Curar heridas para evitar la traición

Digan lo que digan, lo cierto es que los partidos políticos enfrentan el gran reto de lograr la mayor unidad posible entre los suyos, porque la forma en la que participan y el reparto de espacios y candidaturas ha dejado muchas heridas que podrían generarles dolores de cabeza y algunas derrotas.

Las coaliciones, las implicaciones legales de las mismas y, sobre todo, la imposición de voluntades de las dirigencias y cúpulas en cada uno de los partidos, ha generado enconos en varios de sus militantes que aspiraban a ser postulados a un cargo de elección popular.

Ejemplos hay y habrá muchos, que se necesitarían ríos de tinta y toneladas de papel para dar cuenta de ellos. Por mencionar algunos: Martín Rivera Barrios fue bajado de última hora de la contienda por la reelección como diputado local; en su lugar “le dejaron” poner como candidata a su esposa y le ofrecen la suplencia de la candidatura a diputado federal como compañero de fórmula de Mariano González Aguirre.


Y a ese nombre se suman muchos más, el diputado federal, Ricardo García Portilla, los líderes de sectores como Heriberto López Briones y Ángel Meneses Barbosa, y una lista casi interminable de inconformes.

En el PAN, el reparto de cuotas e imposiciones de los grupos liderados por Adriana Dávila y Adolfo Escobar, causaron mella; por ejemplo, dejaron fuera de la contienda al diputado Juan Carlos Sánchez García; al ex edil de Calpulalpan, Vicente Hernández y a varios liderazgos afines a Rafael Moreno Valle, como el edil de Apizaco, Julio Hernández; al ex edil de Tlaltelulco,  Miguel Polvo e incluso a uno de sus alfiles, Ángelo Gutiérrez. En el reparto de plurinominales se ve la fuerza de la exclusión.

En Morena, PT, en el familiar PAC, PVEM, Socialista y en el resto, las cosas no son distintas; les puedo asegurar que entre todos los damnificados que dejaron estos procesos internos convertidos en imposiciones, formarían una coalición muy pero muy competitiva.

En el PRD las cosas no son distintas, aunque la hecatombe de la escisión se sabrá en unos días, cuando el CEN resuelva las postulaciones al Senado y a la diputación federal por el distrito 02 y el Consejo Estatal  unja a sus candidatos de la coalición Por Tlaxcala al Frente. Ya hay un primer damnificado; el líder con licencia del sol azteca, Manuel Cambrón no entró a la lista de candidatos a diputados plurinominales de su partido.