La epidemia de la fiebre chikungunya (CHIK) otro reto para México

Fiebre Chikungunya

Ante la inminente epidemia de la Fiebre Chikungunya (CHIK) en el país nos hemos dado a la tarea de recoger las principales aportaciones sobre el tema que diferentes publicaciones oficiales han distribuido a través de las redes sociales. Este artículo ha recogido la información y las principales recomendaciones hechas por el Centro para el Control de Enfermedades en el documento “Preparación y respuesta ante la eventual introducción del virus chikungunya en las Américas,  http://www1.paho.org/hq/dmdocuments/CHIKV_Spanish.pdf, además al retomar el texto se incluye la cita bibliográfica adjunta.

La fiebre chikungunya (CHIK) es una enfermedad emergente transmitida por mosquitos y causada por el virus chikungunya (CHIKV). El CHIKV es un virus ARN (ácido ribonucleico) que pertenece al género Alfavirus de la familia Togaviridae. El nombre chikungunya deriva de una palabra en Makonde, el idioma que habla el grupo étnico Makonde que vive en el sudeste de Tanzania y el norte de Mozambique[1]. Significa a grandes rasgos “aquel que se encorva” y describe la apariencia inclinada de las personas que padecen la característica y dolorosa artralgia. Esta enfermedad es transmitida principalmente por los mosquitos Aedes aegypti y Ae. albopictus, las mismas especies involucradas en la transmisión del dengue. Ambas especies de mosquitos están ampliamente distribuidas en los trópicos y Ae. albopictus también está presente en latitudes más templadas. Los humanos son el reservorio principal del CHIKV durante los períodos epidémicos. Dada la amplia distribución de estos vectores en las Américas, toda la Región es susceptible a la invasión y la diseminación del virus. Es posible la transmisión del virus a través de la sangre. Hay casos documentados de infecciones adquiridas por personal de laboratorio que manipulaba sangre infectada y de un trabajador sanitario que extrajo sangre a un paciente infectado[2][3]. Estos casos apoyan la hipótesis de que es posible la transmisión del CHIKV a través de hemoderivados.

CHIKV es un virus ARN que pertenece al género Alfavirus de la familia Togaviridae
CHIKV es un virus ARN que pertenece al género Alfavirus de la familia Togaviridae

El riesgo de que se introduzca en las poblaciones locales de mosquitos vectores es probablemente mayor de lo que se había pensado, especialmente en áreas tropicales y subtropicales donde Ae. aegypti, uno de los principales vectores del CHIKV, está ampliamente distribuido. Esta amplia distribución de vectores competentes, sumada a la falta de exposición al CHIKV de la población americana, pone a la Región en riesgo de introducción y diseminación del virus. Los grandes brotes resultantes podrían colapsar los sistemas de atención de salud existentes y la infraestructura de salud pública, y potencialmente entorpecer algunos aspectos de la organización social.


Mosquito trasmisor del virus de chikunguaya
Mosquito trasmisor del virus de chikunguaya

No existe un tratamiento específico ni una vacuna comercialmente disponible para prevenir la infección por CHIKV. Hasta que se desarrolle una nueva vacuna, el único medio efectivo para su prevención consiste en proteger a los individuos contra las picaduras de mosquito. Cabe resaltar, sin embargo, que el único método disponible para prevenir la transmisión durante una posible epidemia de CHIKV-es decir el control vectorial- rara vez se consiguió y nunca se mantuvo. Todos los individuos no infectados previamente con el CHIKV (individuos inmunológicamente vírgenes) están en riesgo de adquirir la infección y desarrollar la enfermedad. Se cree que una vez expuestos al CHIKV, los individuos desarrollan inmunidad prolongada que los protege contra la reinfección.

Fiebre Chikungunya
Fiebre Chikungunya

Después de la picadura de un mosquito infectado con CHIKV, la mayoría de los individuos presentarán síntomas tras un período de incubación de tres a siete días (rango: 1−12 días). Sin embargo, no todos los individuos infectados desarrollarán síntomas. Estudios serológicos indican que entre el 3% y el 28% de las personas con anticuerpos para el CHIKV tienen infecciones asintomáticas[4][5]. Los individuos con infección aguda por CHIKV con manifestaciones clínicas o asintomáticas, pueden contribuir a la diseminación de la enfermedad si los vectores que transmiten el virus están presentes y activos en la misma zona. El CHIKV puede causar enfermedad aguda, subaguda y crónica. La enfermedad aguda generalmente se caracteriza por inicio súbito de fiebre alta (típicamente superior a 39°C [102°F]) y dolor articular severo.8−10 Otros signos y síntomas pueden incluir cefalea, dolor de espalda difuso, mialgias, náuseas, vómitos, poliartritis, rash y conjuntivitis. La fase aguda dura entre 3 y 10 días.

