Anuncia Marco Mena 10 grandes proyectos de largo alcance con inversiones millonarias

El gobernador Marco Mena dijo que para la ejecución de los proyectos no prevé contratar deuda pública ni aumentar impuestos en la entidad. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

El gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez anunció la ejecución de 10 grandes proyectos de largo alcance para Tlaxcala con inversiones  millonarias, lo que requerirá evitar la dispersión de los recursos públicos, aunado a que no se prevé contratar deuda pública ni aumentar impuestos en la entidad.

El anterior anuncio lo hizo el mandatario en el acto en el que rindió su primer informe de gobierno en el Centro de Convenciones de la capital, en donde hizo un resumen de los logros de 2017 en materia de desarrollo económico y empleo, turismo, campo, salud, educación, cultura, seguridad, apoyo del gobierno federal para atender daños por los sismos y desarrollo regional.

Los 10 proyectos anunciados por Marco Mena son modernización de la carretera Tlaxcala–Apizaco con una inversión de 600 millones de pesos, de los cuales 300 millones se aplicarán en 2018. Esta obra es necesaria por la gran demanda de esta vía de comunicación y sus características actuales arrojan estadísticas de accidentes en mayor proporción al promedio nacional.


El segundo es un nuevo programa de crédito grupal a proyectos productivos que pasará de 15 a 200 millones de pesos, con la posibilidad de reintegrar el 90 por ciento de los intereses a las personas cumplidas.

Un nuevo programa de prevención en salud para la mujer, en el que se prevé pasar de una campaña a un programa permanente de prevención de cáncer de mama con un total de 50 mil féminas atendidas de manera anual y mejorar los servicios de laboratorio para exámenes de control a mujeres embarazadas, con un universo de atención de 20 personas al año,

El cuarto proyecto es crear una nueva galería de arte para que los creadores expongan sus obras en la ciudad capital.

El quinto es la construcción de un nuevo hospital general en Tlaxcala con una inversión de 200 millones de pesos en la primera etapa.

El sexto es un nuevo sistema estatal de becas al que se destinarán 100 millones de pesos anuales, adicionales a las 4 mil 300 que se otorgaron este año.

Observó que es necesario mejorar la eficiencia terminal de los estudiantes de preparatoria y por eso se dará un estímulo económico a los estudiantes que concluyan este nivel con al menos 8.5 de calificación promedio. En el caso de mujeres, este estímulo económico será mayor.

De igual modo, se otorgarán becas anuales a los mil mejores estudiantes de nivel superior de Tlaxcala. Para ello se realizará anualmente una evaluación estatal en un examen estandarizado.

Para aquellos estudiantes tlaxcaltecas con mérito especial, cada cuatro meses se enviará a un grupo de ellos, de nivel superior, a un seminario profesional a diversas universidades del país y el extranjero; en principio, a la Universidad de Chicago.

Además, para estudiantes tlaxcaltecas con logros excepcionales, se va a instaurar anualmente la “Beca del Gobernador al Mérito Extraordinario”.

El séptimo es la modernización del estadio Tlahuicole con una inversión de 180 millones de pesos. “Hubo algunas críticas que aludieron otras necesidades por resolver. No estamos dejando de atender nuestra problemática en salud ni educación, y sí vamos a dar mayor dinamismo a actividades que generan movimiento de la economía”.

Refirió que no existe en Tlaxcala una instalación que permita la realización de eventos deportivos, culturales o de diversión con aforo de al menos 10 mil personas, por ello la modernización del estadio, con una inversión de 180 millones de pesos, dará esa posibilidad y no sólo se restringirá a ser una casa muy digna para el equipo local, los Coyotes, en su nueva liga.

El octavo proyecto es la inversión en tecnología en materia de seguridad pública, en donde se pretende triplicar el número de cámaras de video vigilancia para llegar a mil en 2019, duplicar el número de arcos lectores, aumentar el sueldo a los policías y custodios. Además, se invertirá en las instalaciones del C4 para transformarlas en C5 y poder así contar con el rango completo de servicios tecnológicos de inteligencia que demanda un estado moderno.

El noveno proyecto es el rescate del río Zahuapan con una inversión inicial de 160 millones de pesos para construir y rehabilitar plantas de tratamiento y el décimo proyecto es la celebración de los 500 años del encuentro de dos culturas y el nacimiento de México en el año 2019.

