Miércoles, mayo 12, 2021

El río Atoyac-Zahuapan ahora ‘está muerto’, exponen habitantes; OSC difunden campaña

-

“Antes la gente se bañaba en el río, todo era sano, pero ahora ya no, ahora está muerto”; el agua “estaba limpia limpia, nada más llegó la autopista y ya todo ensuciaron”, rememoran Pedro Flores y Raymundo Hernández, vecinos de San Rafael Tenanyecac y Santiago Michac, municipio de Nativitas.

En la campaña virtual que Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) difunden a propósito de este 22 de marzo Día Mundial del Agua, con el lema “Por un Atoyac-Zahuapan con Vida”, habitantes de localidades ubicadas en la franja de esta cuenca, evidencian el grado de contaminación, atribuida a la descarga de residuos industriales, principalmente.

En uno de los carteles, se lee el testimonio de Odilia Méndez, de Tepetitla de Lardizábal: “A donde nacía el agua hacíamos pocitos, le limpiábamos y de ahí tomábamos”, pero “ahora todos esos corredores industriales están echando sus desechos en el río”, expone Isabel Cano en otra inscripción.

A través del video “Río Atoyac, antes transparente, ahora gravemente contaminado”, las OSC dan voz a personas que han atestiguado el deterioro ambiental y a la salud humana al paso del tiempo, sobre todo en la región sur del estado de Tlaxcala.

“Aquí corría el agua, bien bonita, limpiecita, no estaba estancada… y ahora eso ya no hay”: Esperanza Juárez, vecina de la comunidad de San Rafael Tenanyecac.

Luisa Varela, de San Mateo Ayecac, municipio de Tepetitla de Lardizábal, relata que ella y sus primos jugaban en el río y pescaban; “había acocilitos, los juntábamos y los comíamos”. Sin embargo, resalta que la contaminación ha ocasionado muchas enfermedades, como insuficiencia renal.

“Había ajolote, acocil, muchas cosas, todo por la contaminación se acabó”, expresa Pedro Flores, de San Rafael Tenanyecac; y Alberto Cano, subraya que el daño al río “perjudicó todo y a quienes viven cerca o dependen” de él.

Mientras que Isabel Cano, madre de una joven que perdió la vida a causa de una enfermedad, reitera que todos los corredores industriales “están desechando todo todo en el río” y rememora que al instalarse estas empresas “empezaron a salir muchas enfermedades, la púrpura, cáncer de mama, uterino y del estómago”.

De esta forma, las OSC Coordinadora por un Atoyac con Vida, el Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local A.C. y la Pastoral Social Tlaxcala y Pastoral de Derechos Humanos, replantean su exigencia de “un río limpio y un entorno justo y humano”, pues “no hay justicia social sin justicia ambiental”.

- Anuncio -