Síntomas de la enfermedad del virus de chikungunya
Síntomas de la enfermedad del virus de chikungunya

La presentación clínica varía con la edad, siendo los individuos muy jóvenes (neonatos) y los ancianos, más propensos a desarrollar formas más graves[6]. Además de la edad, se han identificado las comorbilidades (enfermedades subyacentes) como factores de riesgo para una evolución desfavorable. En la mayoría de las infecciones por CHIKV que ocurren durante el embarazo el virus no se transmite al feto[7][8]. Sin embargo, existen reportes puntuales de abortos espontáneos después de una infección por CHIKV en la madre. El riesgo más alto de transmisión parece producirse cuando la mujer está infectada en el período intraparto, momento en el que la tasa de transmisión vertical puede alcanzar un 49%. Los niños generalmente nacen asintomáticos y luego desarrollan fiebre, dolor, rash y edema periférico. Aquellos que se infectan en el período intraparto también pueden desarrollar enfermedad neurológica (por ej., meningoencefalitis, lesiones de la sustancia blanca, edema cerebral y hemorragia intracraneana), síntomas hemorrágicos y enfermedad del miocardio[9]. Los adultos mayores son más propensos a experimentar enfermedad atípica grave y muerte. Se piensa que el mayor riesgo de enfermedad grave de los adultos mayores puede deberse a que presentan con mayor frecuencia enfermedades concomitantes subyacentes o respuesta inmunológica disminuida.

Síntomas , el tratamiento es sintomático
Síntomas , el tratamiento es sintomático

El nombre mosquito viene del español “musketa” (pequeña mosca). Las comunidades indígenas le llamaban zancudo, nombre que aún se utiliza en Centroamérica y el Caribe. Los mosquitos son miembros de la orden de insectos Diptera, familia Culicidae. Esta orden incluye a las moscas, jejenes, tabanos, moscas proietas, tíbulas, cénzalos y otros. Aproximadamente existen más de 2,500 especies en el mundo. En las regiones tropicales se puede hallar al mosquito adulto todo el año. Sin embargo en otros sitios la actividad cesa cuando la temperatura baja a menos de 15 grados centígrados y por lo general invernan cuando llegan las temperaturas más frías estacionales. Dependiendo de la especie, el misquito puede invernar como larva, por lo general enterrados en tierras húmedas de pantanos y ciénegas, pero la mayoría inverna en la etapa de huevo, depositados por la última generación de adultos de la temporada. La movilidad del mosquito es muy variada, el alcance del vuelo puede ser hasta 16 kilómetros, dependiendo de la especie. Por esta razón cualquier campaña de erradicación debe contemplar no sólo las áreas visiblemente afectadas sino perímetro más amplio donde probablemente estén los focos de reproducción.

Embarazadas
Embarazadas

El virus del dengue es transmitido por el Aedes aegypti y por el A. albopictus. La malaria es transmitida por el género Anopheles. El virus que produce la fiebre amarrilla es transmitido por el mosquito del genero Haemagogus. En México las zona endémica para el dengue se extiende sobre los litorales (Pacifico y Atlántico) y toda la parte sur del país. Las transmisoras de estos virus son solo las hembras ya que ellas son las que se alimentan de sangre para el desarrollo de sus huevos. Al picar inyectan una pequeña cantidad de saliva para lubricar y evitar la coagulación. Cuando el mosquito pica, no inyecta su propia sangre ni la de otros animales o personas que haya picado con anterioridad. La inyección de fluidos salivares y la absorción de sangre ocurre por dos canales diferentes. Las enfermedades son transmitidas solo si el organismo responsable por la enfermedad puede reproducirse en el mosquito, o por lo menos sobrevivir el tiempo suficiente para infectar las glándulas salivares del mosquito.

Lesiones de la piel por el virus de chikunguaya
Lesiones de la piel por el virus de chikunguaya

La primera y mejor defensa contra estas plagas y las enfermedades que estos pueden cargar es la eliminación de los lugares donde ellos incuban. El Aedes Aegypti no se cría en lagunas, charcas, zanjas, etc. Sólo se cría en recipiente, de agua estanca, relativamente limpia y pega los huevos en los bordes de dichos recipientes (botellas, latas, frascos, cubiertas, canaletas tapadas, tanques, etc.), por arriba del nivel del agua, para que por inundación (por lluvia o llenado del recipiente) se dé la eclosión de dichos huevos. Respecto a los mismos, no se destruyen por disecación (permanecen en estado latente entre 7 y 13 meses), ni por cloración, ni por fumigación. Es decir que la resistencia en el ciclo evolutivo del Aedes es el huevo y no el adulto, por lo que si fumigamos “espacios verdes”, como dice la nota adjunta, sólo estaríamos eliminando algunos ejemplares adultos de mosquito, no deteniendo los nacimientos sucesivos de los huevos que siguen sin eclosionar (tener en cuenta que una hembra adulta fecundada, coloca entre 150 y 200 huevos cada 3 días y los disemina en grupos de 15 o 20 en diferentes recipientes, siempre pegándolos en sus paredes. Si no hay paredes no hay oviposición). El matar los mosquitos adultos con insecticida solo puede resolver el problema parcialmente.

