Lunes, abril 12, 2021

Recomendamos

Proyecto Tlaxcala 2021

-

-

- Anuncio -

A menos de un año del proceso electoral 2021, donde se renovará la gubernatura, los 60 municipios, el Congreso local, las presidencias de comunidad y las tres diputaciones federales, es fundamental conocer los proyectos que se ofertarán en las campañas políticas. ¿Cuál será la oferta política de los partidos y sus candidatos? ¿Qué propondrán para el desarrollo de Tlaxcala? ¿Cuáles serán sus proyectos prioritarios? Los estudios demoscópicos muestran que Morena, independientemente de la candidata o candidato, va a la cabeza en las preferencias electorales, pero más allá de que la diferencia a su favor se amplíe o se reduzca, es importante conocer desde ahora qué ofrecerán unos y otros con alianza o sin alianza.

Sobran diagnósticos sobre los múltiples problemas y rezagos de la entidad como el problema en el desempeño educativo, el empleo informal, ingresos salariales bajos comparados con los que se pagan en la región centro del país, pobreza, desafíos ambientales, problemas de salud, atraso en la generación del conocimiento a partir de la investigación científica, déficit en la formación de recursos humanos de alto nivel que contribuya al desarrollo del estado, así como el grave problema de conectividad que mantiene una brecha tecnológica entre los tlaxcaltecas. Aunado a ello, el oligopolio del transporte público que en realidad es privado, escasa promoción del deporte para la calidad de vida y desde luego un déficit de deporte de alto rendimiento que no podrá resolverse con un estadio Tlahuicole de quinta.

- Anuncio -

En las ciudades queda pendiente la promoción de programas de consolidación de la cultura peatonal o uso de la bicicleta como medio de transporte, habría que recordar el crecimiento del parque vehicular que empieza a colapsar las de por sí estrechas calles de las ciudades nodales como Tlaxcala, Apizaco, Chiautempan, Zacatelco, Calpulalpan, San Pablo del Monte y Tlaxco, solo por citar algunas. En referencia al turismo, a pesar de algunos esfuerzo sexenales, el estado no logra consolidarse como una referente del turismo nacional, menos internacional, la escasa promoción ni siquiera permite atraer al patrimonio cultural, llámese Cacaxtla, Xochitécatl, templos religiosos y recursos naturales como La Malintzi, las luciérnagas de la zona de Nanacamilpa o las impresentables lagunas de Atlangatepec y Acuitlapilco. Sobra decir que el carnaval es una oferta para turismo local. Tan pobre es la política de turismo en la entidad que el supuestamente mejor hotel del centro histórico fue abandonado, hoy sólo queda del Posada San Francisco el recuerdo de lo que fue un buen hotel por décadas.

Problemas de género, inclusión, igualdad y justicia siguen siendo pendientes importantes, a ello se deben sumar políticas para la atención a la juventud en uso del tiempo libre o la atención al crecimiento del consumo de drogas en la población joven y sin duda una ausencia de políticas de promoción a los artistas tlaxcaltecas, cuyo abandono es notorio y notable.

En suma, los problemas que aquejan a la entidad son diversos y profundos, por lo que el proyecto 2021–2027 deberá ser prioridad en la agenda de los candidatos y en particular en la candidata o candidato a ocupar las oficinas de Palacio de Gobierno. No será suficiente con enunciar buenos propósitos, se requiere una propuesta innovadora de mediano y largo plazo, es lo mínimo que debemos exigir y esperar de los suspirantes a ocupar un puesto en la función pública.

- Anuncio -

De hecho, la campaña estará enmarcada entre sumarse o no a la Cuarta Transformación, pero eso no significa que no haya un proyecto político de largo alcance, hasta ahora no se observa un planteamiento público que responda a la atención de los problemas de Tlaxcala y aunque para algunos aún es temprano, en realidad el rezago es tanto que el tiempo ya es factor. El proyecto también reflejará si la candidata o el candidato son de mecha corta o tendrá alturas de miras, los discursos demagógico que su amor por Tlaxcala es cualidad suficiente para lograr convencer a los electores es una banalidad.

El proyecto Tlaxcala 2021 puede marcar la diferencia entre seguir siendo una entidad con rezagos y pobreza secular o colocar los cimientos para salir de la medianía y la mediocridad en la que nos encontramos. La entidad se merece salir de la clandestinidad pudiendo emerger como un estado pujante, con dinamismo y creando un equilibrio entre la tradición y la modernidad. Hasta ahora la lista de los suspirantes no es garantía de que habrá un cambio de timón; salvo alguna cara nueva, en su mayoría no han mostrado tener una propuesta distinta, innovadora y transformadora.

Si no les exigimos un proyecto, seguirán anunciando como todos los suspirantes del pasado que su prioridad será recuperar el contaminado rio Zahuapan o que adoquinaran las calles del centro histórico, no más. Veamos qué candidata o candidato anuncia su interés por gobernar acompañado del proyecto Tlaxcala 2021–2027.

Entre tanto, habrá quien defienda el desplegado de los 650 “intelectuales”, sería una pena que le sigamos haciendo el caldo gordo a Héctor Aguilar Camín y a Enrique Krauze, cuando está demostrado cómo amasaron fortuna al convertirse en plumas pagadas del poder… por algo será. Mientras tanto, el peso sigue ganando terreno aun en la crisis global derivado de la pandemia. Ver para creer.

- Anuncio -
- Anuncio -

Últimas

El ayuntamiento clausura Sams de La Noria por exceder el aforo del 20% en establecimientos

La tienda departamental denominada Sams de la Noria fue clausurada este fin de semana por incumplir el decreto que obliga a un aforo del...
- