Posible extinción del guacamayo azul es solo la punta del iceberg: ONG

La organización BirdLife informó que el guacamayo de Spix o guacamayo azul, cuya desaparición se ha difundido en redes sociales, está a punto de ser declarado extinto en estado salvaje, pero aun viven 60 u 80 ejemplares en cautiverio. Foto tomada de WildLife.org

Un total de ocho especies de aves, entre las que se encuentra el guacamayo azul, estarían en camino hacia la extinción, según un estudio de la organización internacional BirdLife sobre la situación que guardan ejemplares en peligro crítico.

Este diagnóstico se da luego de ocho años de analizar la situación de al menos 51 especies de aves en peligro crítico, que dio como resultado la posibilidad de que ocho de estas, entre ellas dos de guacamayo, estén ya extintas, informó BirdLife en su portal de Internet.

Lo anterior ha traído como consecuencia una serie de difusiones en redes sociales sobre la extinción del guacamayo azul o guacamayo de Spix (Cyanopsitta spixii); sin embargo, mencionar solo a esta especie es quedarse con la imagen de la punta del iceberg.


En realidad, el problema podría ser más grave, pues los estudios realizados por BirdLife revelaron que además de existir la posibilidad de ocho extinciones, el problema se presenta a escala continental y no en islas.

Stuart Butchart, investigador de BirdLife, recordó que en los siglos recientes, 90 por ciento de las extinciones de aves se dieron en islas; sin embargo, nuestros resultados confirman que hay una creciente ola de extinciones que se extiende por los continentes, impulsada principalmente por la pérdida de hábitat y la degradación de la agricultura y la tala insostenibles, detalló el científico en un artículo.

En cuanto al guacamayo azul, BirdLife aclaró que esta ave endémica de Brasil aparentemente fue aniquilada en el medio silvestre como resultado de la deforestación y otros factores, como la creación de una presa y la captura para el comercio.

A pesar de ello, una población estimada entre 60 u 80 ejemplares persiste en cautiverio, de ahí que se sugiere que la clasificación en la que se encuentra este ejemplar cambie a extinto en la naturaleza. A ello se suma un avistamiento en 2016, cuando investigadores detectaron un ejemplar libre de guacamayo azul en la selva, lo que despertó la esperanza de que la especie pudiera persistir en la naturaleza; sin embargo, ahora se sospecha que solo se trató de un ejemplar que se escapó del cautiverio.

Es importante destacar que, además del guacamayo azul, existen otras especies que podrían declararse extintas: el cryptic treehunter (Cichlocolaptes) y el mazarbarnetti alagoas Foliage–gleaner (Philydor novaesi), ambos de Brasil, y el poo-uli (Melamprosops phaeosoma), de Hawaii.

Dichas aves no han sido vistas en vuelo desde 2004. De hecho, ese mismo año el último individuo cautivo de poo–uli murió, lo que lleva a declarar a estas especies en completa extinción.

Los datos también sugieren que otras cuatro especies deberían ser reclasificadas como en peligro crítico (posiblemente extintas), una categoría que indica que la especie es altamente probable que se haya extinguido, pero se requieren más esfuerzos de búsqueda antes de poder declarar definitivamente su extinción.

Estas especies son lorikeet(Charmosyna diadema) de Nueva Caledonia, avistado por última vez en 1987; el Vanellus macropterus, de Java (1994); Glaucidium mooreorum, de Pernambuco (2001), y otro guacamayo, Anclorhynchus glaucus, de Glaucous (1998).

Por lo pronto, el guacamayo de Spix está a punto de ser declarado extinto en estado salvaje, de manera que los ejemplares que prevalecen en cautiverio constituyen una esperanza, siempre y cuando puedan ingresar a un programa similar al que ingresó el cóndor de California y que es un ejemplo de recuperación.

De acuerdo con los parámetros definidos por organismos de conservación biológica internacional, para declarar extinta a una especie es necesario que se señale que se le dejó de ver por un tiempo considerable en estado libre y que su porcentaje de población haya sido determinado en menos de 0.1 por ciento.

En caso de que exista una población cuyo porcentaje sea de 0.5 por ciento, la especie se clasifica como posiblemente extinta y no se determina su absoluta desaparición hasta que se haya realizado una estricta observación que determine la imposibilidad de recuperarla.

De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, de un total de 187 extinciones registradas desde el año 1500 a la fecha, 90 por ciento se han dado en especies insulares.

Entre los principales motivos de esas desapariciones se encuentran las especies exóticas invasoras (46 por ciento) y la caza o captura (26 por ciento), aunque las condiciones registradas en años recientes podrían revelar un cambio debido a la extensión de las manchas urbanas y el cambio de uso de suelo sin visión sustentable.

Con información de La Jornada