Domingo, abril 11, 2021

Recomendamos

En condición de vulnerabilidad alta, 19 especies de la laguna de Acuitlapilco: especialista

-

-

- Anuncio -

A la fecha, en la laguna de Acuitlapilco (ubicada en el municipio de Tlaxcala), han sido identificadas 132 especies de aves, de las cuales alrededor de 19 se encuentran en vulnerabilidad alta, entre ellas el colibrí ‘lucifer’, la garza ‘tricolor’ y el pelícano blanco americano, advirtió el especialista Juan Carlos López Domínguez.

Precisó que este conjunto de ejemplares se encuentra en el inventario de avifauna generado por la plataforma Naturalista, a partir de la cual analizó la relevancia biológica de cada uno, respecto de diversos criterios previamente elaborados a nivel nacional e internacional, como endemismo, valores de vulnerabilidad y residencia.

- Anuncio -

En la videoconferencia “La avifauna de la Laguna de Acuitlapilco”,  que impartió a través de la Red Global de Jóvenes por la Diversidad Capítulo México (GYBN México), explicó que esas 132 especies se clasifican en 43 familias y 99 géneros. “Es un número bastante interesante”, subrayó.

Describió que en el caso de las pertenecientes a la familia ‘Scolopacidae’, una de las más abundantes, se le puede observar en la periferia de este cuerpo de agua en búsqueda de comida; se caracteriza por la variedad de picos y el largo de sus patas. En este grupo localizan las aves comúnmente llamados ‘playeritos’, ‘costureros’ y ‘sarapitos’; son relativamente pequeñas.

La segunda familia con más especies es la de los patos, de las cercetas, de los gansos, entre ellos se encuentra uno de los más populares conocido como “pato cucharón”. En este cuerpo de agua se puede observar a la “cerceta de alas azules”, cuyo rasgo distintivo en una media luna en su cara, realzó al describir la belleza de esta fauna, como la del “pato tepalcate”, distinguido por tener un contraste impresionante de colores.

- Anuncio -

En la tercera se agrupan las calandrias y los tordos, entre otros. La cuarta clasificación “quizá sea la más representativa de las aves acuáticas” y reúne a todas las que genéricamente se les llama garzas, entre ellas la más común es la ‘blanca’, su tonalidad resalta con la de la vegetación de este lugar, explicó.

En este espejo de agua también se pueden observar falcones, pelícanos, colibríes, cardenalitos, gorriones, palomas, golondrinas, gaviotas y águilas, entre otros.

Sin embargo, acentuó que en la laguna habitan especies exóticas, como la “paloma turca de collar”, pues no son propias del país, pero son fáciles de encontrar. Aunque, desde el punto de vista ecológico, “no es conveniente tenerlas porque al invadir podrían afectar la biodiversidad nativa”.

Al respecto, dijo que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) es la instancia oficial con atribuciones para normar especies exóticas invasoras, como las presentes en este humedal: garza ‘ganadera, gorrión ‘doméstico’, estornino ‘pinto’ y la paloma  mencionada anteriormente.

El también maestro en Ciencias Ambientales comparó que la laguna de Atlangatepec, ubicada en el centro del estado, la cual es artificial y 17 veces mayor que Acuitlapilco, cuenta con un registro menor, de 120 especies de aves.

Conveniente generar programas específicos de protección

Asimismo, puntualizó que el valor de vulnerabilidad de las especies es un criterio propuesto por un estudio nacional para evaluar el estado de conservación de las aves; los parámetros considerados son el tamaño de población, la distribución en época de reproducción y en la no reproductiva y las amenazas en esas etapas, y la tendencia poblacional.

“Estos valores varían entre cuatro y 20, mientras mayor sea el índice, es más vulnerable. De acuerdo a ese esquema nacional”, para el caso de Acuitlapilco, 19 especies tendrían entre 12 y 16, lo cual significa una mayor fragilidad.

