Atlixco, el primer laboratorio de una posible alianza entre el PRI y el PAN

Atlixco podría ser el primer laboratorio político para discutir y formalizar una alianza electoral entre el PRI y el PAN, que en el pasado eran fuerzas rivales a morir, pero ahora se necesitan para superar la crisis que los tiene con los peores niveles de intención del voto y sobre todo, para frenar un posible triunfo de Morena en los comicios locales y federales del año entrante.

Se dice que grupos afines a la diputada local del PRI, Rocío García Olmedo, y del alcalde panista de este municipio, Guillermo Velázquez Gutiérrez, estarían dialogando para estudiar el escenario de una hipotética alianza formal o de facto entre el tricolor y el PAN con el propósito de construir un freno electoral a Morena y garantizar que, cualquiera de estas dos figuras públicas, pudiera perfilarse como alcalde para el próximo trienio.

La primera idea, dicen los enterados, es que se habría puesto sobre la mesa es realizar un par de encuestas, una a mediados del presente año, y la otra a finales de 2020, para medir quien de los dos tiene un mejor posicionamiento electoral.


Y a partir del resultado de ambos estudios demoscópicos se podrían tomar tres rutas:

Apoyar la reelección de Guillermo Velázquez como edil de Atlixco, quien en 2018 ganó la alcaldía con el apoyo de grupos priistas, que por primera vez se sumaron a un proyecto electoral del PAN. En esa ocasión, la motivación para que se diera esa colaboración no oficial, pero que si ocurrió en la práctica, es que muchos grupos del PRI no querían que ganara su partido que en ese entonces era controlado por Antorcha Campesina.

La segunda opción es que los grupos panistas afines a Guillermo Velázquez pudieran sumarse a la posible candidatura de Rocío García Olmedo, quien actualmente es la figura del PRI mejor posicionada en Atlixco. Su alta popularidad no se reduce a los sectores de su partido, sino se extiende a grupos ciudadanos que tradicionalmente son anti priistas.

Un par de factores que tiene a su favor García Olmedo, es que el PRI ya no está controlado por Antorcha Campesina y ella es la figura más relevante en ese partido; y que su trabajo como activista, comunicadora, líder partidista y ahora legisladora le ha permitido ser ampliamente conocida y con altos grados de aceptación.

Y el tercer camino, es que si Velázquez y García Olmedo no logran alcanzar números suficientes para derrotar a Morena, entonces buscarían un tercero en discordia que pudiera ser un factor de unidad de diferentes expresiones políticas que no quieren un triunfo de Morena.

En mucho la necesidad de formar esta posible alianza, que podría ser formal si hay disposición de las dirigencias nacionales de sus respectivos partidos, o de facto si no hay acuerdo entre ambas partes, es que en la contienda de 2018 el partido que tenía todo para ganar y arrasar era Morena. Sin embargo esta fuerza política se autodestruyó por un conflicto interno como consecuencia de la disputa de la candidatura a alcalde entre Eleazar Pérez y Juan Antonio Villaroel.

El escenario actual es:

Los números de Morena siguen muy altos, pues la popularidad de López Obrador influye de manera decisiva.

Al mismo tiempo, el antipriismo en Atlixco anda en sus niveles más altos desde que en 1995 por primera vez el PRI perdió la alcaldía de ese municipio.

El tricolor sufrió severos daños en su imagen, hace dos años, por la presencia de Antorcha Campesina que le alejó a muchos votantes.

Mientras que el PAN ya enfrenta un brutal desgaste por ser la fuerza política hegemónica de los últimos 25 años.

Sin contar que se han ahondado las divisiones y confrontaciones entre tres facciones panistas, que por momentos parecen irreconciliables.

Un factor que está empujando mucho la posibilidad de que priistas y panistas se pongan de acuerdo, es que el exedil Eleazar Pérez ya anda haciendo labor para ser el candidato de Morena en la siguiente contienda.

Cuando fue alcalde de Atlixco, bajo las siglas del PRI, polarizó mucho su gestión. Siempre polémico, este empresario que fue migrante en Estados Unidos ganó a muchos seguidores y al mismo tiempo, a muchos detractores.

Y como Morena se especializa en escoger a los peores perfiles como candidatos a alcaldes, no se debe descartar –desde ahora– que Eleazar Pérez camina directo a la candidatura morenista.

La urgencia de hacer una alianza electoral entre el PRI y el PAN, que sería algo inédito en la historia del país, es una necesidad que se ha planteado en todo el estado de Puebla. Es la única manera de vencer la elevada popularidad que todavía transfiere Andrés Manuel López Obrador a Morena.