La mano izquierda

la mano izquierda que no está déjala que toque lo que quiera pásala por sus botones y que aúlle frótala en la piel dorada de la trompeta   y que chirríe de colores pero no dejes que te obedezca consiente que te toque la lengua que la estire que la haga un rizo que la...

(Tres llamas) Llevo

Llevo.   Tres corazones llevo: Venus Tierra y Marte.   Tres llamas llevo. Una huele a orín amargo es hermosa como ella sola y corre y corre cuesta arriba. Otra la llevo de adornito en la mirada y si no se apaga veo mejor.   La última llama -a pesar del frío- enciende ánimo, nostalgias,...

No eres la mujer de mi vida

  No lo eres, ni por qué habrías de serlo. Eres la vida hermosa, la tuya y la mía y la de tantos que ni nos conocen ni se detienen a pensar que el sistema patriarcal y la agonía capitalista nos colocan, no una a un lado del otro, sino a uno sobre la otra,...

(Áspero) Como un cuento

A mi madre: del coma al paréntesis.   Había una vez un mundo en tu cabello encanecido, oscuro en el sueño dulcificado de la muerte. ¡Nos haces falta! Gritaba yo a tu pelambre de mujer, arrasada por las enfermeras. (Pelos de punta que rasgan el pañal impuesto para contener los flujos insensatos).   Y esperamos...

Entrecruces del deseo

Entrecruzamientos  Me distraje en el cine y mi mano -ese cangrejo audaz que vira de la ola a su morada- se posó en tu sexo hundiéndose apenas como huella de gaviota. Entonces, una luz inusitada dibujó en la pantalla nuestros labios entreabiertos, húmedos, púrpuras almohadas, besándose.     Tenso arco del deseo  Tensa el arco del recuerdo...

UNA GOTA INTENSA 

Que será de ti con tanta lluvia Cómo hacer que ya no llueva y que te seques las lágrimas de los zapatos para no resfriar el alma Cómo tener seguridad que pasarás el puente Quizás poco a poco ten calma Detente en la cuerda de nuestros brazos Cuenta bien los pasos y llega acá  te...

Otro sueño

A la una llegué a recostarme junto a ti con las botas puestas. Deslicé mi mano hacia tu vientre y dormí con tus latidos en un puño. A las tres fuiste a tu guardia y al regresar te tendiste a mi lado con las botas puestas y pusiste mi mano en tu corazón. A las seis despertamos...

Cuándo imaginé

…bondadosamente me dieron el grado inferior de cronista Zbigniew Herbert en Informe sobre la ciudad sitiada ¿Cuándo imaginé que escribiría la historia que otros hacen?   ¿Servirá acaso quitar el nosotros antes de decir ganamos, resistimos?   La historia es una sopa que hierve  al anochecer y repone la fuerza del paso, la marcha que permite encontrar...

Con el corazón de bajo

Por Heart of the bass de John Patitucci Las cuerdas más dulces Dejan de cantar Sisean apenas entre dientes Ante el vaivén lento Indolente Del arco El diapasón pide desde lo hondo Dedos Que jalen atrevidos Cada gruesa cuerda de la tristeza Y cometan el milagro de un arpegio Con el llanto Mas los sollozos disuenan...

Canciones de cuna para dormir solo

Duérmete amor esta noche no hay nana, ni luna, ni leche, ni amor, desmaya en tu llanto, guarda tus manitas donde puedas, apacíguate, que ahí viene el témpano y te olvidará.   ¿Dónde estás luna pestaña? Huraña. ¿Con quién bailas extraña? Con maña. ¿Por qué te hundes pezuña? Es cuña. ¿Esto es el final? Puñal....