Sí hay intento del crimen organizado de ingresar a Tlaxcala, reconoce la CES  

El titular de la CES, Hervé Hurtado admitió que “sí hay un intento de ingresar (de las bandas del crimen organizado a Tlaxcala), pero también hay mucho trabajo y esfuerzo” por frenarlo. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

“Hoy aquí en Tlaxcala no hay presencia de Los Zetas, del Cártel de Jalisco, ni de nada, no hay crimen organizado operando”, pero “yo creo que sí” pretende ingresar a la entidad, aseveró Hervé Hurtado Ruíz, titular de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), al apuntar hacia la aparición de supuestas narcomantas y al crecimiento de violencia en la zona sur y del número de aseguramientos de personas.

En entrevista con reporteros, al finalizar un evento en Palacio de Gobierno, refirió que la presencia criminal en distintas regiones (del país) está ligada “no solo a lo tradicional que es el tema de la droga”, sino también está vinculada al robo de transporte de carga y a la extracción de hidrocarburo.

“Creo que tenemos que irlos separando en su distinto contexto para entender si hay o no una presencia, inclusive hasta regional, al menos en el estado de Puebla sí hay mayor incidencia del crimen organizado, al menos públicamente”, indicó.


Destacó que desde hace aproximadamente mes y medio ha sido contante el número de vehículos decomisados con carga de combustible, así como de personas detenidas por cometer este ilícito, no solo por robo de gasolina sino también de gas.

“Sí hay un intento de ingresar pero también hay mucho trabajo y esfuerzo” por frenarlo; “tampoco hay, en este momento, identificado un grupo por nombre y apellido”.

Al abordar específicamente el tema robo de combustible, mencionó que Tlaxcala está en una ruta de colisión y que no hay un número determinado de bandas que operan en territorio estatal ni los nombres de estas, pues el fenómeno “apenas los estamos identificando”, pero negó que el problema se agrave.

“No generalicemos, sí hay avance de la delincuencia hacia nuestras fronteras, pero también hay mucho esfuerzo para defenderlas por policías estatales y municipales, hay que confiar en ellas”, acentuó y dijo que es aventurado señalar que este delito se comete en todo el territorio tlaxcalteca o que la incidencia aumenta.

Contestó que la seguridad pública debe ser analizada en un contexto nacional y regional no local, para entender el proceso, y reiteró que en este caso “no estamos siendo omisos, sino proactivos en el combate a este ilícito que está trasladándose hacia nuestra entidad. Es un efecto dominó que empezó en Tamaulipas, bajó a Veracruz y siguió a Puebla”, por lo que se deben blindar las fronteras, estrategia establecida desde el Plan Estatal de Desarrollo (PED) 2017-2021.

“Por eso es que hoy tenemos filtros y una mejor coordinación con el Ejército (Mexicano)”, así como con las diferentes corporaciones policiacas e instituciones de procuración de justicia. Tan solo –añadió- ayer fueron asegurados 16 vehículos en la zona de Nanacamilpa “y hace unos momentos, una bodega con muchos bidones de combustible”.

Atribuyó al “intenso enfrentamiento” en San Martín Texmelucan (Puebla) el que en Tlaxcala “haya muchísimos más movimientos hacia nuestra frontera”. El funcionario explicó que el hidrocarburo incautado se envía a un corralón y si la Procuraduría General de la República (PGR) determina la destrucción, Pemex lo retira al dejarlo inservible mediante un químico que le aplica, aunque reconoció que por cuestiones burocráticas esta empresa no lo hace de manera rápida, lo cual satura el depósito.

En cuanto al tema de certificación de policías, procedimiento que resulta complicado para los municipios, respondió que los lineamientos son establecidos a nivel nacional, pero que es importante que la población tenga conocimiento de que para armar a un elemento es necesario que cuente con la licencia colectiva de portación, otorgada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), por lo que el poseedor de este documento es el gobierno estatal a través de la CES.

Pero previamente el efectivo debe comprobar su acreditación y capacitación para usar este tipo de artefactos, de lo contrario “sería más peligroso que un delincuente”.  Aseguró que sí hay respuesta a las solicitudes de evaluación de control y confianza, “lo que está pasando –apuntó- (es que) no hay reclutamiento”.

Agregó que las personas no desean desempeñar esta función porque no hay prestaciones ni salarios dignos y porque el policía “no es considerado un ser humano” e insistió que en el rubro de seguridad pública debe existir corresponsabilidad entre los municipios y el estado, sobre todo “voluntad de los sectores involucrados”, por lo que remarcó que las comunas deben asignar recursos a este rubro, porque no puede seguir el paternalismo.

Hervé Hurtado sostuvo que hay filtros regionales en varios puntos fronterizos, con intervención de instituciones federales y estatales, incluso con participación de la Gendarmería, “cuando estuvo “, pero reconoció que estos esfuerzos “han sido  muy lentos”, pues se tiene planeado un total de 35 “y apenas llevo seis, porque falta ese último esfuerzo” con alcaldes.

En esos sitios donde no hay caseta con policías municipales, es donde se establecen dichos filtros con elementos de la CES. Contestó que en el tema de seguridad pública ”no existe fórmula mágica” para contener delitos, pero hay mejor capacidad de respuesta”. Informó que se adquirieron 100 cámaras de videovigilancia que son colocadas en puntos estratégicos de alta incidencia delictiva.