Dentro de este grupo están las Calothorax lucifer (colibrí lucifer), Selasphorus Rufus (zumbador canelo), Pluvialis dominica (chorlo dorado americano), Pluvialis squatarola (chorlo gris), Recurvirostra americana (avoceta americana), Calidris bairdii (playero de baird), Calidris himantopus (playero zancón), Calidris melanotos (playero pectoral) y Limnodromus scolopaceus (costurero pico largo).

También, Limosa haemastica (picopando del este), Tringa flavipes (patamarilla menor), Tringa solitaria (playero solitario), Icterus abeillei (calandria flancos negros), Icterus wagleri  (calandria de Wagler),  Myioborus pictus (pavito alas blancas), Ptiliogonys cinereus (Capulinero gris),  Campylorhynchus jocosus (matraca del Balsas), Egretta tricolor (garza tricolor), Pelecanus erythrorhynchos (pelícano blanco americano) y Aechmophorus clarkii (achichilique pico naranja).

Aclaró que hablar de vulnerabilidad no es sinónimo de “peligro de extinción”, pues el único criterio oficial y legal con el que podría hablar de la segunda de esas condiciones, sería si las especies referidas estuvieran incluidas en la NOM-059-SEMARNAT-2010, “y no es el caso. No existen especies de aves de Acuitlapilco que se encuentren en esta norma”.

Lo conveniente para el manejo de estos ejemplares en esta situación, sería generar programas específicos de conservación para cada una de ellas, agregó.

El ser humano interrumpe el equilibrio ecológico en la laguna

El especialista planteó la pregunta de cómo organizarse para preservar  toda la riqueza biológica hallada en este cuerpo de agua, la cual es regulada por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), por decreto, pero reparó en que aún falta concretar la delimitación territorial, la cual se ha retrasado debido a un problema socioambiental.

Recordó que “afortunadamente” existe un programa parcial de desarrollo urbano creado en el año 2016, publicado en el Periódico Oficial del gobierno del estado, el cual debe aplicarse a través de la Secretaría de Obras, Desarrollo Urbano y Vivienda (Secoduvi), con la finalidad de regular el uso de suelo, pero aún hay “faltantes importantes” .

“Las posibilidades de conservación están latentes; por una parte, inscribir a esta laguna en el padrón  de la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional (Ramsar), de la cual México forma parte”, citó.

Otra forma de preservación –enfatizó– es decretar a este espejo de agua como Área Natural Protegida (ANP), “si nosotros, los vecinos interesados, las autoridades y todos los que quisiéramos participar pudiéramos llegar a ese consenso de la estrategia que conviene”.

Precisó que en Acuitlapilco no está autorizada la cacería por parte de la Semarnat y que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) se encarga de vigilar el área.

“La disponibilidad de agua (en función de la precipitación), principalmente, pero también las condiciones, la superficie, la extensión y el volumen son características que determinarán la abundancia y presencia de ciertas especies”, remarcó.

Lamentó que el ser humano “está interrumpiendo este equilibro; estamos modificando el terreno, tapando barrancas, construyendo en barrancas, obstruyendo los desagües naturales y cambiando el uso del suelo que impiden el flujo natural del agua y por tanto disminuyen la captación; queda claro que si la calidad y cualidad de este líquido dependerá de lo que capte la cuenca, ahí estamos cometiendo un pecado muy grande con nuestras acciones”.

Hasta el momento, a través de Naturalista, 16 personas han realizado dos mil 400 observaciones en Acuitlapilco. Explicó que esta plataforma es un proyecto de ciencia ciudadana a nivel internacional y que en México es coordinada por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

Con 300 impugnaciones, buscan que Morena repita selección de candidatos en Puebla

La designación de candidatos en Morena enfrenta más de 300 impugnaciones tan sólo en Puebla, dio a conocer el consejero estatal Edson Armando Cortés...
- Anuncio -