Ciclo de vida del Mosquito
Ciclo de vida del Mosquito

Los insecticidas de uso masivo más utilizados para nebulizar son malatión, deltametrina, lambdacialotrina, bifentrina, bendiocarb, cliflutrina, propoxur, alfacipermetrina, temefós, novalurón, spinosad y metopreno. Para poder fumigar con estos insecticidas se debe utilizar un rociador de baja presión. Estas unidades dispersan gotas de bruma con textura fina que se mantiene alta en el aire y mata los mosquitos al contacto. El mejor tiempo para fumigar mosquitos adultos es al atardecer, cuando estos están más activos y buscando que comer (los mosquitos se alimentan de sangre humana y animal). El objetivo de fumigar es atacar a los mosquitos mientras están volando, por eso la importancia de la hora. Su efectividad consiste en matar al mosquito vivo que se mantiene en el aire, este efecto sólo dura unos cuantos días.

Fumigación con bombas de baja presión
Fumigación con bombas de baja presión

Dado que la fumigación sólo elimina parte de los mosquitos en el área durante varios días, las personas en áreas endémicas deben usar protección cuando los mosquitos estén presente:

  • Evite los sitios y horas en que los mosquitos pican cuando sea posible.
  • Use ropa apropiada. Camisas de manga larga y pantalones hechos de materiales de textura prensadas (comprimidas) mantienen a los mosquitos alejados de la piel. Asegúrese, también, que su vestuario es de colores claros. Mantenga los pantalones dentro de sus botas o medias y los cuellos de las camisas abrochados.
  • Asegúrese que las puertas y ventanas con tela metálica estén bien selladas y reparadas.
  • Use mosquiteros cuando duerme afuera o en una estructura que no tenga tela metálica y para proteger bebés pequeños en todo momento.
  • Si va a participar en actividades al exterior durante el tiempo que pican los mosquitos, use ropa apropiada (zapatos, camisas y pantalones largos). Para protección adicional, use un repelente para insectos. Aplique el repelente a su ropa siempre y cuando sea posible; aplique esporádicamente a la piel expuesta, como indica la etiqueta. También se puede usar repelente que contengan el químico sintético DEET (N, N-diethyl-m-toluamide). Generalmente, repelentes con un porcentaje entre un 25 o 35 por ciento de DEET proveerá protección adecuada para un adulto; para niños entre las edades de 10 a 12 años la concentración no debe de ser mayor de 10 por ciento. No se debe utilizar repelentes en bebes. También se puede utilizar repelente derivados de las plantas como la citronela.
  • Más información sobre repelentes para insectos puede ser obtenida en la siguiente página web
  • http://www.epa.gov/pesticides/citizens/insectrp.htm.

Debemos tener en cuenta lo que gobiernos como el de Santa Fe en Argentina han dicho: “LA FUMIGACIÓN NO ES UN MÉTODO DE PREVENCIÓN, SINO UN MÉTODO DE CONTROL DEL MOSQUITO ADULTO, CUANDO HEMOS FALLADO EN LAS MEDIDAS DE PREVENCIÓN QUE ADOPTAMOS”  http://www.santafe.gov.ar/index.php/web/content/download/77773/376114/file/Recomendaciones%20para%20fumigaci%C3%B3n%20Dengue.pdf.

Dengue
Dengue

 

 

[1] Lumsden WHR. An epidemic of virus disease in Southern Province, Tanganyika Territory, in 1952-53: II. General description and epidemiology. Trans R Soc Trop Med Hyg. 1955; 49(1):33-57.

[2] Cordel H, Quatresous I, Paquet C, Couturier E. Imported cases of chikungunya in metropolitan France, April 2005 – February 2006. Euro Surveill. 2006; 11(4):E060420 060423.

[3] U.S. DHHS. Biosafety in microbiological and biomedical laboratories. 4th ed. Washington, DC: US Government Printing Office; 1999.

[4] Queyriaux B, Simon F, Grandadam M, Michel R, Tolou H, Boutin JP. Clinical burden of chikungunya virus infection. Lancet Infect Dis. Jan 2008;8(1):2-3

[5] Moro ML, Gagliotti C, Silvi G, et al. Chikungunya virus in NorthEastern Italy: a seroprevalence survey. Am J Trop Med Hyg. Mar 2010; 82(3):508-511.

[6] Economopoulou A, Dominguez M, Helynck B, et al. Atypical chikungunya virus infections: clinical manifestations, mortality and risk factors for severe disease during the 2005-2006 outbreak on Réunion. Epidemiol Infect. 2009; 137(4):534-541.

[7] Gerardin P, Barau G, Michault A, et al. Multidisciplinary prospective study of mother-to-child chikungunya virus infections on the island of La Réunion. PLoS Med. 2008;5(3):e60

[8] Fritel X, Rollot O, Gerardin P, et al. Chikungunya virus infection during pregnancy, Réunion, France, 2006. Emerg Infect Dis. 2010; 16(3):418-425.

[9] Das T, Jaffar-Bandjee MC, Hoarau JJ, et al. Chikungunya fever: CNS infection and pathologies of a re-emerging arbovirus. Prog Neurobiol. 2010; 91(2):121-129.