Jueves, febrero 22, 2024

José Revueltas

Destacamos

“¡Ay! José, cuanta falta haces en estas Revueltas” Escrito en una barda en alguna movilización estudiantil.


Hace 109 años, el 20 de noviembre de 1914 nació José Revueltas, marxista imprescindible y escritor indispensable para México. Nace Revueltas en Santiago Papasquiaro, Durango; en el seno de una familia de artistas excepcionales: Fermín pintor; Silvestre, músico y Rosaura, actriz, todos comunistas. Su nacimiento el día 20 de noviembre, coincide con el día escogido cuatro años antes por Francisco I. Madero para iniciar la revolución contra la dictadura de Porfirio Díaz. Revueltas, muere el 14 de abril de 1976, cuando apenas cumplía 62 años de vida política intensa y entregada al socialismo y en conflicto perenne contra el encarcelamiento del pensamiento por los dogmas. 

Fue, también, un escritor de primer orden. Su creación literaria, siempre militante, comprende los más diversos géneros y se integra por siete novelas (El luto humano, Los muros de agua, Los días terrenales, En algún valle de lágrimas, Los motivos de Caín, Los errores y El Apando), todas ellas, diría Evodio Escalante, del “lado moridor” de la literatura; de la última, El Apando, se ha dicho que es una de las mejores novelas cortas escritas en México en el siglo XX, y sin ser experto, sino mero aficionado a la literatura, me parece cierta esa afirmación; tiene, también Revueltas, libros de cuentos: Dios en la tierra, Dormir en tierra y Material de los sueños; escribió varias obras de teatro, entre otras, Israel y El cuadrante de la Soledad; además, realizó guiones y adaptaciones cinematográficos como El rebozo de Soledad y En la palma de tu mano, ésta, quizá, la mejor muestra del cine negro mexicano; su obra periodística es memorable, compuesta por crónicas policíacas y reportajes, uno de ellos, Visión del Paricutín, refiere el nacimiento de ese volcán en el Michoacán en el marco de la situación social de los campesinos afectados por el inesperado estallido que sepulta al pueblo y afectará totalmente la vida de esa región. 

Por su obra literaria, sin duda, José Revueltas debería ser uno de los escritores más leídos de México, y como no lo es, sí podemos decir que es el escritor más injustamente olvidado por negligencia, unas veces, pero fundamentalmente de manera interesada por quienes, mezquinos, le regatean méritos a su creación literaria, tal vez porque esa creación fue directa “al examen de la descomposición que es el rostro no tan secreto de una parte de la sociedad mexicana”, dijera Carlos Monsiváis

Desde muy joven, a los 15 años de edad, José Revueltas ingresa al Partido Comunista Mexicano (PCM), que, por entonces había sido lanzado a la clandestinidad y sus militantes perseguidos, encarcelados, cuando no asesinados, acusados falsamente de haber atentado contra la vida del presidente Pascual Ortiz Rubio. En ese ambiente de persecución y represión, Revueltas llena su biografía de entradas y salidas a la cárcel: en 1929, Revueltas repartía volantes en un mitin político en el zócalo de la Ciudad de México, donde fue detenido acusado de sedición y motín por lo que fue enviado a una correccional donde pasa seis meses; luego sufrirá dos confinamientos en las Islas Marías; el primero, de  cuatro meses en 1932, saliendo libre por ser menor de edad, la segunda vez, en 1934, cuando estuvo nueve meses en las Islas detenido por haber organizado una huelga de peones agrícolas en Nuevo León. De sus vivencias en las Islas, escribe los Muros de Agua. El último encarcelamiento, lo sufrirá José Revueltas en 1968, cuando el 16 de noviembre es detenido y confinado en la penitenciaría de Lecumberri por su participación en el Movimiento estudiantil, en el que Revueltas fue el referente de muchos jóvenes que lo asediaban y nunca dudó en integrarse de manera plena al movimiento pese a su edad, su mala salud y la avalancha de críticas que recibió. Apoyó durante los 146 días del movimiento al Comité de Lucha de la Facultad de Filosofía y Letras; protegió a Alcira Soust, la joven uruguaya que permaneció un mes encerrada en el baño de mujeres cuando el ejército entró a Filosofía y Letras; apoyó a jóvenes que en la calle habían sido amenazados. Revueltas obtiene la libertad en mayo de 1971 y de esa experiencia surge El Apando, su pequeña obra maestra.

Revueltas no vio el socialismo por el que luchó toda su vida, pero cuando éste llegue, porque seguro llegará a nuestro país, ahí estará José Revueltas, rodeado de jóvenes discutiendo sobre el camino a seguir y, seguramente, ese habrá de ser.  

Ultimas

Con una inversión de 130 mdp, Zoé Robledo y Céspedes inauguran la Unidad de Oftalmología en Puebla

El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo Aburto, y el gobernador Salomón Céspedes Peregrina...
- Anuncios -
- Anuncios -