El Museo Amparo ofrece un diálogo visual y auditivo en torno al arte en tiempos de Covid-19

No pretendemos entender la situación mejor que otros. No creemos que habrá un retorno a la normalidad anterior. No tenemos respuestas, más bien muchas preguntas. No tenemos un plan maestro, estamos reaccionando igual que todos. Sólo seguimos trabajando y esperamos, si todo sale bien, llegar al otro lado de la situación en buen estado físico y mental. Estamos todos en la misma sala de espera.

 

A manera de manifiesto, esos son los lineamientos que guían Sala de Espera | Sala de Estar, un proyecto experimental coordinado por Rafael Ortega y organizado por el Museo Amparo que tiene como plataforma sus redes sociales.


 

Con dicho proyecto se ofrecen dos espacios virtuales que permiten poner en contacto a los artistas y al público en un diálogo visual-auditivo constante y al mismo tiempo innovador, que genere planteamientos, preguntas y reflexiones con respecto a la situación que vivimos actualmente. 

 

Sala de Espera | Sala de Estar es también un proyecto de apoyo a la creación artística promoviendo a la vez la formación del público, pues ofrece la posibilidad de conocer y experimentar nuevas plataformas artísticas.

 

En el caso de Sala de Espera, explica el museo por medio de un boletín informativo, se desarrolla como un espacio donde se presentan piezas, trabajos, obras y/o acciones de artistas plásticos contemporáneos, con la finalidad de generar reflexiones en torno a la situación que cada uno vive respecto al tema de la cuarentena provocada por el Covid-19 y realizando propuestas experimentales.

 

Las presentaciones se realizan en vivo todos los sábados a las 12 horas a través de Facebook Live y posteriormente permanecerán en la página web del Museo Amparo.

 

Para este sábado 23 de mayo se presentará la obra La obsidiana y el mar, realizada por Noé Martínez, con una duración de 10 minutos. Como ocurre en cada presentación, Rafael Ortega establece un diálogo con los artistas invitados quienes comparten cómo viven el confinamiento.

 

Mientras que Sala de Estar, se define que es un espacio de práctica artística donde se comparten obras con soporte sonoro cuya duración puede ir de uno a 15 minutos, en donde la idea es desconectar los ojos y abrir los oídos.

 

Se trata de promover la escucha en un momento histórico donde lo visual causa preocupación, para así gozar de los sonidos y experiencias sonoras también en diferentes momentos del día, así, mientras se realizan otras actividades se puede disfrutar de este sentido.

 

En este caso, las presentaciones se realizarán todos los sábados de mayo a julio a las 16:30 horas, transmisión por Facebook y posteriormente permanecerán en la página web del Museo Amparo.

 

El sábado 23 de mayo se abre la tercera Sala de Estar con la presentación de la obra de Félix Blume, cuyo título es Lluvias de mayo. Paso de Telaya, Veracruz, México. Cuenta con el apoyo de Fundación Casa PROAL y tiene una duración de 12 minutos.

 

Sala de Espera | Sala de Estar, dice el Museo Amparo, es una forma de mantener contacto con el público y con la comunidad artística y dando continuidad a las formas de trabajo, en esta ocasión, abordando propuestas de arte contemporáneo.

 

Este espacio virtual constituye un nuevo edificio del museo y una nueva forma de representación, a través de la cual esperamos establecer diálogos a nivel local, nacional e internacional con la comunidad, que nos permitan sobrellevar los días difíciles al tiempo de tener experiencias significativas y de reflexión.