Jueves, agosto 18, 2022
- Anuncio -

¿Qué pasó, Morena?

- Anuncio -

Relacionadas

Olga Lucía Romero se separa de la diputación para ocupar la dirigencia de Morena

El Congreso de Puebla autorizó a la diputada Olga Lucía Romero Garci Crespo una licencia de cargo por tiempo...

Se mantiene operativo vial en obras de reconstrucción del puente El Trébol–Zahuapan

Con el propósito de garantizar orden vial y evitar accidentes, la Dirección de Seguridad Ciudadana y Movilidad del Municipio...

Entregó gobernadora Lorena Cuéllar 32.4 mdp en maquinaria a la SI

La gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros entregó tres retroexcavadoras y cuatro motoconformadoras a la Secretaría de Infraestructura (SI), para lo...

Destacadas

Prevén recorte de 300 mdp a las finanzas del ayuntamiento capitalino

El gobierno capitalino cerrará el año con un recorte presupuestal de 300 millones de pesos debido a una disminución...

Ahora difunden datos sobre supuesta red de extorsión a transportistas en San Pedro Cholula

Una vez que el pasado miércoles fue publicado el amparo contra supuestas extorsiones que DHL ganó al ayuntamiento de...

Por denuncias de corrupción, alcalde de Ahuazotepec despide a todos sus policías y al director de Seguridad

Tras varias denuncias de presuntas anomalías en su desempeño e incluso presuntos nexos con el huachicol, el presidente municipal...

Hace poco más de nueve años, escribí lo siguiente en este periódico: “Cuando Andrés Manuel López Obrador decidió abandonar al Partido de la Revolución Democrática, puso fin a una de esas relaciones de conveniencia, donde ambas partes salen más o menos beneficiadas, pero que a la larga acaban por convertirse en un matrimonio malavenido […]

“Les guste o no en el PRD, son una rama del PRI, el producto de un rompimiento entre revolucionistas y neoliberales, rompimiento acaudillado por una figura (Cuauhtémoc Cárdenas) que acabó por fracturar a un partido monolítico y autoritario (el PRI), pero que no acabó con él.

“Sin embargo, en el PRD han quedado muchas asignaturas pendientes. No ha sido capaz de superar el tribalismo, y tampoco ha escapado a la mácula de la corrupción. “Esos dos virus están por ser contagiados al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que al igual que el PRD hace casi 24 años, es alumbrado al amparo de un doble fraude electoral (2006/2012); recoge la rabia y la molestia de millones de simpatizantes, pero siguiendo una ruta harto peligrosa.

- Anuncio -

“Y es que Morena no ha logrado sacudirse del todo las malas prácticas del PRD, y ya no hablemos de los otros partidos de izquierda, como el PT, sobre el que sigue pesando la sombra del PRI.

“Ahora que el movimiento encabezado por López Obrador sigue el camino de la institucionalización, corre el riesgo de entramparse en lo que critica de otras formaciones políticas, como el PRD, el PT o Movimiento Ciudadano. El Politburó está a la vuelta de la esquina.

En buena medida este movimiento representa una última oportunidad para reivindicar el sistema político–electoral mexicano. Ojalá y no desperdicien lo que han cosechado en 12 años de campaña”.

Bueno, pues no me gusta dármelas de profeta del pasado, pero esa columna, publicada el 22 de febrero de 2013, es un claro vaticinio de lo que ha ocurrido con Morena en este 2022.

Dice José Emilio Pacheco en uno de sus más irónicos poemas: “Ya somos todo aquello/ contra lo que luchamos a los veinte años”.

Morena aún no llega a los cuarenta, vaya, ni siquiera a la decena de años, y ya está siendo todo lo que despreciaba y repudiaba desde que era un movimiento que andaba a gatas.

Si hace casi 10 años recalqué que el PRD era el hijo progre del PRI, ahora podemos afirmar sin empachos que Morena es el nieto nini del PRI. La próxima semana prometo abundar sobre esta singular resiliencia metamorfista–oportunista de los priistas. Vale la pena el esfuerzo.

¿Y por qué digo que los morenazos son los nietos ninis del PRI? Porque ni tienen ideología ni tienen compromiso con la democracia. Así de fácil.

Durante años, el PRI navegó con la bandera ideológica del presidente en turno, por lo que pasó del más enconado chauvinismo en los treinta del siglo XX, pasando por el nacionalismo folklórico de Echeverría, hasta llegar a los desfiguros neoliberales y populistas de Salinas (ése sí que era un populista con denominación de origen) y de Zedillo, hasta el delirio de corrupción que adornó el sexenio de Peña Nieto (eso sí es ser corrupto, para que le quede claro a los nostálgicos del pasado).

Por lo pronto, Morena volvió a evidenciar esas nefastas prácticas heredadas de la democracia de izquierdas a la mexicana.

A pesar de lo que diga el presidente López Obrador, el proceso de selección de delegados en Morena fue tan limpio y transparente como cuando el PRI eligió presidente de partido a Roberto Madrazo. De ese tamaño fue lo ocurrido entre los morenos.

Morena está muy a tiempo para corregir el rumbo. Y el primer paso es hacer un examen de ADN político a sus militantes, para identificar a quienes tienen en sus venas ideológicas rastros de las prácticas priistas.

De otra manera, sin esa razzia, Morena está condenado a seguir los pasos de sus ascendientes políticos: el abuelo PRI y el padre PRD.

- Anuncio -

Ultimas

00:00:23

Olga Lucía Romero se separa de la diputación para ocupar la dirigencia de Morena

El Congreso de Puebla autorizó a la diputada Olga Lucía Romero Garci Crespo una licencia de cargo por tiempo...
- Anuncio -
- Anuncio -