Intentan censurar a diputados que manifiestan críticas hacia iniciativas de RMV

Geraldine González Cervantes, diputada del PVEM, denunció en la máxima tribuna del estado que el Congreso de Puebla se encuentra sometido al gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas y que la mayoría de las decisiones que se toman en su interior responden al “servilismo”, la “complacencia” y “conveniencia del grupo en el poder”, el PAN.

El legislador Julián Peña Hidalgo, del Partido Movimiento Ciudadano (PMC), respaldó la postura de la representante popular y denunció que existe una intención de coartar la libertad de expresión a los legisladores que no coinciden con la mayoría.

Geraldine González y Peña Hidalgo manifestaron su inconformidad con la labor de la LIX Legislatura, luego de que el coordinador de la bancada albiazul, Jorge Aguilar Chedraui, promovió entre sus compañeros de curul una censura hacia la labor que ambos desempeñan, a raíz del voto en contra que emitieron a la Ley de Egresos 2015 del mandatario local. Los únicos dos votos en contra frente a 36 a favor.


Correctivos para diputados 

Todo inició con una entrevista que Julián Peña concedió a los medios de comunicación que se le acercaron desde las galerías que rodean el pleno, para conocer los motivos por los cuales no respaldó el presupuesto de egresos del próximo año.

Mientras el legislador de izquierda explicaba su oposición a los bajos recursos asignados al campo y el retroceso del estado en el combate a la pobreza, Aguilar observaba la escena desde su curul.

No paso mucho tiempo para que el líder albiazul externara su inconformidad con la entrevista que se desarrollaba a escasos metros de él: primero con el coordinador del PRI, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, después con su par del PMC, Ignacio Albízar Linares, a quien llamó a su lado para solicitarle corregir la conducta de su correligionario.

Geraldine González fue la siguiente en la lista, y el pretexto fue un punto de acuerdo que presentó al pleno para exhortar al gobierno estatal a crear un programa de subsidio para el transporte de estudiantes, a través del cual proponía bajar la tarifa de seis a cinco pesos.

El tema no hubiera llamado la atención de los representantes populares de no haber sido nuevamente por la intervención de Jorge Aguilar, quien pidió la palabra a la presidente de la Mesa Directiva, María Sara Camelia Chilaca Martínez, pero no para hacer uso de ésta, sino para dar voz a su compañera de Compromiso por Puebla Evelia Rodríguez García.

En el ánimo de descalificar la propuesta del PVEM, tachándola de “paternalista”, y promover a la administración estatal, asegurando que ha implementado programas de apoyo a escolares, la legisladora terminó diciendo que “un peso más o un peso menos en el transporte público no los va a hacer mejores estudiantes”.

A cambio de su exposición en tribuna, Evelia Rodríguez recibió el beneplácito de Jorge Aguilar, que se expresó con un pulgar arriba acompañado de una amplia sonrisa.

Un peso boteaban los de Ayotzinapa

Geraldine González esperó los últimos minutos de la sesión para responder a la andanada en su contra, con un discurso de cinco minutos en los que denunció un “constante bloqueo” a las tareas parlamentarias, mayoriteo, dictaminaciones “a modo”, así como abusos y excesos que se han traducido “en violaciones reiteradas a la Constitución local”.

Julián Peña coincidió con su homóloga del PVEM y censuró la postura que adoptó Evelia Rodríguez en el tema del subsidio al transporte: “Hace un rato se decía que por un peso no se hace ni más pobre ni más rico a un estudiante, pero por un peso que boteaban 43 estudiantes (de Ayotzinapa) están desaparecidos”.

Pablo Rodríguez Regordosa, del PAN, y Cirilo Salas Hernández de Nueva Alianza, salieron en defensa del Congreso y el gobierno. El legislador albiazul negó “categóricamente” que exista línea en las votaciones, mientras el segundo insistió que la administración estatal sí trabaja por la educación.

Al término de la sesión y por pregunta de los reporteros, Jorge Aguilar rechazó las acusaciones en su contra y lo único que reconoció es que existe un acuerdo interno para impedir a los diputados que concedan entrevistas en el pleno durante las sesiones, pero dijo que solo responde a una cuestión de orden y de respeto para los expositores.