Tras toma de sus instalaciones reabre alcaldía de Ocoyucan

Pese al ambiente tenso que se vive en el municipio, la mañana de este martes la alcaldía de Santa Clara Ocoyucan reabrió sus puertas para atender a la población, luego de la toma de sus instalaciones un día anterior.

Esto luego del asesinato del precandidato de Morena a la alcaldía de Ocoyucan, Aarón Varela Martínez.

En el último piso de la presidencia, al menos seis policías vigilaban el entorno del Palacio Municipal y el pequeño zócalo, a la expectativa que algún evento pudiera ocurrir.


En un recorrido por el primer cuadro de la localidad se observó que la mayoría de las tiendas de abarrotes y pequeños negocio que circundan la presidencia también abrieron a los consumidores.

Estos mismos locales a la misma hora pero de ayer lunes decidieron bajar sus cortinas para evitar actos vandálicos o de rapiña.

Sin embargo, la toma de la presidencia por parte de pobladores inconformes se dio en un ambiente pacífico, sin mayor problema que la quema de cartones y plásticos que habían en el zócalo.

Un grupo de ancianos se dio cita en el portal del edificio público para recibir talleres geriátricos.

Mientras el personal de limpia barría el zócalo, los habitantes de Ocoyucan -principalmente mujeres- efectuaban sus compras cotidianas, sin que hubiera un tránsito mayor de personas en el centro de la localidad.

Llamó la atención que entre la basura había un volante que estuvo circulando en la comunidad, bajo el título: “Ocoyucan tan lejos de Dios, y tan cerca de Antorcha”.

En la hoja había un escrito que resume la presunta inseguridad que priva en el municipio, desde que la organización Antorcha Campesina sacó del poder al edil Francisco Simarrón Ocotoxtle.

Habrían más protestas y cierres carreteros

“La gente está trabajando o en su casa, y salimos solo para comprar la comida. Evitamos estar más tiempo en la calle porque se escuchan muchos rumores”, comentó una joven que apretó el paso, impidiendo que se le entrevistara.

Entre estos rumores -dijo- es que las protestan van a continuar, así como cierres carreteros.

Lo cierto es que vecinos de Ocoyucan, Chalchihuapan y Temoxtitlan, que simpatizaban con Aarón Varela, advirtieron que no cejaran en exigir justicia por el homicidio y que la agrupación antorchista también sea investigada.