Jueves, 7 de abril de 2011
La Jornada de Oriente - Puebla - Ecología
 
 

Valsequillo no es una zona apta para el desarrollo industrial, advierte López Vargas

 
MARTÍN HERNÁNDEZ ALCÁNTARA

La urbanista Varinia López Vargas advirtió que en la reserva territorial que el gobierno estatal pretende construir en la zona de la presa Manuel Ávila Camacho, en Valsequillo, no es apta para el desarrollo industrial y tiene varias limitantes para el desarrollo de complejos habitacionales, por lo que debe valorarse con sumo cuidado los proyectos que las autoridades quieran realizar ahí.

El pasado 29 de marzo, el gobernador Rafael Moreno Valle anunció la creación de una nueva reserva territorial para la zona metropolitana de Puebla, y aunque admitió que todavía no estaba determinada la región de donde se obtendrán las tierras para realizarla, adelantó que contará con un parque industrial, un área para servicios y otra para el desarrollo de viviendas sustentables.

El mandatario explicó que el análisis para escoger los terrenos en donde habrá de instaurarse la nueva reserva territorial lo hará con la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett) y dependería  de factores medioambientales, como la flora, la fauna y la disposición de mantos acuíferos. Esta semana, el titular de la Secretaría de Infraestructura, Antonio Gali Fayad, confirmó que la reserva se ubicaría en 560 hectáreas de Valsequillo.

“Se ha hablado en algunos medios de desarrollo industrial para la zona de Valsequillo en la reserva que se quiere instaurar. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con esto, ya que la zona no es apta para contener este tipo de usos. Debemos recordar que existen en el área metropolitana varios complejos o terrenos con vocación industrial que no han sido ocupados en su totalidad, lo que genera una sub utilización del suelo en áreas que si cuentan con la infraestructura, accesibilidad y condiciones aptas para ello”, advirtió la investigadora del Colegio de Diseño Urbano Ambiental de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP).

López Vargas es una conocedora a profundidad de la región de Valsequillo, pues en 2004 obtuvo el grado de Doctora en Urbanismo por la Universidad de Valladolid con la tesis: “El papel de los asentamientos periféricos en la configuración espacial de la ciudad de Puebla (caso de estudio zona sur)”.

En una entrevista con La Jornada de Oriente, la académica expresó que la zona de Valsequillo presenta un potencial territorial importante para desarrollar proyectos sustentables en donde se incluya de manera equitativa a los pobladores de las comunidades.

Explicó que el norte de la presa de Valsequillo “ya no hay mucho suelo por ocupar”, pues el crecimiento que se ha operado en la ciudad de Puebla desde hace lustros “está muy lejos de proporcionar a sus habitantes una buena calidad de vida en un medio ambiente sano. por el contrario: se ha depredado los ecosistemas atmosférico, hídrico y edáfico que sirven de soporte a las actividades humanas”.

“Es por esto que la zona de Valsequillo representa la última oportunidad que tenemos dentro del municipio de generar acciones que tiendan a la sustentabilidad territorial”, aseveró.

López Vargas, quien también fue funcionaria de la Secretaría de Gestión Urbana y Obras Públicas de los ayuntamientos que encabezaron los priistas Enrique Doger Guerrero y Blanca Alcalá Ruiz, manifestó que los promotores de la reserva en Valsequillo deben tener una visión integral del territorio como patrimonio y una visión de amplio respeto por el medio ambiente natural, la cultura y actividades de quienes habitan en las localidades de la zona, para que los proyectos que se generen no expulsen a los pobladores a otros sitios, deteriorando sus ya de por sí vulnerables condiciones de vida.

“Por el contrario las acciones necesariamente tendrían que incluirlos, no como mano de obra de industrias, ni tampoco como albañiles en las urbanizaciones que pretenden realizarse, ni como empleados de posibles complejos o unidades turísticas”. aseveró.

La arquitecta agregó que los habitantes de las comunidades deberían verse favorecidos con apoyo de instituciones públicas, recursos federales y estatales para la puesta en marcha de proyectos productivos sustentables que les permitan impulsar las actividades locales, capitalizarse familiarmente e ir participando del desarrollo económico y social de la zona en un entorno que ofrezca servicios ambientales de calidad a todos los habitantes de la región. “Se requiere incursionar en proyectos innovadores e incluyentes con una amplia participación social responsable y respetuosa de los actores involucrados en el área”, abundó. 

–¿Cuál es la vocación del suelo en la zona de Valsequillo? –se le preguntó.

–La vocación del suelo en la zona es diversa: agrícola, de actividades de investigación basadas en el recurso hídrico y el medio ambiente natural, de conservación y reforestación, de desarrollo de proyectos sustentables de vivienda y de desarrollos turísticos por mencionar algunos.

López Vargas explicó que, derivado de los resultados presentados para la zona de Valsequillo en el Programa Municipal de Desarrollo Urbano Sustentable de Puebla vigente, “se establecieron una serie de capas temáticas indicativas de posibles peligros y riesgo como hundimientos, sismicidad, deslave y densidad de fracturamiento, amén de una capa de  vegetación irreductible, lo que limita en una importante extensión territorial los usos de suelo que pudieran establecerse, el no considerar estas capas de manera seria en las nuevas clasificaciones de usos sería un acto irresponsable que podría poner en peligro a los habitantes de los desarrollos que pudieran establecerse”.

La urbanista recordó que  finales de la anterior administración municipal se estableció en el área de Valsequillo una declaratoria de Zona Natural Protegida en la porción municipal que corresponde a la Sierra del Tentzo. 

“La declaratoria es un primer paso para poder preservar la riqueza biótica del luga con amplios beneficios para los habitantes de una región más amplia, inclusive de la propia ciudad de Puebla. Sin embargo para poder preservar, restaurar y conservar la Sierra del Tentzo se requiere realizar las declaratorias de los municipios aledaños e implementar programas y acciones específicos que permitan impulsar la zona con proyectos sustentables que garanticen su permanencia y la inclusión de los habitantes de los alrededores” explicó.

Advirtió que si las declaratorias no ocurren “se repetirá la historia de proyectos muy anunciados con amplio beneficio social, que sólo incluyen a unos cuantos en detrimento del medio ambiente natural y de las condiciones de vida de quienes habitan en la zona, perdiendo la oportunidad de un verdadero desarrollo integral y sustentable territorialmente hablando con altos costos económicos, medio ambientales, de salud y otros para la población de todo el municipio y de los municipios aledaños”.

 
 
Copyright 1999-2011 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV