Reprocha la CET acuerdo oficial para regular plataformas de taxi; abre la puerta a “gigantes”

El acuerdo del gobierno estatal que regula el registro de las plataformas digitales de transporte público solo “abre las puertas a grandes empresas como UBER y Cabify”, lo cual pone en riesgo al sector local, reprochó Hugo Salado del Razo, representante de la Coordinadora Estatal de Transporte (CET).

Salado del Razo manifestó su sorpresa ante la publicación de esta decisión de las autoridades tlaxcaltecas en el Periódico Oficial, porque las discusiones apenas están centradas en la elaboración de la nueva Ley de Movilidad, concretamente en la inconformidad por el funcionamiento de las plataformas digitales que operan fuera de la legalidad y de los mototaxis.

Sin embargo, con la publicación de este acuerdo ya permiten la modalidad del servicio a través de una aplicación digital, por lo que el hecho será abordado en asambleas regionales, a efecto de fijar la postura de la CET, “pero de antemano tenemos el apoyo del Movimiento Nacional Taxista, que aglutina a los 32 estados”.


Anotó que junto con su equipo de abogados la CET revisará la nueva disposición “para saber de qué manera vamos a actuar y cómo la van a implementar”, porque en la legislación no está plasmada y porque hay un decreto de 1999 que prohíbe la prestación del servicio de pasajeros sin concesión otorgada por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (Secte), además el Código Penal establece sanción por explotación irregular.

“Si el gobierno avala las plataformas quiere decir que nosotros ya no vamos a pagar millones de pesos en refrendos, ni seguro ni licencias y que el transporte público queda liberado para ambas partes, porque si autoriza a particulares, nosotros también nos convertimos en particulares”, señaló el dirigente.

Insistió en que todos los concesionarios del servicio público son perjudicados, porque “esos piratas nos quitan el pasaje y porque con nuestro trabajo mantenemos el permiso y es la forma de obtener ingresos para el sustento de nuestra familia”, de ahí la importancia de que en las asambleas se definan acciones.

En el caso de la plataforma “TLX”, fue una conquista de la CET y que el gobierno estatal financió dos meses, para –indicó- beneficiar al usuario en general, pues ya se fijan tarifas y se cumplen requisitos, “pero si ahora nos enfrentamos con las empresas Cabify y con UBER, estamos perdidos; no tenemos forma de luchar con esos gigantes”.

Hugo Salado del Razo expresó que el acuerdo promulgado por el gobierno del estado no beneficia a tlaxcaltecas “sino a esos monstruos transnacionales que solo están en espera para venir con todo el capital del mundo”.

Para Reynaldo Delgado Pérez, presidente del Consejo de Taxis de Tlaxcala, el acuerdo “es una medida adecuada” ya que la ciudadanía requiere del servicio a través de plataformas tecnológicas de manera legal “y qué bueno que sea con nosotros que estamos registrados, pagamos en Hacienda desde toda la vida”.

“Quiero entender que es solo para normar a taxis del servicio público establecido; a mí no me tomaron en cuenta para esta situación, pero sí vamos a participar en el registro; es más, por mí encantado si pudiéramos meter carros híbridos del año, sería formidable, pero nuestras economías son distintas, hay que buscar la formar”.

En su opinión esta disposición no debe dar pauta a que empresas como Pronto, la cual –manifestó- se ha convertido “en un monopolio”, puedan obtener su registro de autorización, pues el servicio de transporte público es suficiente para cubrir la demanda de las y los usuarios de la entidad.

Por lo tanto, exigió a las autoridades que se realicen operativos contra esas firmas que ofrecen el traslado de pasajeros, pero sin cumplir la legislación, y que la nueva Ley de Movilidad responda a las necesidades de Tlaxcala.

Puntualizó que si las autoridades no eliminan “la competencia desleal”, aun cuando se haya normado el registro ”esto no va a ser negocio para nosotros los establecidos”. En el caso particular ”siempre he estado apegado a la ley y ese es mi pleito, que las plataformas ilegales no deben estar operando; nunca he estado en contra de la tecnología, la necesitamos para estar acorde a los tiempos de la modernidad”, precisó.

“Estoy de acuerdo en que se debe dar un buen servicio, precio justo, trato amable y capacitación al operador, además de pagar un impuesto por brindar un servicio… ningún taxista está en contra de los conductores de las unidades sino de las empresas que se encuentran en la ilegalidad”.