Martes, agosto 9, 2022
- Anuncio -

Transformar riscos y peñascos en pan de maíz

Destacadas

Prepara gobierno decreto para multar a negocios que no respeten lineamientos contra Covid–19

El gobierno de Lorena Cuéllar Cisneros dará un enfoque totalmente diferente en la estrategia de atención y contención de...

Toma protesta Lorena Cuéllar a funcionarios del gabinete legal y ampliado

La gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros tomó protesta de ley a los integrantes de su gabinete legal y ampliado de...

Recibo un estado en condiciones desfavorables, reconoce Cuéllar al rendir protesta como gobernadora

“Recibo un estado en condiciones desfavorables por muchas circunstancias, la pandemia nos ha traído como consecuencia afectaciones a la...

Transformar riscos y peñascos en pan de maíz. Reconocer que el Zahuapan es un río que provoca sarna. Pedir como prueba de amistad la muerte de un guerrero. Y, en la última cena degustar la natura de una mujer. Son estampas que nos regala la historia escrita por un mestizo que piensa como español.

Hace años tuve la fortuna de coincidir con los maestros Luis Reyes y Guillermo Aragón. Siendo Secretario de Extensión Universitaria y Difusión Cultural de la UATx. Me propusieron publicar la serie “historia de Tlaxcala”. Con títulos como Suma y Epiloga de todas las cosas de Tlaxcala e Historia de Tlaxcala de Diego Muñoz Camargo.

Por ellos conocí de la existencia de la Descripción de la Ciudad y Provincia de Tlaxcala de la Nueva España e Indias del mar océano para el buen gobierno y ennoblecimiento dellas (UNAM, 1985) pero no tuve acceso a él, hasta ahora que encontré una edición digitalizada realizada por la UNAM en 2017.

- Anuncio -

En un momento histórico en que se hace una revisión de la conquista y el papel de los tlaxcaltecas resulta interesante abrevar de la visión con la que “este mestizo, educado desde sus tiernos años como español y que a sí mismo se identificaba por tal…. (Acuña, 2017, pág. 9). “Lo cual explica el que se haya sentido más español que indio; en muchas ocasiones en sus obras al hablar de los españoles dice: “los nuestros” y para referirse a los indios habla en tercera persona” (Reyes, 1998:14)

Transcribo cuatro estampas. La primera tiene que ver con la transformación del significado del nombre de Tlaxcala. La segunda sobre el río Zahuapan. La tercera sobre la muerte de Xicoténcatl. Y, la cuarta sobre Tlahuicole, el texto completo puede encontrarse en la siguiente dirección: http://ru.iia.unam.mx:8080/bitstream/10684/101/1/tlaxcalaT1.epub

Transformar los riscos y peñascos en pan de maíz

… Está fundada en un sitio y lugar muy fuerte, en unas quebradas y cerros de una gran altura, de grandes riscos y peñascos, de donde tomó por denominación llamarse este lugar Tlaxcala, que quiere decir “en el lugar de los riscos y peñascos” hasta que se vino a corromper el vocablo y se vino a llamar Tlaxcallan, que quiere decir “lugar de pan”… (pág. 29)

La mayor parte desta población, como antes dijimos, está la parte del norte, que va subiendo desta sierra hasta las primeras mesas y lomas donde es la cabecera de Ocotelulco, que llaman la cabecera de Maxixcatzin Tianquiztlatoatzin, “señor” que decían “del mercado” porque, delante de las casas desta cabecera, había una muy grande plaza donde se acostumbraba a hacer el tianguez, que quiere decir “feria” o “mercado”, y, así llevaba este Maxixcatzin los derechos y alcabalas de las cosas que allí se vendían y se trataban y contrataban, según sus fueros antiguos.. (pág. 31)

- Anuncio -

… el cual lugar fue el primer asiento que los españoles tomaron, por estar amparados y favorecidos de este Maxixcatzin, que fue el más fidelísimo señor que hubo en esta tierra y amigo de los españoles. Y, después de ganada y pacificada toda la tierra, a, para poner a los naturales en alguna policía, por consentimiento, los señores desta república se bajaron destas laderas a poblar a este pequeño llano y ribera del Zahuatl, donde en modo castellano se han hecho y edificado muy grandes y suntuosas casas de bajos y altos, de cal y canto y argamasa, que adornan, esta ciudad en extremo grado, porque tienen sus repartimientos de plazas y calles por gran nivel y geometría, por industria de los primeros religiosos que a esta tierra vinieron, frailes de la orden del señor San Francisco,… (pág. 35)

