Acusan a candidato de Acción Nacional de compra de votos en la Sierra Negra

Alrededor de 14 presidentes auxiliares se pronunciaron contra Ignacio Salvador Hernández en una rueda de prensa ■ Foto Elizabeth Rodríguez

Ajalpan. Presidentes auxiliares, inspectores y representantes de comisariados ejidales de este municipio acusaron al candidato de la coalición “Por Puebla al Frente” a la presidencia municipal, Ignacio Salvador, de realizar compra de votos y tratar de sembrar la división entre las comunidades de la Sierra Negra.

En rueda de prensa señalaron que están indignados porque en diferentes momentos Ignacio Salvador ha tratado de obligar a las comunidades para que le den su apoyo en la campaña; sin embargo, señalaron que la gente ya no lo quiere porque cuando fue presidente municipal, por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se olvidó de todos los pueblos que lo llevaron al poder.

Expresaron que al no recibir apoyo de los líderes de las comunidades, Salvador Hernández comenzó a correr el rumor de que cada uno de los presidentes auxiliares recibió hasta 100 mil pesos para promover el voto a favor del tricolor, con lo que ya les generó problemas, por lo que le exigieron que si tiene pruebas las muestre o de lo contrario que ofrezca una disculpa, ya que esos señalamientos pueden generar desencadenar hasta un conflicto social fuerte.


Fueron alrededor de 14 presidentes auxiliares los que se pronunciaron contra Salvador Hernández, quienes aclararon que todos los candidatos tienen la posibilidad de exponer sus propuestas ante los habitantes, aunque reconocieron que por usos y costumbres las poblaciones toman la decisión de ir con uno.

Eucario Pedro Olivares, presidente del comisariado ejidal de Cuautotolapan, aseveró que Ignacio Salvador está enfermo de ambición, pero la gente ya no lo quiere y es por eso que se siente desesperado y anda ofreciendo dinero para poder conseguir votos.

Cabe resaltar que Ignacio Salvador fue presidente municipal por el PRI, posteriormente se postuló como candidato a diputado por el Partido Nueva Alianza (Panal) y en esta elección recibió el respaldo del Partido Acción Nacional (PAN) para tratar de repetir en la alcaldía.

Su nombramiento como candidato del albiazul fue cuestionado por los mismos militantes panistas, quienes se pronunciaron en contra, al considerar que en los cuadros de ese instituto político existe gente con más capacidad y arraigo que merecía tener la oportunidad de participar en la contienda.

Pese a la inconformidad de los panistas la dirigencia estatal decidió mantener al ex presidente en la candidatura, lo que causó que varios de los militantes advirtieran que aplicarán voto de castigo contra su partido.