Podría triplicarse paso de migrantes al albergue; arriban 100 en solo un día

Apela Dávila a la solidaridad de la sociedad para donación de ropa y alimentos

El albergue “La Sagrada Familia” ha registrado un incremento en el paso de migrantes centroamericanos en grupos de 100 a 150 personas, por lo que de continuar esta tendencia el flujo podría triplicarse en este mes, respecto de agosto y septiembre, informó Elías Dávila Espinoza, representante de esta casa.

Refirió que en los países de Centroamérica los gobiernos aplicaron todas las normas sanitarias por la pandemia de Covid-19, entre ellas el confinamiento, razón por la cual se redujo el tránsito hacia México, pero al realizar cambios para ampliar la movilidad, “han comenzado a salir nuevamente”.

Ellos –señaló– tienen el problema de que falta de dinero para comer, por eso hace unos días fue anunciada la partida de una caravana de Honduras, ya no pudo pasar y se regresó; pero las personas siguen cruzando en conjuntos más pequeños. Hace una semana llegaron en grupos de 100 a 150 integrantes y antier, de 100.


“El problema es que su presencia incrementa en esta temporada invernal, en la que se exponen a bajas temperaturas cuando ingresan a territorio tlaxcalteca, donde el clima es más frio, comparativamente con el de Chiapas, Tabasco y Veracruz, entidades de las que provienen”, subrayó.

Acentuó que por esa razón el albergue solicita a la sociedad donaciones de ropa para esta época del año, ya que la población migrante continuará su camino hacia el norte del país, donde el termómetro desciende mucho más.

Sin embargo, resaltó que en el caso de alimentos, es necesario el apoyo con arroz, lenteja, frijol, aceite y otros productos no perecederos, así como verduras, ya que de continuar este ritmo en el flujo migratorio, “no alcanzará lo que se tiene”.

A pesar de que llegan tras haber permanecido varias horas a temperaturas bajas, hasta el momento no se han detectado enfermedades graves -indicó-, además, se ha seguido el protocolo básico para asegurar que no presentan fiebre o algún síntoma del Covid-19. Las medidas sanitarias son permanentes, como el lavado de manos, el uso de gel, mantener la sana distancia y la higiene en general dentro de las instalaciones.

Recalcó que en esta temporada del año las y los migrantes que viajan a bordo del ferrocarril están en riesgo mayor de adquirir una enfermedad respiratoria, pero ahora se suman la influenza y el coronavirus, por lo que deben tener más precauciones.

En medio de esta emergencia sanitaria el proceso de registro de personas que arriban en grupos numerosos a esta casa, se ha tornado más lento ya que a cada una se le toma la temperatura, se le aplica gel y se le piden sus datos básicos.

“Eso también implica más trabajo para quienes colaboran voluntariamente, pero lo hacemos con gusto y es una muestra a la población para que no veamos a la migración como un problema sino como una oportunidad de ayudar”.

Apeló a la solidaridad de la sociedad para contar con víveres suficientes, porque de seguir este comportamiento en el paso de migrantes, la cifra podría triplicarse, comparativamente con el mes anterior cuando llegaron a solicitar atención aproximadamente 209, mientras que en agosto fueron cerca de 107.