Malestar con nueva directora del Cenhch; es hermana de la secretaria de Moreno Valle

Padres de familia del Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec (Cenhch) se inconformaron por la designación de Irene López Aguilar como directora del plantel educativo, por ser hermana de la secretaria particular del gobernador Rafael Moreno Valle, Mercedes López Aguilar.

López Aguilar es hermana de una de las personas más cercanas al titular del Poder Ejecutivo estatal, desde que era senador de la República.

Irene se desempeñó como rectora de la Universidad Tecnológica de Tecamachalco, en donde fue exhibida por despidos injustificados y antes estuvo en el Colegio de Bachilleres.


Los integrantes de la comunidad escolar confiaron que autoridades de la Secretaría de Educación Pública (SEP) les solicitaron darle la bienvenida y, sobre todo, respaldo al nuevo directivo.

La escuela más grande de Puebla, con servicio para 8 mil niños desde el nivel de preescolar hasta preparatoria estuvo acéfala por varios meses.

Las diferentes delegaciones del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) que hay en el Cenhch condicionaron a la SEP que sí aceptarían a Irene López si a cambio era destituido el subdirector administrativo José Romero Molina.

Los tutores señalaron que Molina negocia y vende los lugares en el Cenhch y actúa en complicidad con las diferentes asociaciones de padres de familia que hay en la escuela del bulevar 5 de Mayo.

Durante el tiempo que no hubo director general en el Cenhch ocupaba el cargo el director general de Centros Escolares de la Secretaría de Educación Pública José Ramón Iglesias García.

Llamó la atención que días antes también se designó a la nueva directora general del Centro Escolar Licenciado Miguel Alemán (CELMA) en San Pedro Cholula, Liliana Castillo Terreros, ex diputada y esposa del actual diputado federal por Cholula Miguel Ángel Huepa Pérez.

Esto a pesar de la inconformidad de los padres de familia, quienes dijeron que Liliana Castillo carece de experiencia en el sector educativo.

Durante su gestión como rectora de la Universidad Tecnológica de Tecamachalco, Irene Aguilar López sumó la histórica cantidad de 23 despidos injustificados en cuatro meses.

De esa cifra, ocho eran empleados administrativos, más 15 agentes de seguridad y vigilancia, algunos de estos hasta con 15 años de antigüedad; además, perdió las relaciones con otros países para intercambios estudiantiles, a los que no les dio prioridad.

Con estos cambios desarticuló áreas vitales como la académica, donde además realizó movimientos dentro de las Direcciones de Carrera, situación que generó inestabilidad en la comunidad escolar, porque el cambio caprichoso de profesores y directores.

En su momento, alumnos y personal docente de la Universidad Tecnológica de Tecamachalco denunciaron que eso movimientos son resultado de cuestiones personales y no con base en las necesidades de la comunidad universitaria.

Incluso señalaron que hubo cerrazón para tratar asuntos netamente académicos, como lo relacionado con títulos profesionales o para resolver asuntos relacionadas con actividades deportivas.

Antes de fungir con rectora de la universidad, Irene Aguilar se desempeñó como directora de un bachillerato del Cobaep, plantel 14 Las Margaritas, y llegó a ocupar tal cargo en Tecamachalco en abril de 2014.

Finalmente, refirieron que la SEP jugó un papel de solapamiento en las designación de Irene López, pues avaló movimientos injustificados y aprobó nombramientos de personas que no cumplen con el perfil de acuerdo con lo que marca el Decreto de Creación de la Universidad, como en el caso del director de Finanzas, quien de profesión es ingeniero civil.