Sin vehículos y en medio de la pandemia, brigadistas enfrentan temporada crítica de incendios

Líder sindical avizora un periodo bastante severo por conflagraciones

Brigadistas de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) enfrentan la temporada crítica de incendios en medio de la pandemia de Covid-19 y sin vehículos para trasladarse a combatir el fuego en bosques, reconoció Miguel Romero Ahuatzi, secretario general de la Sección 54 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Sntsemarnat).

A pesar de la contingencia sanitaria, estos 52 elementos se encuentran atentos, ya que el pasado 16 de enero inició de manera oficial esta época difícil de conflagraciones; sin embargo, sus actividades iniciaron desde noviembre de 2020, en diferentes zonas.

“Ellos están trabajando al 100 por ciento con disponibilidad, es una labor que no se debe descuidar; por eso, en estos días el Sntsemarnat, en coordinación con la autoridad, ha visitado todos los campamentos para entregarles sus prendas de protección correspondiente al presente año”, expuso el dirigente.


Dijo que se ha indicado a estos combatientes que en estos momentos se debe privilegiar la vida y actuar con responsabilidad, para que ante cualquier síntoma de Covid-19, sean atendidos inmediatamente “porque con esta pandemia no se juega”.

Si bien resaltó que las autoridades del ramo han realizado un esfuerzo para subsanar las deficiencias señaladas desde hace tiempo, “tengo –añadió– que decirlo fuerte y claro, esta austeridad, estos recortes presupuestales ya están manifestándose”.

Explicó que hay unidades al servicio de brigadistas, las cuales todavía se encuentran en espera de reparación en el taller, por falta de presupuesto.

“Imagínense que a estas alturas estén buscando quién les dé crédito porque no hay recursos”.

Esta situación no entra dentro de la lógica y la razón –subrayó–, porque los bosques fueron declarados hace muchos años como un tema de seguridad nacional; yo creo que en este sentido los fondos deben estar disponibles para casos de emergencia.

Citó como ejemplo la situación de las brigadas de Altamira y San Francisco Tetlanohcan, ubicadas en el Parque Nacional Malinche, las cuales carecen de vehículo, a pesar de que la segunda de estas reporta un mayor número de incendios.

Las cinco brigadas distribuidas estratégicamente a lo largo de la entidad, “en teoría atienden ciertas zonas, porque cuando las conflagraciones amenazan con crecer más, su intervención no tiene fronteras geográficas”, dijo.

“El cambio climático hace que esta situación que tenemos con el medio ambiente, el cual está muy deteriorado, hace impredecibles los acontecimientos; de repente se puede generar una ola de calor tremenda, de por sí las temperaturas son más extremas, y estos factores propician que el material forestal esté más disponible para un incendio, lo que hace vislumbrar una temporada bastante severa”.

Insistió en que el combate del fuego en los bosques es una actividad de alto riesgo, de ahí que se requieren de vehículos en “muy buenas condiciones”, ya que los brigadistas transitan por caminos accidentados. “Hacemos todo lo necesario –afirmó– para que ellos puedan realizar sus funciones; tienen la camiseta bien puesta, pero necesitan de las herramientas necesarias.  Estamos en tiempos muy difíciles”.