ROBO AL TREN. TLAXCALA EN PRIMER LUGAR

Robo al tren

Robo al tren. La región oriente del Estado –Huamantla, Yauhquemehcan, Apizaco, Muñoz de Domingo Arenas e Ixtenco– es la zona en la que se registra el mayor número de robos a los trenes que atraviesan el territorio tlaxcalteca.

Durante los últimos tres años, la entidad ha escalado rápidamente y se mantiene entre los primeros lugares. Según el reporte de la agencia reguladora del transporte ferroviario, vía el balance trimestral que presenta.

Los granos, semillas y sus derivados son los productos codiciados por los ladrones. Porque es fácil transferir el contenido de los contenedores hacia camiones de bajo tonelaje y permite dividir el producto a una mayor cantidad de actores.


Esta forma de asalto hace lo mismo que ocurre con algunas zonas del huachicol. Las poblaciones de comunidades rurales se integran en la acción con las bandas del crimen organizado porque les toca su ración.

Durante las primeras semanas del año, pobladores azuzados por organizaciones criminales han intentado mantener el primer lugar que se ganaron durante 2019. Con gran frecuencia intentan saquear algunos trenes.

A la Guardia Nacional, los policías estatales, los policías municipales y los guardias de las empresas ferroviarias les resulta problemático combatir frontalmente este delito, porque la línea que divide la delincuencia organizada y la población es muy delgada.

Podría compartirse la narrativa dominante de que esta acción es producto de un pueblo hambriento y desesperado y una entidad que registra más del 60 por ciento en pobreza. Lo que, de alguna forma, justificaría la acción.

Pero no se trata de eso. Porque Tlaxcala a lo largo de su historia demuestra que ha sido un pueblo pobre, pero no miserable. La brecha entre la riqueza y la pobreza nunca ha sido extrema. La razón hay que buscarla en otra parte.