Domingo, agosto 7, 2022

Sin enfoque de género no habrá igualdad ni eliminación de violencia contra mujeres: experta

-

Sin el logro de la igualdad no se puede eliminar la violencia contra las mujeres y para ello el Estado debe incorporar la perspectiva de género en todos sus quehaceres, puntualizó Alda Facio Montejo, activista feminista, jurista, escritora y experta internacional en el tema y en el de derechos humanos.

En el marco del Encuentro Regional sobre Desafíos Contemporáneos de la Justicia e Instituciones de Educación Superior, en el auditorio anexo a rectoría de la Universidad Autónoma de Tlaxcala ( UATx), la especialista dictó la conferencia magistral “La visión global respecto a la perspectiva de género, experiencias y buenas prácticas para la prevención y sanción de la violencia de género”.

Resaltó la importancia de estudiar qué es lo que ha faltado y por qué no se podido erradicar la violencia contra las mujeres en ningún estado ni en ninguna universidad del mundo, incluso ni en los países más avanzados en la igualdad de género, como Suecia, Noruega y Finlandia donde aún hay problemas, aunque en “mucho menor grado”, respecto de la región en la que se ubica México “que es la más violenta”.

Aún en lugares donde hay paz, democracia y desarrollo económico, prevalece esta situación, “entonces no estamos entendiendo verdaderamente cuál es la causa, anotó.

Repasó que en 1993 se incorporó a la violencia contra las mujeres en el derecho internacional de los derechos humanos, por lo que apenas a 28 años aún no hay suficiente experiencia para ver cómo se erradica, además de que muchas personas insisten en que no es tan grave como otro tipo de agresiones.

En la Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Beijing en 1995, los Estados se comprometieron a transversalizar el enfoque de género en todos sus quehaceres, para combatir esta problemática, y el objetivo final de la incorporación de esta perspectiva es lograr la igualdad sustantiva entre los sexos, sin lo cual es imposible eliminar la violencia contra la población femenina, indicó.

La también asesora de organizaciones internacionales lamentó que ”a veces se olvida que sin el logro de la igualdad no se puede eliminar la violencia contra las mujeres”

Enumeró los diferentes conceptos del término género, el cual apareció por primera vez en los escritos feministas en la década de los años 70 del siglo pasado, para desafiar la entonces posición dominante del determinismo biológico que había naturalizado la desigualdad de las mujeres como resultado de la diferencia entre ambos sexos.

Pero que años más tarde –subrayó-, no solo se ha atacado este concepto por parte de grupos neoconservadores, sino que su significado se ha tergiversado al grado que se utiliza como sinónimo de sexo, incluso el de la violencia contra mujeres, por lo que están en peligro.

Acentuó que la pandemia de Covid-19 y las medidas tomadas por algunos Estados en respuesta, solo han empeorado la situación, por lo que en el contexto del creciente uso incorrecto del término género, de ataques a la igualdad y a los derechos de mujeres, es imprescindible el análisis de esas ofensivas.

Sugirió que las universidades deben adoptar medidas específicas sobre las distintas formas de agresión contra las personas por su pertenencia, grupo o subgrupo discriminado en razón raza, etnia, discapacidad, sexo, estatus migratorio o socioeconómico, entre otros.

Remarcó que antes de hacer protocolos, deben estudiar bien qué es la perspectiva de género e identificar las causas de la violencia de género y que se asesoren por expertos.

Aunque, citó los diversos obstáculos que ha detectado para para la transversalidad del enfoque de género por parte del Estado, entre ellos, falta de recursos económicos y humanos suficientes; ausencia de datos y un diagnóstico; la no vinculación con acciones afirmativas que permiten a mujeres ocupar espacios de poder; la falta de empatía general y la carencia de buenas prácticas para prevenir, erradicar y sancionar la violencia.

- Anuncio -