Tercer Informe de Labores, el de mayor audiencia en la historia de la UAP

La adversidad siempre abre nuevos caminos. La pandemia ocasionada por el Covid-19 representó un reto para los universitarios en muchos sentidos, sin embargo, nuevas formas de comunicar y organizar fortalecieron el quehacer institucional. La educación no se frena, ahora menos que nunca, así lo demostró el rector Alfonso Esparza Ortiz, quien en un formato inusual dio cuenta de las acciones y los logros de este último año.

Fue en 2019 cuando más de 3 mil personas se congregaron en el Auditorio del Complejo Cultural Universitario para escuchar su Segundo Informe de Labores; hoy el escenario y las condiciones fueron distintas.

Frente a una cámara, el rector Alfonso Esparza, visiblemente relajado, conciso, con una sonrisa en el rostro y vistiendo un traje gris y camisa blanca, dio cuenta de los retos que enfrenta la Universidad, la calidad académica, la erradicación de la violencia de género y las acciones emprendidas durante la contingencia sanitaria, entre otros rubros, mediante un video que se transmitió en Facebook Live, en la página oficial de la BUAP, además de quienes lo escucharon en las frecuencias de Radio BUAP en la capital de Puebla, Chignahuapan y Tehuacán.


—¿Rector, listo para un informe diferente?

La respuesta no podía ser otra, que la afirmativa. En la escena, una maqueta de Ciudad Universitaria plasma el proyecto institucional que proporciona mejores espacios y servicios a su comunidad, anhelo que se ve materializado en una imagen actual de Ciudad Universitaria, donde la imponente Torre de Gestión Académica y Servicios Administrativos se aprecia a espaldas de Esparza Ortiz, quien expresó que uno de los principales retos de la Universidad es alcanzar la igualdad de oportunidades.

—Cada joven merece perseguir sus sueños. Hay una gran diferencia entre los temas de ingreso, permanencia y egreso. Se trazó un plan y pudimos ir construyendo nuevas aulas…

En 2013, la matrícula de estudiantes era de 75 mil 491; en 2020, el incremento es notable con 105 mil 722 alumnos. El Rector no perdió oportunidad para dar cuenta de programas como los multiaulas, becas alimenticias y otros apoyos en materia de movilidad, así como el programa de rechazo cero que permitió este año el ingreso de todos los aspirantes de nivel medio superior.

Tres pantallas más encendidas y las imágenes de una vida universitaria activa coincidieron con lo que se informó: no son sólo números, también esfuerzos que permitirán entregar a la sociedad estudiantes mejor preparados.