Activistas exigen alto a desaparición de mujeres y feminicidios

Organizaciones civiles, activistas y feministas independientes marcharon por la capital del estado este domingo para exigir un alto a la violencia machista, al acoso callejero y a la desaparición de mujeres. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

Organizaciones civiles, activistas y feministas independientes marcharon por la capital del estado este domingo para exigir un alto a la violencia machista, al acoso callejero, a la desaparición de mujeres, principalmente adolescentes, y a los aproximadamente 75 feminicidios perpetrados entre 2011 y 2015. En consecuencia, demandaron al gobierno la aplicación de medidas de prevención de agresiones y un mecanismo de búsqueda.

A la protesta se sumaron los padres de la menor Karla Romero Tezmol, de 15 años de edad y originaria del municipio de San Pablo del Monte, quien no ha sido localizada desde enero pasado, pues las instancias competentes “no han dado una respuesta” puntual.

El contingente partió de Las Escalinatas rumbo a Palacio de Gobierno. En el trayecto, las y los participantes lanzaron consignas en contra de cualquier tipo de violencia ejercida contra la  población femenina, para pedir la localización de Karla Romero y repudiar la trata de personas, en la modalidad de explotación sexual.


Transeúntes, comerciantes y vecinos del centro de la ciudad sólo vieron pasar la marcha, muchos con indiferencia y pocos se detuvieron a observarla. Una mujer joven explicó a su hijo que la exigencia es para que las autoridades encuentren a niñas que están perdidas.

Ya en Palacio de Gobierno, el grupo de activistas formó un círculo y reclamó que “Ni una asesinada más”. Las activistas dieron lectura a un pronunciamiento en el que destacaron la situación de violencia contra las tlaxcaltecas.

Citaron que el Colectivo Mujer y Utopía (CMU) ha registrado cinco casos de mujeres desaparecidas: una adolescente de 15 años de edad, originaria de San Pablo del Monte; otra de 17 años, de San Luis Teolocholco; una de 16 años, de Papalotla; otra de 21 años, de Tlaxcala capital y una de 14, de Apizaco, aunque supuestamente las dos últimas ya fueron halladas, según información de los familiares.

Al respecto, Rosario Texis, coordinadora de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos (Ddser), lamentó que no todas las desapariciones sean reportadas, por lo que aseveró que pueden existir más de las anteriormente señaladas.

Repasaron que a través de notas periodísticas, el Colectivo Mujer y Utopía identificó 75 feminicidios en la entidad entre 2011 y 2015, de los cuales 48 por ciento fueron cometidos por un desconocido, 32 por ciento por el esposo y 20 por ciento por un familiar.

Activistas realizan recuento de la violencia

También realizaron un recuento del problema de trata de personas y su crecimiento en los últimos años, pues 35 municipios son afectados por este flagelo. Mencionaron el informe de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), en el que indica que han sido rescatadas 126 víctimas de 2011 a agosto de 2015, que la mayoría tienen edad de 12 a 36 años y que son originarias de municipios del sur de la entidad y de otros estados.

Asimismo, expusieron que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a  conocer que en noviembre de 2014 las mujeres más expuestas a cualquier agresor son las de una edad de entre 30 y 39 años, de las cuales 67.1 por ciento ha enfrentado al menos un episodio de violencia o abuso.

En esta protesta, replicada en todo el país, las y los activistas demandaron que el gobierno en todos sus niveles y desde los diferentes poderes, respete los tratados internacionales firmados y ratificados por el Estado mexicano, así como las leyes que en México y en el estado de Tlaxcala se han promulgado para garantizar a mujeres el derecho a vivir libres de violencia.

Además, las y los activistas solicitaron a las autoridades estatales y municipales “que dejen de simular” y apliquen las acciones necesarias de prevención y de búsqueda para el caso de las mujeres desparecidas. Exigieron al Congreso local que cite a comparecer a servidores públicos responsables de aplicar la legislación de protección a las mujeres y que de existir omisiones las hagan públicas.

Llamaron a todas las tlaxcaltecas que han sufrido violencia a mantenerse unidas y en lucha permanente contra las agresiones que les afectan; asimismo, convocaron a los varones a ser solidarios con esta causa, pero sobre todo a la sociedad en general para que organizadamente “ni una más sea víctima”.

Transexuales también demandaron justicia y denunciaron que en Tlaxcala se cometen “transfeminicidios” que no han sido reconocidos como tales. Entre otras agrupaciones, participaron el Centro Fray Julián Garcés, Pastoral de Derechos Humanos, Coordinadora por un Atoyac con Vida, Red de Madres Jóvenes, Mujeres en Consenso y Comité de Derechos Humanos para una Vida Digna.