Exigen activistas penas severas a responsables de feminicidios

Al reiterar que la alerta de violencia de género “es más que urgente”, Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) demandaron a las autoridades estatales cese a la apatía, el aumento de penas a responsables de agresiones contra las mujeres, el reconocimiento de feminicidios y la revisión de la actuación de servidores públicos encargados de la seguridad e impartición de justicia, además, rechazaron cualquier tipo negociación para reparación del daño en casos de violencia hacia la población femenina.

En un contexto que da cuenta de cuando menos cinco feminicidios en lo que va de 2018, en rueda de prensa, Silvia Nava, presidenta de “Todos para Todos” en el estado, preguntó “¿Cuántas muertes más se requieren para considerar que la alerta es una prioridad?, ¿cuántos agresores amparados en la impunidad?”.



Como parte de la Red Nacional de Mujeres por Una Vida Libre de Violencia, de la cual forman parte otras OSC de diversas entidades del país, anunció que estas agrupaciones signaron el documento que entregarían este domingo al titular del Poder Ejecutivo local, Marco Antonio Mena, para también reclamar a los otros dos niveles de gobierno, federal y municipal, “que asuman su responsabilidad y dejen de aparentar”.


Acompañada de otras mujeres y tras asegurar que este pronunciamiento está al margen de intereses políticos, Silvia Nava puntualizó que también requieren a las autoridades políticas públicas con objetivos, metas y evaluaciones de corto, mediano y largo plazo e implementación de la perspectiva de género en todos los ámbitos.

Asimismo, la defensa irrestricta de los derechos humanos de la población femenina tlaxcalteca. Puntualizó que la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia establece que la Federación, las entidades federativas, el Distrito Federal (hoy Ciudad de México) y los municipios, en el ámbito de sus respectivas competencias tomarán las medidas correspondientes, para hacer efectiva esta normatividad, de conformidad con los tratados internacionales en la materia, ratificados por el Estado mexicano.

“Por Jazmín, Karla, Mara, Fernanda, Wendy, Nancy, las anónimas y las que día a día sobreviven en medio de todas las formas de violencia. ¡Ni una más, vivas nos queremos. Alera de Género Ya!”. El documento también  está dirigido a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y al Instituto Estatal de la Mujer (IEM).              

La activista expuso que el gobierno ha ignorado esta situación, lo cual es violencia institucional y acentuó que de los cinco feminicidios conocidos públicamente, “son una cifra menor si revisáramos como está tipificándose cada uno”, de ahí que se requiere “con urgencia” establecer observatorios ciudadanos.

“Estamos realmente consternadas por la situación tan crítica que se vive”, pues no son casos aislados y “no hay voluntad de declarar alerta”, por lo que continúa en proceso el juicio de amparo que “Todos para Todos” promovió contra el gobierno de Tlaxcala ante el  Juzgado Primero de Distrito, agregó. Repasó que el rango de edad de mujeres tlaxcaltecas asesinadas es de entre 12 y 40 años.

A esta conferencia asistió Karen y exigió justicia porque es víctima de intento de homicidio, pero la autoridad solo tipifica lesiones. Fue invitada la familia de Wendy, “chica cuyo cuerpo fue desmembrado y trataron de quemar”, pero acudió a un llamado de la Policía Ministerial para recibir información sobre el caso, dijo Nava.