Sí les cobraban cuotas a policías de barrio para trabajar en Tetitzintla

Tehuacán. Los policías de barrio en San Nicolás Tetitzintla eran obligados a pagar una cuota de 300 pesos semanales para poder trabajar en esa junta auxiliar según lo que ellos mismos declararon, al momento de pedir que se ponga orden en esa corporación por parte del ayuntamiento y solicitar que se despida al comandante, José Mellado.

Según lo que revelaron los elementos, ninguno de ellos recibe un salario por parte de la presidencia auxiliar, más bien  “nos cobran por trabajar” declararon al tiempo de explicar que sus ingresos por el trabajo prestado los obtienen a través de cooperación voluntaria que les dan los vecinos.

Para ello recorren casa por casa la comunidad para pedir el apoyo de los pobladores, pero no todos contribuyen con ellos y por lo tanto a veces lo que reúnen es muy poco de modo que no les alcanza para cubrir los 300 pesos que les exigen para permitirles seguir operando en la junta auxiliar.


Ninguno de ellos sabe si el dinero que entregan ingresa a las arcas de San Nicolás Tetitzintla; el presidente auxiliar, Juan Romero Flores, aseguró que el dinero es para poderles brindar apoyo a los mismos policías en caso de que lo necesiten, pero los quejosos aclararon que jamás han recibido ayuda alguna.

Se dijeron cansados de los abusos del comandante, quien recientemente fue detenido por portación ilegal de arma de fuego, sin embargo ya alcanzó su libertad y de inmediato volvió a ponerse al frente de la corporación.

Ante ello exigieron que no se permita el regreso de esa persona, sino que se le dé de baja definitiva puesto que no están dispuestos a seguir tolerando los abusos y humillaciones que aplica hacia los policías.

Todo lo anterior lo expusieron ante el síndico, Miguel Ángel Romero Calderón y el presidente auxiliar, por lo cual se llegó al acuerdo de que este día habrá una reunión para definir con Seguridad Pública Municipal los mecanismos para que se resuelvan todos los conflictos existentes.

De inicio el síndico se comprometió a la cancelación del cobro de cuotas y adelantó que buscarán los mecanismos para permitirles seguir trabajando en la junta auxiliar, aunque bajo un esquema diferente a fin de que las autoridades tanto auxiliares como municipales tenga mayor control sobre la labor de esos policías y se vigile que realmente cumplan con su deber, ya que existen quejas constantes donde se les acusa de actuar con abuso de autoridad.