“¡A los policías que extorsionan me los chingo!”, advirtió el gobernador de Puebla

FOTO: esimagen / Daniel Casas

“¡A los policías que extorsionan me los chingo!”, advirtió el titular del Poder Ejecutivo en Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, al detallar un plan para la protección de peregrinos que irán en esta temporada a la Villa de Guadalupe y otros santuarios católicos del país y a los migrantes que retornan de Estados Unidos a la entidad.

El programa de protección será echado a andar este jueves, según manifestó esta mañana el mandatario en el discurso que brindó en una ceremonia celebrada en el zócalo de la Angelópolis, que sirvió para que el Ejército Mexicano destruyera armas y municiones incautados o entregados por ciudadanos a los soldados.

Explicó que a los peregrinos guadalupanos los escoltarán patrullas desde la ciudad de Puebla hasta Chalco, en el estado de México.


También se protegerá a viajantes y plazas comerciales, abundó el gobernador en entrevista.

Añadió que se apoyará a 200 ancianos para que tengan encuentros con sus familiares que se encuentran al otro lado de la frontera.

“No les va a a pasar nada en las carreteras, no van a ser extorsionados, ¿sale?, ¡y a los policías que extorsionan me los chingo!”, advirtió, dando por concluida la entrevista.