Esta es la historia del frijol asustado: una semilla que fue confundida por una piedra

6428 historia del frijol asustado: una semilla que fue confundida por una piedra

Una mañana, después del desayuno, la abuela satisfecha con semejante almuerzo que se había mandado, dispuesta a preparar la merienda de esa tarde, confundió a un frijol con una piedra, por que según ella era una cosa dura, áspera y de forma inusual. Por lo que fue sacado de la olla de barro en la que ya se preparaba el gran festín de tipo peruano y sin gorgojo.

Muy inconforme ante tal hecho, el frijol pidió una audiencia a la corte de la alacena. Necesitaba una respuesta inmediata a su caso, pues la olla en flama alta estaba y ya se empezaba a calentar, así como el agua a burbujear.

El arroz se negó a ser testigo. Los alberjones, entre risas delirantes, sólo se burlaban de él. Ninguna semilla quería escucharlo. Arruinado, le quedó solamente esperar.


Tiempo después, por fin salió el juez. Se trataba de una lata de atún que llevaba años en la alacena y por eso había tomado tal autoridad. Claro, no había nada de imparcialidad en esta lata, salvo exceso de grasas saturadas y sodio.

Así, de una manera excesivamente rápida y además muy descortés, la lata de atún no escuchó razón alguna y dio carpetazo al caso.

–Usted es una piedra–, sentenció.

El frijol, al no tener otra cosa que hacer, tomó justicia por sus propias manos. Bueno, en este caso por sí mismo, y salió rodando con mucha fuerza, de tal manera que logró rebotar con las tortillas del comal y así se impulsó a la olla. Pero, drástico resultado. Sin darse cuenta, resultó que ésta no era la olla de los frijoles, sino la de la sopa.

El frijol quedó sumergido entre pastas, salsa de tomate, ajo y sal. Mucha sal.

Por la tarde, la abuela, ya con hambre, sirvió su comida y al probar la sopa se sorprendió del sabor tan distinto y peculiar, exclamando lo rico que le había quedado la merienda.

Aquella semilla de pinta rocosa, se había cocido y ahora era un sabroso frijol sumergido entre letras, lenguas de pájaro y caracoles.

El frijol, con este triunfo y satisfecho de su cocción, se dio cuenta que consiguió lo que él quería: dar sabor al paladar. Pues a la panza de la abuela todos los frijoles, la sopa y las tortillas llegan al final.

La narrativa es un método de enseñanza ideal para la infancia, donde de forma creativa y muy clara, se pueden fomentar valores sociales e identidades, amén a las transformaciones sociales de nuestra actualidad. Esta oportunidad, se reconoce y se trabaja en la Universidad Autónoma de Tlaxcala, a través de la Facultad de Ciencias para el Desarrollo Humano. Que desde hace más de 30 años (antes como departamento de Educación Especializada) de manera distinta, pero ininterrumpida, ha destacado por ser un espacio donde el trabajo con niños y niñas a través de valores como la inclusión y el respeto a la diversidad, conjugan la atención a las necesidades educativas y sociales de esta población. Es por ello que a inicios de este año, la Universidad cuenta con el programa “Pequeñas y pequeños universitarios”, un servicio ofrecido a la sociedad tlaxcalteca y mexicana que busca sensibilizar a niños y niñas en temas de diversidad, interculturalidad y desarrollo humano, pues la sociedad del siglo XXI requiere que sus futuros ciudadanos naturalicen las relaciones basadas en la igualdad, equidad e inclusión, así como privilegien las relaciones comunitarias y fomenten hábitos a favor del cuidado de sí y de otros.

Para este período de contingencia, el programa ha asumido la tarea de ofertar sus servicios vía remota. Con un oferta variada, a través de una serie de actividades que se implementarán entre los meses de octubre y diciembre del presente año, se invita a la población a participar en: el “Círculo de diálogos: El cuidado de las emociones a través del arte y el juego en la Infancia”, la “Ludoteca Virtual Infantil” y el “Festival Virtual Infantil: Pequeñas y pequeños universitarios en casa”. Si quieres conocer más sobre estas actividades y ser partícipe de ellas, acércate a las redes sociales de la Universidad y de la Facultad, aquí sabemos que los niños y las niñas son profesionales del juego y fervientes creadores desde y hacia la imaginación. Quédate en casa con las y los pequeños, los juegos y la diversión van por nuestra cuenta.