Miércoles, julio 17, 2024

Que el futuro sea lleno de memoria

En junio se recuerdan eventos relevantes para la historia de este México que, de origen, ha aspirado a la democracia, a la igualdad, a la no discriminación, a la participación ciudadana, a procesos de transparencia y rendición de cuentas plurales, participativos y abiertos.

Uno de estos acontecimientos relevantes es la conmemoración de la infamia del 10 de junio de 1971, del llamado Halconazo, que cobró la vida de estudiantes que ejercían su derecho a la protesta y que alzaban la voz ante un régimen autoritario y represor. Ese jueves de Corpus las y los estudiantes salieron a las calles porque tenían la convicción de defender la autonomía universitaria y otras demandas democráticas, como la libertad política; en respuesta, el gobierno les reprimió con un grupo paramilitar que los violentó, asesinó y desapareció. Y sí, el manto de la impunidad se extendió e impidió a las víctimas y sus familias su derecho a la verdad y a la justicia.

Otro 10 de junio, pero de 2011, se generaba un importante avance que se hilvanaba a todas esas exigencias democráticas de generaciones de mujeres y hombres que habían soñado y trabajado para que en este país se pusiera al centro la dignidad de las personas y toda autoridad fuera obligada a respetar, proteger, garantizar y promover los derechos humanos; consagrando el principio pro persona y el de no repetición de violaciones a derechos humanos en el artículo 1° de nuestra Carta Magna.

Hace 30 años, el 9 de junio de 1994, nació la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la Violencia contra la Mujer, conocida como Convención Belem do Pará, primer instrumento internacional que reconoció a la violencia contra las mujeres como una violación a los derechos humanos, una ofensa a la dignidad humana y una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres.

La reconfiguración del poder en México y Tlaxcala después del 2 de junio, que pareciera poner fin a un régimen de privilegios y de abusos de poder, debe interpelarnos a la corresponsabilidad, porque el futuro debe estar lleno de memoria y no permitir retrocesos ni la generación de contextos, por más sutiles que sean, de represión, criminalización de la protesta y de violencia contra las mujeres.

Más recientes

Emite Sesa medidas de contención por aumento de casos Covid–19

La Secretaría de Salud (Sesa) informó que, de acuerdo con el panorama epidemiológico de infecciones respiratorias agudas virales, durante...
- Anuncio -
- Anuncio -