Regidores de Hueyotlipan aceptarían reducción de sueldo a cambio de manejar las arcas municipales

Cinco de seis regidores integrantes del ayuntamiento de Hueyotlipan afirmaron que aceptarían la reducción de 50 por ciento a su remuneración de 10 mil pesos quincenales, propuesta por el alcalde Mauro León Garfías, “siempre y cuando” quede bajo su responsabilidad el manejo de recursos de la comuna, pues carecen de certeza de una aplicación en forma correcta.

En rueda de prensa que ofrecieron en la capital del estado, María Cristina Morillón Cervantes, Ana Bibiana Ramírez Suárez, Nicandro Guarneros Carrillo, Miguél Ángel Vázquez Martell y Juana Anabel Robles Espinoza, puntualizaron que si el presidente municipal no cumple con su obligación, que deje el cargo.

Expusieron que a través de redes sociales el alcalde informó sobre la posible disminución del sueldo de regidores, pero que no ha sido presentada de manera oficial en sesión de cabildo. Dijeron que no están en contra de esta medida si es que el dinero se utiliza en acciones de beneficio para toda la comunidad.


Sin embargo, evidenciaron que los acuerdos tomados al interior de este cuerpo edilicio, no se respetan ni a la comisión que cada regidor representa, además, protestaron en contra del sueldo de directores “foráneos”, pues afirmaron que es mayor al de ellos.

Indicaron que no hay certidumbre en la administración de los recursos asignados a seguridad pública, ya que a la fecha “no se ven reflejados” porque de 47 policías, actualmente solamente hay 21. En este punto aseveraron que Hueyotlipan enfrenta problemas, particularmente el robo a casa-habitación y a escuelas.

A esos elementos de la corporación “no se les ha proporcionado uniformes y su sueldo es bajo para el riesgo de trabajo”, apuntaron. Asimismo, agregaron que otras áreas del municipio carecen de insumos necesarios para laborar.

Tampoco –agregaron- ha sido depositada la prima vacacional del personal administrativo; estamos en el octavo mes del año y no se han ejecutado obras. De tres juicios laborales heredados, la cifra ha crecido a 10, con riesgo de convertirse en laudos “por la actitud prepotente” del edil.

Señalaron que desde el inicio de esta administración han informado a diversas instituciones (como el gobierno estatal, el Congreso local y el Órgano de Fiscalización Superior) sobre diversas irregularidades, por lo que se han celebrado reuniones entre ambas partes, en las que León Garfias “nada más se compromete que todo va a cambiar, a mejorar, pero no hay acciones”.  Sostuvieron que su inconformidad no es generada por situaciones personales, sino por la forma inadecuada en que esta persona gobierna.