Necesario construir redes de apoyo a mujeres agredidas durante la pandemia, plantea Nosotrxs

Sugiere la denuncia pública en contra de hombres que ejercen violencia

Ante la incertidumbre sobre la duración de las medidas de restricción impuestas por la pandemia de Covid-19, es necesaria la construcción de redes de denuncia y apoyo a mujeres en condición de violencia, planteó Eréndira Jiménez Montiel, representante estatal de la organización civil Nosotrxs.

Esta emergencia sanitaria ha exhibido “el estado general de lo que muchas mujeres viven confinadas al lado de sus compañeros de vida o familiares masculinos cercanos, ya que el número de casos denunciados y no denunciados de violencia creció exponencialmente, aún y cuando algunas versiones oficiales traten de minimizar el hecho”, refirió.

También –resaltó– sobreexpuso la capacidad y la voluntad de órganos jurisdiccionales para tratar este tipo de asuntos, con resultados poco favorables para las víctimas, quienes han sido objeto de revictimización por parte de las propias autoridades políticas.


Por ello, acentuó que existe la necesidad de crear redes y aprovechar las tecnologías de comunicación, por lo que sugirió cinco acciones: tener a la mano un directorio de todas las instituciones públicas que atienden casos de violencia contra mujeres, como el Ministerio Público, corporaciones policiacas, Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Cruz Roja y sistemas para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Además de los números telefónicos de abogadas, amigas y de medios de comunicación, a efecto de formar un grupo con estos contactos, “para que en el momento en que alguna esté en peligro, haga la denuncia y quienes puedan asistan de inmediato a brindarle ayuda o pidan auxilio de las autoridades de seguridad ciudadana”.

Acompañar a la víctima a presentar la denuncia ante la autoridad correspondiente y durante el proceso que se derive; hacer pública esta acusación contra el violentador, “que no se no permita que quede impune, ni que su conducta sea desconocida para la sociedad”, al igual que el retraso en la actuación de la autoridad encargada del caso.

Asimismo, propuso no dejar solas a las mujeres que han sido agredidas, ya que podría incrementar su condición de vulnerabilidad ante el maltratador.

Insistió en la importancia de impulsar una cultura de denuncia contra violentadores; poner fin a la impunidad “y con los aberrantes círculos viciosos de acusación y perdón, que tienen que ver con codependencia, toxicidad, desconocimiento de derechos y naturalización de la violencia. Hay que trabajar en ello, así como en las nuevas masculinidades”.

Jiménez Montiel recalcó que hablar de mujeres frente a la impartición de justicia, “es hacerlo de un mal endémico de nuestra sociedad, ya que el acceso para nosotras siempre ha sido diferenciado, respecto al que en general tienen los hombres”.

Mencionó que se han hecho esfuerzos legislativos para tratar de garantizar derechos a la población femenina y el acceso a una vida libre de violencia, “sin embargo, es claro que una ley por sí sola no cambia las cosas, se requieren de otros aspectos.

“Por una parte, que las instituciones públicas que hagan valer la ley a plenitud y, por otra, que servidores y servidoras públicas tengan convicción de cambiar las cosas, de otra manera, no darán esas garantías; a esto se debe sumar una conciencia general en la sociedad” de erradicar de forma integral la cultura de agresión hacia mujeres.