Sábado, junio 15, 2024

¿Qué capacidades desarrolla el MHIC?

¿Qué capacidades desarrolla el MHIC? La pregunta surge con la relectura de “Fundamentos y orientaciones del MHIC” (2023) en el que se sustituye competencias por capacidades y en el que el humanismo se identifica con los derechos humanos.

Ante lo que Nussbaum advierte: “la libertad no es solamente una cuestión de tener derechos escritos en el papel, sino que exige estar en una posición que permita hacer uso de esos derechos” (2007, II:6).

Nussbaum desarrolla el enfoque de capacidades en el libro Las mujeres y el desarrollo humano, donde refiere que se trata de un enfoque en la persona individual, ya que nadie puede negar que un ser humano que come algo que le agrada, el placer de la degustación es sólo de él y de ninguna otra persona.

La comida que ingiere una persona no va, no puede ir al estómago de otra. El dolor que siente una persona, por muy empática que sea, no puede sentirlo una persona diferente. “La extraordinaria felicidad y libertad de una persona no hace mágicamente feliz y libre a otra persona”.

La pregunta central que plantea Nussbaum: “¿Qué es Vasanti realmente capaz de hacer y de ser?” Lo que la lleva a dos consideraciones: 1) la presencia o ausencia de ciertas capacidades marcan “la presencia o ausencia de vida humana” y 2) existe algo que hace que las capacidades se realicen de manera verdaderamente humana y no animal.

La idea central del enfoque de capacidades para Nussbaum, es “un ser libre dignificado que plasma su propia vida en cooperación y reciprocidad con otros… una persona con actividad, con metas y proyectos, pero necesitada de apoyo para el cumplimiento” de sus proyectos, lo que nombra como individualismo ético.

Las capacidades centrales

La respuesta a la pregunta ¿Qué es capaz de hacer y de ser una persona? Es el enfoque de capacidades: básicas, internas y combinadas. Las básicas: “el equipamiento innato de los individuos, base necesaria para desarrollar las capacidades más avanzadas y terreno de responsabilidad moral”.

Las internas: “se trata más bien de rasgos y de aptitudes entrenadas y desarrolladas, en muchos casos, en interacción con el entorno social”. Y las combinadas: “la totalidad de las oportunidades que dispone para elegir y para actuar en su situación política, social y económica concreta”.

Inicialmente hace una propuesta de 12 capacidades que en “Crear Capacidades” reduce a 10 y son: Vida. Poder vivir hasta el término de una vida humana de una duración normal; Salud física. Mantener una buena salud, incluida la salud reproductiva; Integridad física. Poder desplazarse libremente de un lugar a otro; estar protegidos de los ataques violentos;

Sentido, imaginación y pensamiento. Utilizar los sentidos, la imaginación el pensamiento y el razonamiento, y hacerlo de un modo verdaderamente humano; Emociones. Poder sentir apego por cosas y personas externas a nosotras y nosotros mismo; poder amar a quienes nos aman y se preocupan por nosotros; Razón práctica. Poder formarse una concepción del bien y reflexionar críticamente acerca de la planificación de la propia vida.

Afiliación: Poder vivir con y para los demás, reconocer y mostrar interés por otros seres humanos, participar en formas diversas de interacción social; Otras especies. Poder vivir una relación próxima y respetuosa con los animales, las plantas y el mundo natural; Juego. Poder reír, jugar y disfrutar de actividades recreativas.

Control sobre el propio entorno. Poder participar de formas efectivas en las decisiones políticas que gobiernan nuestra vida y Poder poseer propiedades y ostentar derechos de propiedad en igualdad de condiciones con las demás personas.

Que capacidades debe desarrollar la Universidad

Con base en las recomendaciones de Robeyns: Formulación explícita, justificación metodológica, sensibilidad al contexto, diferente nivel de generalidad y, agotamiento y no reducción, Walker propone ocho capacidades para la educación superior:

Razonamiento práctico. Poder hacer elecciones bien razonadas, informadas, críticas, independientes, intelectualmente agudas, socialmente responsables y reflexivas dirigidas a fines prácticos y morales.

Resiliencia educativa. Ser capaz de navegar el estudio, el trabajo y la vida. Capacidad para negociar el riesgo, perseverar académicamente, para ser sensible a las oportunidades educativas y adaptarse a los obstáculos. Autoconfianza.

Conocimiento e imaginación. Poder adquirir conocimiento sobre cualquier tema de interés, su forma de indagación y normas académicas. Ser capaz de aplicar el pensamiento crítico y la imaginación para comprender las perspectivas de los otros y formar juicios imparciales.

Disposición para el aprendizaje. Tener curiosidad y el deseo de aprender. Autoconfianza en la propia habilidad para aprender. Avidez para cuestionar

Relaciones sociales y redes sociales. Ser capaz de participar en el aprendizaje de grupo, trabajando con otros para resolver problemas y llevar a cabo tareas. Ser capaz de trabajar con otros para formar grupos eficaces de aprendizaje participativo. Poder formar redes de amistad y pertenencia para fines de apoyo didáctico y esparcimiento. Confianza mutua.

Respeto, dignidad y reconocimiento. Sentir respeto para sí mismo, por y de los otros, trato con dignidad, no ser menospreciado o devaluado debido al género, clase social, religión o raza.

Integridad emocional. No ser presa de la ansiedad o el miedo que menguan el aprendizaje. Ser capaz de desarrollar emociones que fomenten la imaginación, comprensión, empatía, conocimiento y discernimiento.

Integridad corporal. Seguridad de estar libre de hostigamiento en el aula o en los intercambios educativos entre maestros y estudiantes, así como de estudiantes entre sí, y en el medio del campus

Las capacidades en Fundamentos y Orientaciones

La capacidad la conceptualizan “como el conjunto de potencialidades a ser promovidas a lo largo de la educación en la formación profesional universitaria, así como una respuesta a las necesidades de lograr la productividad (sic) que se requiere para el desarrollo de la sociedad mexicana, pero con una profunda visión social “(p.51)

Se identifican capacidades como “derechos y oportunidades… otorgadas y garantizadas por el Estado… Son el resultado de una articulación entre las potencialidades del ser humano (identificadas en el perfil de egreso), desde un saber ser, un saber hacer y un saber convivir… se fortalecen de manera gradual articulando los ámbitos experiencial y estratégico… [que se promueven]… en tres dimensiones…:” personal, profesional y social.

El MHIC no presenta una serie de capacidades que debe cultivar la educación superior y se considera que estas son definidas por el perfil profesional, lo que determina que las capacidades se determinan en función de las profesiones y no del modelo MHIC.

La redacción de capacidades debe contener, -parece que siempre contiene- “conocimientos, habilidades y actitudes”, de manera similar a como se redactaban los objetivos de aprendizaje, cuando Bloom irrumpió con su taxonomía en 1956 y que han adaptado en competencias y capacidades.

Lo que cambia, parece ser, es que en la redacción debe incorporar una finalidad o compromiso social, que dentro del esquema de competencias y capacidades es la responsabilidad social tomada del sector empresarial y no el compromiso social que es elemento central de la aportación de la universidad latinoamericana.

Se mantiene la duda. Por qué el MHIC capacidades no define una lista de capacidades como sucede en otras experiencias desarrolladas en el Reino Unido, Sudáfrica y Australia.

Más recientes

Recibe Congreso de Tlaxcala informe anual de actividades de la Comisión Estatal de Derechos Humanos

Este viernes, en el Salón Verde del Recinto Legislativo local, el presidente de la Comisión Permanente del Congreso del...
- Anuncio -
- Anuncio -