Zahuapan. El río de la sarna

… Por la parte de abajo pasa un río no muy grande que llaman los naturales el Río Zahuatl, que quiere decir en la lengua “agua de sarna”, porque los niños que bañaban con el agua deste río les criaba sarna. Tenían los naturales desta tierra por costumbre, y la tienen, de lavar y bañar con agua fría a los niños recién nacidos, una vez en la mañana y otra en la noche, antes de acostarse a dormir, y otros los lavaban tres veces, que era a medio día, no por cerimonia, sino por su salud y natural costumbre…

“Río”, propiamente se llama atoyatl en lengua mexicana. Este río [así llamado] atraviesa por medio desta ciudad, y nace en esta provincia en un lugar que se dice Atzompan, que quiere decir “principio de agua”; éste, como digo, pasa por medio deste pueblo y, por la ribera dél, de una parte y otra, va muy poblado de casas y gentes.

Y, enfrente desta sierra y poblazón que he mostrado, están otras lomas más bajas a la parte del sur, que la vista hace a la parte del norte cuanto a la población del mediodía que ya tratamos, de suerte que, a donde queda el río, y más de media legua de la una y de la otra parte dél, hace un llano [de] poco más de mil pasos de anchos [de los de Ptolomeo], que con los cerros y lomas pobladas que la van cercando de una cabo a otro, la poblazón queda en medio, en una hoya y hondura, que pocas veces corren aires por él porque siempre se van por alto, por cuya causa hace a esta ciudad templada, que es más cliente que fría. Y está a veinte grados de su elevación… (p. 31)

Amor con muerte se paga

“.. es la tercera cabecera de Tlaxcallan, llamada la cabecera de Tizatlan … sucedió Xicotencatl …, el cual vivió más de 120 años. Y a éste halló Fernando Cortés, y le hizo muy gran recibimiento, porque entró por sus tierras, …

Tuvo este Xicotencatl muchos hijos, hombres valerosos y armados caballeros, porque tuvo más de quinientas mujeres y mancebas, y no era posible menos, sino que tuviera muchos hijos. Y, ansí, el día. Éste era tan viejo, que quieren decir que, para poder ver a del linaje de Xicotencatl. Éste, después de cristiano, no vivió tres años cabales, y le sucedió Axayacatzin Xicotencatl, su hijo, aunque tuvo el gobierno antes que el padre muriese mucho tiempo, por estar aquél tan viejo e imposibilitado.

Éste murió ahorcado en Tetzcuco, porque se volvió de la guerra de México yendo con Cortés por general de su gente; el cual, teniendo amores con una cacica muy principal señora, no pudiendo sufrir tan gran ausencia, se vino de la guerra, Y lo mismo, otras dos veces que le fueron perdonadas, no curó de mirar en lo más importante, sino que, yendo últimamente contra los mexicanos, se volvió.

Y Cortés, quejándose a la república de Tlaxcalla que como se usaba con él tan gran traición, en que se le volvían de la guerra los más principales capitanes, que no podía entender sino que era traición la que contra él se trataba para entregarle a sus enemigos; y que , si no fuese esto, que este caballero Xicotencatl había cometido traición y grande delito, y que los españoles que tal cometían que morían; por ello, que mirasen lo que les parecía y lo que en este caso se debía hacer, y que le diesen nueva seguridad de la amistad y palabra que le habían dado… (pág. 174)

Comerse la natura de su mujer

Venido de esta guerra de Mechoacán, Motecuhzoma le dio libertad para que se volviese a su tierra libremente, o que se quedase por su capitán, el cual no quiso aceptar lo uno ni lo otro. Lo uno no quiso quedar como capitán de Motecuhzuma, por no ser traidor a su patria; lo otro, él no quería volverse a su tierra, por no vivir afrentado; que se tenía por afrenta cuando ansí eran presos en la guerra, sino que habían de morir en ella o vencer.

Y ansí, pidió a Motecuhzuma que, pues no había de servir de cosa alguna, le hiciese merced de hacerlo solemnizar su muerte: de suerte, que quería morir como lo acostumbraban hacer con los valientes hombres como él. Y, visto por Motecuhzuma que no quería sino morir, mandó que se le cumpliese su demanda. Y ansí fue que, en los ocho días antes que muriese, le hicieron grandes fiestas, bailes y banquetes según sus antiguos ritos. Y, entre estos banquetes que le hicieron, quieren decir que le dieron a comer la natura de su mujer guisada en un potaje, porque, como estuviese de asiento más de tras años en México, la mujer que más quería le fue a ver para hacer vida con él, o morir con su marido, y ansí acabaron los dos en cautiverio… (pág. 203)

- Anuncio -
- Anuncio -

Más recientes

Convoca Segob a taller de capacitación para periodistas

Con el objetivo de brindar herramientas sobre seguridad física, seguridad digital, normatividad a la información, así como las consideraciones...
- Anuncio -