Desde todos los espacios

Hace falta más que buena intención, hace falta mucho más que mediatizar temas, hace falta mucho más que la exigencia; por supuesto a todo mundo nos indigna y nos escandaliza el conocer hechos de abuso y de injusticia, sólo que no basta si no somos capaces de generar cambios en nuestros entornos próximos. Sí, cambios basados en el respeto de los derechos humanos, incluso de aquellos que ha cometido el abuso y la injusticia; es imposible defender derechos humanos trasgrediendo derechos. No existe justicia en mano propia, existe venganza que no permitirá salvaguardar el derecho a la verdad y el principio de no repetición.

La tarea no es nada fácil y el dolor es infinito; por ello, desde todos los espacios debemos dar lo mejor de sí, para evitar que la violencia que ha escalado hasta niveles espeluznantes deje de amenazarnos. Los feminicidios, la trata de personas, las desapariciones, la homofobia, los embarazos tempranos, el matrimonio infantil, los abortos clandestinos y todas las violencias sustentadas en la desigualdad de género, deben ser detenidas desde todos los espacios, sin menoscabar la responsabilidad de las autoridades; la tarea es de todas y todos los integrantes de la sociedad.

No podemos avanzar si por un lado se hacen consignas pro derechos y, por el otro, se generan conductas que denigran y menoscaban e incitan a la violencia; hay que ver los discursos de odio que inundan las redes sociales; hay que ver las intolerancias que todas y todos debemos auto examinar y, en congruencia, encontrar caminos que nos permitan impulsar formas de convivencia más igualitaria y pacífica, sin renunciar jamás a nuestro derecho al disenso.


Las violencias extremas surgen de sutilezas; los feminicidios, la trata de personas y las violencias de género son una realidad en Tlaxcala, son años y años en que se han documentado y la percepción es que se acrecientan cada día más y socialmente no podemos desatender nuestra corresponsabilidad por acción u omisión. ¿Quiénes saben qué ha sucedido con la presentación del informe del Estado mexicano ante el Comité Cedaw? ¿Cómo traducimos la indignación en algo más que ocurrencias para fortalecer mecanismos para prevenir, atender, sancionar y erradicar las violencias?