Parecen viejas

Para qué lanzar frases corrosivas en tribuna si al final todas y todos los legisladores extienden la mano para recibir dinero y comprar un coche. Si con esta compra nos garantizan que estas 32 cabezas trabajarán profesional, ética e inteligentemente, deberíamos hacer la vaquita para comprarles dos más. Tantas necesidades en el estado, tantas y tantos sin trabajo y 32 personas sacándose la rifa del auto sin comprar boleto.

El momento es pertinente para exigir que nadie más suba a la tribuna con discursos que apuestan a la denostación barata. Urgen diputadas y diputados con argumentos inteligentes, firmes y propositivos que logren acuerdos con responsabilidad republicana (acaso su nuevo auto les sirva para cabildear seriamente).

Lo dicho en tribuna la semana pasada por la legisladora Evangelina Paredes Zamora, específicamente las frases “incumplimiento de la palabra de unos diputados que parecen viejas” y “cuando la perra es brava…”, no puede  ni debe quedarse como una anécdota más y menos aún como algo a lo que hay que acostumbrarnos. Estas palabras, con una profunda carga misógina y discriminatoria, no deben ser toleradas, pues de hacerlo estaremos favoreciendo el hecho de que en tribuna estas personas se comporten sin ninguna dignidad; ya tenemos antecedentes bastante deplorables en las anteriores legislaturas y con todo y coche, por lo menos la anterior y ni siquiera nos informaron qué modelito se llevaron.


Es claro que quienes vivimos en esta tierra de pan de maíz y puntalmente quienes representamos a más de la mitad de la población y del padrón electoral no merecemos descalificaciones que denigren a la figura femenina. Con su dicho, la señora legisladora da una clara muestra de la magnitud de la violencia de género y peor aún de su naturalización.  Y claro, como las mujeres no tenemos palabra, se justifica, por ejemplo, que en el muro de honor del recinto legislativo no exista el nombre de una sola por su aportación social o mucho menos que las y los legisladores trabajen por garantizarnos los derechos.