Exige la ASA a obispos de Puebla fijar postura en defensa del agua y territorio

El ambientalista Gerardo Pérez Muñoz, integrante de la Asamblea Social del Agua (ASA), exigió al obispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, así como a los representantes católicos de Tehuacán y Papantla, fijar una postura en defensa de la vida, el agua y el territorio, y contra los proyectos de muerte en la Sierra Norte.

“Ya basta de dar misa, hay que estar con el pueblo con los hechos”, conminó.

Lo anterior, tras las acusaciones que los obispos se están prestando para influir durante las homilías para que las comunidades indígenas permitan la instalación de empresas transnacionales, como la minera Autlán, para la extracción de los recursos naturales.


Como miembro de la ASA, informó que la asociación le hizo llegar un documento al obispo de Puebla, para que se pronunciaran en contra de la privatización del agua, pero jamás recibieron una respuesta.

El activista parafraseó al papa Francisco Bergoglio al señalar que “no hay dos crisis separadas, la ambiental y social, sino una socio–ambiental y le pega más a los pobres de este planeta”.

Incluso, arguyó que en un inicio “se pensaba que las empresas transnacionales tenían amenazado o secuestrado al gobierno, cuando ahora se sabe que es una especie de sociedad que representa los mismos intereses”.

En específico, exhortó a los obispos de Tehuacán, Rodrigo Aguilar Martínez, y de Papantla, José Trinidad Zapata, con sede episcopal en Teziultán, para que se sumen a la defensa de la vida, el territorio y el agua.

Les pidió que no se presten al “juego” de influir en las comunidades a favor de “proyectos de muerte”, como son las mineras, hidroeléctricas y parque eólicos.

Tan solo en Tehuacán, informó que se han otorgado alrededor de 10 concesiones para proyectos extractivistas.

En ese sentido, se preguntó: ¿Dónde está el obispo? , ¿Qué ha hecho por el pueblo?

Lo anterior, en comparación con el obispo de Tulancingo, quien ha participado en marchas y movimientos ciudadanos contra la instalación de “proyectos de muerte”.

Gerardo Pérez Muñoz dijo que la iglesia no es una institución homogénea, a la que han demandado el respaldo como ciudadanos contra el despojo de sus tierras y los recursos naturales, pero nunca han recibido ayuda.

“La Asamblea Social del Agua conoce el caso de un sacerdote de la Sierra Norte que está trabajando a favor del pueblo náhuatl y totonaco, y no tiene mucho que fue removido”, denunció.

Por esta razón, hizo un llamado a los obispos para que estén realmente del lado de la gente que está luchando en defensa del agua, su territorio y la vida.

“No se presten al ‘juego’ de las mineras y el gobierno, para que los compañeros indígenas cedan sus tierras a estas empresas”, pidió.

Esto último, a raíz que se diera a conocer que el obispo de Tehuacán se reunión con representantes de la Minera Autlán, para conocer sus proyectos en territorio poblano.

Pérez Muñoz reconoció que sacerdotes católicos que profesan la teología india y de la liberación han logrado vencer al cacicazgo en los pueblos más intrincados la de las sierras Norte y Negra del estado, como es el caso del padre Tacho, como mejor conocen al cura Anastasio Hidalgo Miramón, y al párroco Mario Pérez, impulsor de la Organización Indígena Totonaca (OIT) en Huehuetla.

Actualmente, informó que según datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en Puebla 6 millones 200 mil metros cúbicos de agua se han concesionado para la hojalata y lámina, con el armado de vehículos de la Volkswagen, embotelladoras y grandes empresas.