Martes, junio 25, 2024

Un verdadero hombre

En fechas recientes, el partido Morena ha difundido en sus redes sociales la imagen de una playera con la frase “Un verdadero hombre no habla mal de López Obrador”, con una muerte indicando guardar silencio; esta prenda también fue “presumida” por Jenaro Villamil, titular del Sistema Público de Radio y Televisión del Gobierno de México.

Esta imagen no es graciosa y no puede frivolizarse como lo ha hecho el ex ministro de la SCJN, hoy venido a promotor de la candidatura presidencial morenista, Arturo Zaldívar al calificar esta imagen como un simple meme. Si bien la imagen de la muerte silenciando es un mensaje amenazante para quien cuestiona, la frase y los discursos que buscan minimizarla hacen evidente que México continúa siendo machista, ya que su carga es profundamente violenta para los hombres, pero también es detonante de altos riesgos que vulneran la integridad y la vida de mujeres y niñas.

“Un verdadero hombre,,,” afianza las ideas dañinas que acompañan a la masculinidad hegemónica: la que utiliza la violencia como medio de control, dominio y sometimiento; aquella que sostiene que el abuso, el acoso y la agresión refuerzan la hombría y que los hombres no están hechos para el cuidado ni para autocuidarse. Esta frase también evidencia la fragilidad de esta masculinidad que busca a toda costa imponer su visión, creencia y pensamiento, esa pretenciosa y soberbia que cree que siempre tiene la razón y es incapaz de enfrentar un cuestionamiento olvidando que en una verdadera democracia disentir, respetar las diferencias y ser tolerantes son esenciales para garantizar una convivencia social donde la dignidad de las personas sean el eje de toda acción de gobierno.

En lugar de banalizar estas palabras, Arturo Zaldívar debería retomar su propia cita: “El lenguaje inclusivo no pretende ser correcto. Todo lo contrario, pretende cambiar la realidad, desafiarla y transformarla. Busca poner en entredicho uno de los productos del patriarcado, en la misma manera en que muchas normas jurídicas han debido modificarse para dejar de ser discriminatorias. Si el lenguaje inclusivo incomoda, es porque nos confronta con nuestro propio sexismo; nos obliga a cuestionar el mundo tal como lo conocemos, nos obliga a ver lo que siempre ha sido invisible”.

Más recientes

Lee y Mejía llegan a reforzar a los Lobos Plateados

El poste norteamericano llega desde la liga uruguaya a reforzar a la jauría
- Anuncio -
- Anuncio -