Caso Chalchihuapan frenó el arribo de Maldonado a la SEP federal

De concretarse el bloqueo que grupos de Morena han promovido ante Andrés Manuel López Obrador para evitar que Luis Maldonado Venegas sea nombrado subsecretario de la SEP, se estaría cortando de tajo una larga trayectoria de 26 años en la cual este personaje, con base en un abierto pragmatismo político y sobre todo a ser poco leal, ha logrado brincar por casi todas las fuerzas políticas del país, que van desde el PRI, el PAN, el PMC, el PRD y hasta el morenovallismo, en donde ha encontrado sus cargos de mayor importancia.

Maldonado se preparaba para regresar a la Secretaría de Educación Pública, de la mano de Esteban Moctezuma Barragán, uno de sus protectores políticos, pero esa posibilidad se ha visto frustrada porque se habría documentado en el primer círculo de confianza de López Obrador el papel que jugó en el morenovallismo, que pasa por haber sido el artífice de la represión –del 9 de julio de 2014– al pueblo de San Bernardino Chalchihuapan,  que le costó la vida a un menor de 13 años.

El caso Chalchihuapan, de acuerdo a una definición de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, es uno de los asuntos más emblemáticos de violaciones sistemáticas a las garantías individuales. Sobre todo por la actitud del gobierno morenovallista de inventar una investigación –en torno al asesinato del menor José Luis Tehuatlie Tamayo– para deslindarse del uso abusivo de las fuerzas de seguridad pública.


Y si hay un tema que pesa mucho en el círculo de confianza del presidente electo de México, es no dar paso a personajes que estén involucrados en actos de represión social y política.

Luis Maldonado en 2014 era el titular de la Secretaría General de Gobierno en la gestión de Rafael Moreno Valle Rosas y en ese entonces, justificó la represión de la Policía Estatal –que utilizó balas de goma y proyectiles de gas que dejaron un saldo de un muerto y decenas de lisiados– al decir que los pobladores estaban lanzando “piedras de grueso calibre”, para defenderse de la incursión de las fuerzas de seguridad pública en una protesta pacífica que había contra el autoritario retiro del registro civil en las juntas auxiliares de la entidad.

Los planes que tenía Esteban Moctezuma para Luis Maldonado no eran algo menor, pues pretendía nombrarlo subsecretario de Educación Básica, que en la SEP federal es el área de mayor poder, ya que desde ahí se maneja el grueso del presupuesto en la materia y las nóminas de casi un millón de trabajadores.

Es el mismo cargo que en el sexenio de Felipe Calderón tuvo Fernando González, el yerno de la defenestrada dirigente sindical Elba Esther Gordillo Morales, y ello permitió que durante el gobierno del panista la ex dirigente sindical tuviera la época de mayor influencia en torno a la SEP federal.

Tal parece que Esteban Moctezuma pretendía, con el nombramiento de Luis Maldonado, no solamente tener a su lado a un personaje de todas sus confianzas, sino sobre todo darle una posición de peso al grupo político del ex gobernador Rafael Moreno Valle, quien estaría buscando tener un acercamiento al gobierno lopezobradorista.

O visto de otra manera, Esteban Moctezuma estaba buscando pagar los favores recibidos.

Antes de ser parte del círculo lopezobradorista, Moctezuma estuvo a cargo de la Fundación Azteca, de la empresa Televisión Azteca que es propiedad de Ricardo Salinas Pliego y que durante el gobierno morenovallista fue excesivamente beneficiada con las finanzas del Poder Ejecutivo Estatal.

Durante de la gestión de Moreno Valle se le entregó a Televisión Azteca el control de una parte de La Constancia Mexicana, el manejo del Auditorio Metropolitano, se financió el oneroso congreso La Ciudad de las Ideas y a directivos locales de dicha compañía se le vendió a precios bajo predios en la zona Audi para instalar una agencia de dicha marca automotriz, entre otros tantos asuntos.

Los planes de incorporar a Maldonado a la SEP no eran por tener algún mérito en el tema del diseño o manejo de políticas educativas. Al contrario, cuando en Puebla fue titular de la secretaría del ramo se destacó por el oscuro asunto de querer implantar textos de la secta de la Cienciología o Dianética como lecturas para supervisores y directivos de planteles. Todo indica que, en realidad, se le quería dar un cargo relevante en pago al tráfico de influencias que habría existido del morenovallismo hacia una empresa televisiva.

Leal con nadie

El primer cargo público relevante de Luis Maldonado lo obtuvo cuando en 1992 el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari quitó a Manuel Bartlett Díaz de la titularidad de la SEP federal. En su lugar puso a Ernesto Zedillo Ponce de León, quien a su vez nombró a Esteban Moctezuma como subsecretario de Planeación Educativa y este tenía entre sus ayudantes a Maldonado Venegas.

En el sexenio siguiente, Maldonado ingresó a la Secretaría de Gobernación, en donde estuvo casi hasta el final de la administración federal, pese al efímero paso que en esa dependencia tuvo Esteban Moctezuma.

A Puebla llegó al gobierno de Melquiades Morales Flores, como asesor educativo, por una recomendación que hizo Ernesto Zedillo, poco antes de dejar la presidencia de la República. Fue entonces cuando conoció a Rafael Moreno Valle Rosas, quien era el secretario de Finanzas.

Del PRI, Maldonado salió bajo la acusación de muchos priistas de que era alguien poco leal. Luego ingresó al partido Convergencia, de Dante Delgado, con quien terminó en conflicto. En Puebla fue parte de un gobierno panista. Por último, ingresó al PRD, donde se convirtió en diputado federal.

Ahora quería convertirse en lopezobradorista, pero tal parece que le fallaron sus planes.