Sistemas de partidos en México

6440 Sistema de Partidos

¿Cuáles son los escenarios posibles en la elección de 2021 ante una nueva configuración del sistema de partidos en México? La decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) de otorgar tres nuevos registros de partido nacionales incide directamente en el actual sistema de partidos en México y en las próximas elecciones de 2021, con la resolución se contabilizan 10 partidos que podrán disputar el poder político. A decir de los magistrados, la resolución mantiene el pluralismo, la competencia y coadyuva a la democracia electoral. En ese sentido qué tanto impactará la resolución.

El sistema de partidos en México ha transitado de un sistema de partido hegemónico y luego predominante a un sistema de partidos competitivo, basta recordar que en los dos primeros no había competencia, pues éste se desarrolló en tiempos de un régimen autoritario donde a pesar de la existencia de partidos de oposición, el PRI prácticamente ganaba todo, en función de que era el partido de Estado. Con o sin fraude electoral, éste tenía el control político. En la transición política se logró avanzar de forma sistemática en la conformación de un sistema de partidos competitivo, hubo una mayor participación de las oposiciones en el gobierno, se dio la alternancia y en algunos momentos el equilibrio de poderes se asoció a los llamados gobiernos divididos, las reformas electorales fueron cimentando la democracia electoral, ésta que aún hoy se cuestiona por varias razones históricas, a pesar de ello es un hecho insoslayable que hubo un cambio político en México y el país se empezó a convertir en un mosaico de colores, en las gubernaturas, en los municipios, en el Congreso de la Unión y en los congresos locales.

Sin embargo, surgieron nuevos problemas que se asociaron al sistema de partidos, entre los que se destaca la llamada partidocracia y la concentración de la votación en al menos tres partidos políticos. El PRI, PAN y PRD fueron protagónicos en las últimas décadas en número de votos recibidos en elecciones, ocurrió en el Poder Ejecutivo, en el Legislativo y en las entidades federativas. A pesar de la existencia de otros partidos con registro, éstos tuvieron una participación mayor, por eso no es casualidad las alianzas y coaliciones de los mini partidos con los grandes, mismas que les permitieran seguir contando con prerrogativas de parte del Estado mexicano, ahí se encuentran el PVEM, PT, MC, Panal, Encuentro Social (PES) por destacar algunos. Unos con una historia de tiempo, mientras que otros de reciente aparición, pero éstos han tenido una participación marginal, aunque cambió en la elección de 2018.


Al respecto, en el año 2014, Morena logra obtener su registro nacional y se suma al sistema de partidos plural y competitivo en México. Precisamente para las elecciones de 2018 se presentan a competir nueve partidos políticos, que se agruparon en sendas alianzas, de los resultados electorales, sólo siete logran mantener su registro, perdiendo éste el Panal y el PES. De hecho, los resultados de esa elección modificaron el mapa político de México, Morena se convirtió en el principal partido político y la alianza Juntos Haremos Historia logró la mayoría en las cámaras de Diputados y de Senadores, y logró ganar cinco entidades federativas, así como más de 17 congresos locales. Como consecuencia de ello, los tres partidos que habían dominado en las últimas décadas pasaron a ser marginales, se suman a la llamada chiquillada. Para algunos el resultado ha provocado una discusión sobre el regreso de un sistema de partido predominante y la vuelta a la hegemonía. En ese contexto, la resolución del TEPJF suma tres nuevos partidos Redes Sociales Progresistas (RSP), Fuerza Social por México (FSM) y Encuentro Solidario (ES) antes PES, conformando el número de partidos que podrán participar en la elección de 2021.

¿Qué tanto modificará la correlación de fuerzas y qué efectos tendrán en la formación de alianzas? De hecho, es posible suponer dos posible escenarios: el primero es que al tener 10 partidos compitiendo, el voto se disperse; el segundo es que los nuevos partidos se aglutinen en torno a Morena y haya una gran alianza entre éste, PVEM, Encuentro Solidario, RSP y FSM. Falta por ver si el PT se agrega, que es esperable. En ambos escenarios, la 4T resultaría favorecida, debido a que aunque se consolidará el BOA (PAN, PRI y PRD), su descrédito no les permitiría tener argumentos para competir y ganar muchos espacios de poder. Desde luego, los escenarios anteriores apuestan a que el presidente tendrá nuevamente mayoría en el Congreso, ganarían varias entidades federativas y cientos de municipios en disputa. Sobra decir que MC quedaría en la orfandad, porque no tiene la fuerza para lograr muchas curules.

De hecho, el sistema de partidos seguirá siendo con pluralismo y competencia, pero al parecer se seguirá abonando a la conformación de un sistema de partidos hegemónico en el marco de una mayor competencia política.

Entre tanto, dos hechos abonan para llevar a juicio a Enrique Peña Nieto y a Felipe Calderón. El primero por la captura del general Cienfuegos en Estados Unidos y el segundo porque se quedó sin la posibilidad de conseguir inmunidad al negarle el registro al que sería México Libre. El PRI y el PAN están acorralados. Ver para creer.