Por violencia exacerbada lleva dos semanas tomada la alcaldía de Xochitlán Todos Santos

Pobladores de Xochitlán llevan dos semanas tomando el palacio municipal de dicha entidad, ya que la violencia e inseguridad están a la orden del día.

Desde hace dos semanas pobladores de Xochitlán Todos Santos mantienen tomada la presidencia municipal por el aumento exacerbado de la violencia e inseguridad en la localidad, la cual es colindante con la zona del triángulo rojo.

Este lunes, durante una reunión en Casa Aguayo, los inconformes denunciaron que los representantes de la Secretaría General de Gobierno del estado (SGG) rompieron el diálogo, después de condicionar la entrega del inmueble.

Incluso, acusaron que el director de Gobierno, Luis Carlos Migliavacca, los amenazó con enviar a la Policía Estatal antimotines y hasta de cárcel si para la tarde de ayer no liberaban las instalaciones de la alcaldía.


En ese sentido, los agraviados responsabilizaron a Migliavacca y a la SGG de cualquier situación que salga de control en el municipio de Xochitlán Todos Santos.

Argumentaron que no es la primera vez que se dan enfrentamientos y hasta muertos en los municipios del estado de Puebla, donde la autoridad ha hecho uso excesivo de la fuerza pública para desalojar a manifestantes.

Los lugareños informaron que Xochitlán es un municipio colindante con Tecamachalco, donde se suscitó la semana pasada un enfrentamientro entre elementos de la Marina Armada de México y bandas dedicadas al robo de combustible a Pemex.

El saldo de la refriega fue el abatimiento del líder regional de la organización criminal de Los Zetas, Pablo Arcenio “N”, conocido como el jefe de El Bukanas y con influencia en los límites de los estados de Puebla y Veracruz.

También fue identificado Rosendo “N”, alias El Compadre, ambos integrantes del grupo delictivo La 35 Z, informó la Fiscalía General del Estado (FGE) de Puebla.

Desde el pasado 18 de septiembre, la presidencia municipal de Xochitlán está tomada por un grupo de lugareños quienes exigen al alcalde Demetrio Vallejo Juárez mayor seguridad o de lo contrario que renuncie al cargo.

En esa ocasión, a la falta de justicia los pobladores intentaron linchar a un presunto ladrón de ganado, lo cual derivó en la toma del palacio municipal hasta estos días.

El enojo de los habitantes fue porque las autoridades dejaron en libertad al supuesto delincuente.

El presunto ladrón fue detenido en flagrancia por los propietarios del ganado, quienes lo trasladaron a la presidencia municipal; sin embargo, cuando el inculpado fue puesto a disposición de la Policía Municipal, esta lo dejó en libertad.