas”.

Pese al descalabro electoral y al riesgo que tuvo de perder el registro, cree que el PRD aún tiene futuro, que seguirá adelante pero “con un trabajo a cuestas muy difícil, porque el dirigente estatal es una gente muy ligada a Nueva Izquierda y esta corriente ha sido catalogada a nivel nacional como la que ha destruido al partido”.

La renovación del PRD debe comenzar desde la dirigencia y elegir a un presidente más cercano a las masas y a las bases sociales que lo construyeron; hay –subraya- militantes muy importantes que podrían asumir el cargo.

“Me da mucha tristeza que tengamos dirigentes como Juan Manuel, como no conoce el estado se confió que los que estaban sentados en la mesa, sus aliados, iban a poder salvar al PRD y a la elección”, lamenta.

-Localmente, ¿qué fue lo que llevó al PRD a este lugar, después de haber sido gobierno y primera fuerza política?.

-Como fue gobierno con Alfonso Sánchez Anaya (en el periodo 1999-2005), yo creo que se sintieron ya como un partido que podría gobernar al estado y al país, con el simple membrete, aún sin trabajo.

“Pensaron que con la marca de la casa podrían con la mano en la cintura esperar militantes, elecciones y ganarlas. Yo creo que se llegó a tener un prestigio muy grande, pero cuando se van metiendo mucho las corrientes y sobre y todo esta de Nueva Izquierda, y cuando se va perdiendo la relación de la gente, cuando ya no se le atiende bien, hay este tipo de resultados, un desencanto de la sociedad”.

Reitera que la actitud de los dirigentes hacia una sociedad “desprotegida” y en pobreza, ha influido en esta situación que el PRD enfrenta.

“Los dirigentes son asalariados, en el caso de Cambrón, no debería sentirse en los cielos con el salario que le den, peor ahora que le van a disminuir las prerrogativas, la situación del partido va a ser más delicada”, expone.

-¿Se ha visto al PRD más como una empresa que como partido?.

-Las últimas administraciones lo vieron así, qué bueno que generaba empleo, yo gracias al partido también estuve como presidente y como secretario del Comité Ejecutivo, pero generamos iniciativas, la idea era, tú vives del partido, eres asalariado, trabajador, pero debes darle cosas y muchos no hacen eso, lo ven como un trabajo que no debe dar resultados y el más grave que dieron es haberse aliado con la derecha y haber menospreciado a la gente.

Insiste: “Necesita reconstruirse y refundarse, pensar nuevamente en la gente. Dejó de lado la lucha social, la agraria, la de las calles, la de la protesta y la denuncia. Se pusieron (las dirigencias) más en el asunto de la burocracia y ello lo perjudicó, se burocratizó”.

-¿Le interesaría participar en esa refundación o rescate del partido?.

-Pues ya estoy expulsado, lo que sí me interesa es seguir hablando con quienes quieran seguir luchando por las causas justas, de los quienes menos tienen, y en esa idea buscaré las afluencias ideológicas que así estén.

Juárez Torres, también dirigente estatal de la Unión Campesina Democrática (UCD) y coordinador del Congreso Agrario Permanente (CAP), dice que estas agrupaciones representan ese espacio “y si Morena está en esta idea, pensaré en mi incorporación a ese partido”, repone quien presidió al PRD en el periodo (1993-1995).

“Desde donde esté seguiré abrazando las causas de la izquierda, saludando con respeto a los perredistas y cada vez que haya una crítica de ellos hacia mí, será bienvenida”.