¿Adultos mayores, un peligro para México?

A tres semanas de la jornada electoral, ha surgido un nuevo peligro, aunque usted no lo crea para el PRI y sus aliados. Los adultos mayores son el nuevo peligro para México. ¿Usted considera que un adulto mayor ya no tiene nada que ofrecer a su país, a la familia y a su pareja?, ¿usted considera que el adulto mayor debe ser arrumbado en el rincón más oscuro de su casa? Para los priistas, la participación de este importante grupo de la población su vida política, productiva, social y sexual ha terminado y sólo les resta esperar el afecto y aprecio de sus seres queridos para acompañarlos en la etapa final de su vida. Vaya ofensa, discriminación y sentido de la exclusión. Valdría la pena tener información si esa es la percepción de los propios adultos mayores y de los familiares, patrones y dueños de empresas que conforman ese distinguido grupo de población.

En días recientes nuevos spots promovidos por el PRI, Nueva Alianza y Verde Ecologista, que circulan en televisión y en las redes sociales, insisten que los adultos mayores ya no tienen capacidad para prácticamente hacer nada. Contrario a las investigaciones, a los programas de la sociedad civil, a la nueva oferta educativa y de las políticas públicas encaminadas a generar un mayor nivel de calidad y bienestar de vida a este grupo de la población, los priistas, en su afán de descarrilar al candidato puntero, ahora arremeten contra los adultos mayores para supuestamente evidenciar los posibles cambios biológicos, estados de salud y procesos cognitivos que vive ese grupo de población que en sí mismos los hace, según el partidazo, inelegibles para seguir llevando las riendas del hogar, la empresa, la docencia y, desde luego, a las instituciones como la Presidencia de la República. En su afán de ganar votos, al partidazo se le olvida, por ejemplo, que en las sociedades más desarrolladas muchos de los programas sociales se centran en la atención permanente e integral de los adultos mayores, sobran experiencias en Europa central, en los países nórdicos, en Canadá y Estados Unidos, donde cada vez más ponen mayor atención a los derechos humanos y sociales que requiere este grupo de edad y quien denoste a este grupo recibe condenas públicas y penales por atentar contra la población, sin distingo de edad, sexo y preferencia religiosa.

En México y dado el comportamiento demográfico de las últimas décadas hay un crecimiento sostenido de la población adulta mayor, los efectos del crecimiento de la esperanza de vida no solo han implicado que haya cada vez más población de 60 años de edad y más, sino que ha demandado atención de los programas sociales con recursos monetarios, de salud y alimentación, hoy en día muchas de las instituciones de política social tienen áreas para atención a los adultos mayores, se les otorgan una importante cantidad de recursos y talleres de todo tipo para disminuir el deterioro cognitivo, activación física, cultura alimenticia, entre muchas más, con la intención de mejorar la calidad y bienestar de vida. Hasta los gobiernos progresistas han implementado programas para la satisfacción sexual de los adultos mayores con programas integrales de salud y distribución controlada de viagra, sí, de viagra, como una estrategia para aumentar la felicidad.


De hecho, son varios los errores que comete el partidazo al discriminar a este grupo de la población, entre los más destacados es meter a todos los adultos mayores en una sola canasta, cuando en realidad hay claras distinciones, no es lo mismo un adulto mayor que cuenta con 60, 70, 80, 90  o 100 años de vida, en México, muchas personas que han rebasado los 60 años son sumamente productivas, aún trabajan por cuenta propia, otros son profesionistas de éxito, otros son dueños de sus empresas y muchos más siguen siendo piezas clave en la jefatura del hogar. Un dato significativo es que muchos adultos mayores son profesores universitarios, maestros de educación básica y empresarios triunfadores, no todos requieren la misma atención y por ende seguramente muchos que han visto los spots están muy molestos con el sólo hecho de que sean discriminados.

El hecho de que seas adulto mayor no te hace incompetente para desarrollar actividades de la función pública o privada. Por el contrario, sus aportaciones son significativas para el desarrollo de una nación. El sólo hecho de considerar que son muebles viejos que deben estar olvidados en los rincones de los hogares mexicanos es un insulto a una sociedad como la mexicana que ha sido pisoteada por los gobiernos del PRI, pero curiosamente en los estudios de preferencias electorales un porcentaje importante que votaría por el partidazo proviene de los adultos mayores, pero contradictoriamente los propios priistas le están pegando con todo a un sector que históricamente los ha acompañado con el famoso voto duro, hoy muchos adultos mayores no votarán por José Antonio Meade, en gran medida por los agravios recibidos por los spots, muchos que antes dieron su voto al partidazo están ofendidos por aquellos que consideran que los adultos mayores son un peligro para México.

Entre tanto, las llamadas telefónicas para denostar a un candidato reflejan el nivel de corrupción e impunidad en la que vivimos, ¿tendrán efectos estas alturas de la campaña?, la respuesta es NO. Los dispositivos móviles siempre tendrán una mejor aplicación ¿o no?