Realizan mujeres acto de resistencia; acusan incapacidad del gobierno para garantizar justicia

En demanda de justicia, mujeres activistas tlaxcaltecas exigieron al Estado que cumpla con sus obligaciones de prevención, atención, investigación y sanción para erradicar la violencia contra la población femenina, desde una perspectiva de género.

Pasado el mediodía de este domingo, frente a Palacio de Gobierno, alrededor de un centenar de mujeres, la mayoría de ellas jóvenes, ataviadas en vestimenta en color negro y morado y con pañoleta verde que simboliza al movimiento que reclama la despenalización del aborto a fin de que sea libre y seguro, acudió a la convocatoria denominada “La tesis”, con la intervención “Un violador en tu camino”.

Las feministas repasaron las cifras del Colectivo Mujer y Utopía (CMU) que dan cuenta de 28 feminicidios perpetrados en lo que va del año, 60 durante la actual administración encabezada por Marco Antonio Mena Rodríguez y 136 de 2008 a noviembre de 2019, además de 290 alertas Amber emitidas en 2018.


Mencionaron el nombre de las mujeres que han sido asesinadas este año y pidieron justicia para cada una. Varias de las manifestantes se colocaron una venda negra sobre los ojos y en algunos momentos guardaron silencio, como parte de la coreografía que minutos antes ensayaron para recriminar todo tipo de agresión.

Puntualizaron que este es un acto de resistencia “ante la incapacidad de las autoridades para resolver las problemáticas de violencia de género en México y en la entidad, “ejemplificado por el aumento de casos de feminicidios”, desapariciones y abuso sexual.

“Rechazamos y desconocemos cualquier institución, grupo, acto, partido o figura política que se apropie del movimiento con un doble discurso que atente contra el verdadero discurso de nuestra causa: derrotar el patriacardo, y ellos no nos representan”.

Las activistas buscan forjar redes de solidaridad, resistencia y resiliencia para las mujeres tlaxcaltecas. “Queremos justicia y movilizarnos es la única forma de respaldar nuestra lucha, no es solo una, somos todas”, enfatizaron.

“Les indignan más las marchas y las manifestaciones, las pintas a las paredes y monumentos, se escudan bajo la premisa de que esas no son las formas y que así han sido siempre las cosas”, reprochó una de ellas desde el altavoz y criticó que la normalización de la violencia contra mujeres y niñas, “es uno de los mayores lastres para la sociedad”.

Al grito de “¡Ni una menos, nunca más!, “¡El patriarcado se va a caer!” y “¡Ni una asesinada más!”, también convocaron a los hombres a sumarse a este acto de protesta, por lo que algunos, incluido un reportero, se incorporaron al contingente.