Al informe de gobierno asistió la secretaria de Cultura federal, María Cristina García Zepeda con la representación del presidente Enrique Peña Nieto; el dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Ochoa Reza; el gobernador del Estado de México, Alfredo de Mazo; la secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, Patricia Mercado y representantes de los gobernadores de Puebla, Coahuila y Zacatecas.

En primera fila, también estuvieron presentes los ex gobernadores de Tlaxcala, Tulio Hernández Gómez, Beatriz Paredes Rangel, Samuel Quiroz de la Vega y Héctor Ortiz Ortiz. Los ausentes fueron Mariano González Zarur y Alfonso Sánchez Anaya.

Ante diputados locales, magistrados, alcaldes, dirigentes empresariales, obreros, magisteriales y campesinos, Marco Mena inició su mensaje en el que precisó que “el balance que hoy presento incluye no solo números y tendencias, sino también una perspectiva de posibilidades y potencialidades; una lectura clara, nítida, sin simulaciones de cuáles son nuestros problemas y qué estamos haciendo para resolverlos”.

Resaltó que en 2017 su administración comenzó con un presupuesto predeterminado y en un entorno nacional complejo. Si bien las finanzas son sanas en lo fundamental y no se tiene deuda, admitió que las implicaciones en inversión pública dependen principalmente de los márgenes del gobierno federal.

Por ello, “informo, independientemente de porcentajes y ahorros, de un cambio de fondo en el modo y aptitud de ejercer el dinero de los contribuyentes tlaxcaltecas; es posible gastar con menor dispersión y lograr inversión pública en proyectos grandes, sin deuda. No es fácil, no es inmediato, pero es perfectamente posible”.

Dijo que “en 2017 iniciamos un ejercicio cuidadoso de asignación de recursos para optimizar el presupuesto. Esto nos permitió, en principio y sin recortes de personal, disminuir 5 por ciento  el gasto corriente; se generó ahorro que hizo posible incrementar la cobertura de servicios que tienen déficit como es el caso de salud y algunas áreas de educación”.

También se identificaron rubros de gasto que generaban dispersión, “no es que se gastara indebidamente, pero sí se puede gastar de modo más eficiente, gastar mejor el dinero público es parte de la responsabilidad y obligación misma de gobernar. Por eso seguiremos disminuyendo la dispersión del gasto público para concentrarlo en obras y programas .de mayor alcance y durabilidad”.

Las 10 acciones anunciadas, enfatizó, serán resultado de la reordenación del ejercicio público. “Vamos a profundizar la revisión del gasto de modo que lo alineemos con resultados esperados y no con base en incrementos inerciales a los montos ejercidos el año anterior. En 2019, vamos a ser el primer estado en el país con tener un presupuesto conocido como base cero”.

En su mensaje, Marco Mena dijo que lo deseable es que los actores políticos respalden los esfuerzos colectivos a favor de Tlaxcala, por lo que, independientemente de los procesos electorales que habrán de vivirse en 2018, los invitó a que las agendas de campaña sean menos destructivas que las que hemos visto en los últimos años. “Construir es siempre mejor.  Es más difícil, pero es mejor. En este sentido, en 2018 vamos a estar muy echados para adelante en nuevos proyectos grandes y de impacto”, apuntó.

Precisó que los proyectos iniciarán en 2018, algunos arrancarán y se concretarán el próximo año.  Otros iniciarán y continuarán debido a que, por su magnitud, requieren varias etapas.

“Todos estos proyectos requieren un esfuerzo presupuestal muy grande para Tlaxcala, pero estoy convencido de que los recursos con los que contamos nos dan la fuerza necesaria para emprenderlos sin afectar las finanzas sanas con las que contamos. Tener finanzas sanas no significa que estemos libres de presiones.  El ámbito educativo y de salud, por ejemplo, presentan retos y déficits. Tener finanzas sanas significa estar en condiciones de cumplir compromisos sin dañar el balance de ingresos y gastos”, dijo.

El jefe del Ejecutivo local dijo que el esfuerzo por mantener las finanzas estatales sanas permitirá no aumentar impuestos. De hecho, en 2018 corresponde por calendario bianual el reemplacamiento vehicular, pero anunció que no habrá en apoyo a la economía familiar de los tlaxcaltecas.

Subrayó que estos proyectos y programas de gran alcance, que son también de magnitud presupuestal muy importante para Tlaxcala, “se realizarán sin que contratemos deuda.  Seguiremos siendo el único estado en el país con deuda cero.