Ocaña Serrano prueba suerte en la tauromaquia de México

El matador de toros español, Manuel Ocaña Serrano se declara listo para participar en la corrida de toros del 7 de mayo en Santa Cruz Tlaxcala, fecha en que se lidiarán cinco toros de la legendaria ganadería de Zotoluca

“Uno no es de donde nace, sino donde pase”, así refiere un refrán popular del que se agarrar, literalmente, el matador de toros español Manuel Ocaña Serrano, quien tiene 17 meses en tierras mexicanas buscando abrirse camino en el arte taurino nacional.

Nacido en Alcaudete, en Jaén, España, el 26 de noviembre de 1984, sueña que México, como otros tantos matadores, le abrirá la puerta del estrellato taurino mundial, ese que le ha cerrado las puertas en su país.

Con esa convicción, Ocaña Serrano, como se anuncia, toreará en Tlaxcala el próximo 7 de mayo en el municipio de Santa Cruz Tlaxcala, lugar en que habrá una corrida de toros para conmemorar su fiesta patronal anual.


Él debutó con picadores en Jaén el 16 de junio de 2001 en un cartel completado por el diestro de Tijuana, México, Alejandro Amaya y Manolo Martínez, homónimo del coloso de Monterrey, con novillos de Soto de la Fuente y tomó la alternativa en la bella plaza de Atarfe, en Granada, de manos de López Chaves y Jesús Fernández Yiyo, como testigo con toros de Aguadulce, el 28 de julio de 2012.

Ocaña Serrano se ha inclinado desde niño al peligro, deseaba ser torero o corredor de autos, pero al final el llamado mal de montera pudo más y se decantó por el arte de cuchares.

El diestro asegura que ahora mismo ve en México una fiesta de los toros con mucha seriedad y con pasión, tanta como en muchos lugares de la península ibérica donde el aficionado la asume con mucha seriedad.

Ahora su apoderado está haciendo una gran labor y “van por muy buen camino las negociaciones con diferentes empresas” para que el diestro hispano pueda ligar una cantidad importante de festejos, a fin de confirmar su alternativa en la monumental de Insurgentes, lo que ocurrirá muy posiblemente en la próxima temporada.

“No existe un tiempo límite para permanecer en México, el objetivo es muy claro, convertirse en figura del toreo, en ello se está trabajando”, afirma Ocaña Serrano, quien está con la ilusión al tope por participar en Tlaxcala, “un estado muy bello pero muy taurino, en donde pasas hay gente que sabe del toro”, apunta.

Ocaña Serrano cumplió el pasado mes de noviembre un año de vivir en México. En ese tiempo ha sumado más de 13 festejos en los que ha demostrado garra y determinación.

“Los triunfos y salidas a hombros logrados así lo avalan, pero es una lucha constante de todos los días”, dice el diestro.

Pero no ha sido fácil su andar por la fiesta brava. En su natal España tuvo momentos importantes que incluso le llevaron a cortar una oreja en Las Ventas de Madrid, catedral del toreo a nivel  mundial. Sin embargo, el destino, tan caprichoso, le puso una dura prueba y tras la bonanza torera, problemas de escritorio lo fueron relegando.

Pero como “toro bravo”, su raza lo hizo salir adelante y al ver que las puertas de España no se abrían vino a México a buscar fortuna. Allá tenía una vida sin sobresaltos. Casa, comida y sustento no le faltaban.

Dejó las comodidades de la madre patria por venir a la “guerra” a México. Aquí, comenzó desde abajo. Sin conocer el medio taurino nacional tocó puertas y poco a poco se la han abierto. Incluso, muchas noches durmió en un cuarto que le facilitó la Asociación Nacional de Matadores.

Ocaña se presentará en Tlaxcala el próximo 7 de mayo

Cuando no tienta, entrena en sesiones dobles tanto en Los Viveros de Coyoacán como en el Claro de Chapultepec, ambos, sitios predilectos de muchos toreros para ensayar. Uno de sus sueños más grandes es poder confirmar la alternativa en la próxima Temporada Grande de la Plaza México.

“Todos los días me preparo muy fuerte como si fuera a torear en la Plaza México. Aquí en México dicen que las oportunidades las pintan calvas y estoy convencido que tarde que temprano llegará mi turno de confirmar en la plaza más grande del mundo y hay que estar listo para cuando se cristalice la fecha”, puntualiza.

Con esa convicción, se declara listo para participar en esta corrida de toros, en la que participará acartelado con el rejoneador de Huamantla, Luis Pimentel, quien saldrá acompañado del grupo de forcados Amadores de Puebla y el fino diestro tlaxcalteca, Gerardo Rivera, quienes lidiarán cinco toros de la legendaria ganadería de Zotoluca.

En la presentación de este festejo, el alcalde Miguel Ángel Sanabria Chávez invitó a la afición y recordó que el municipio celebra una corrida tradicional en septiembre en una de sus comunidades, San Miguel Contla, y “hoy es tiempo de que la cabecera municipal tenga su propia corrida”.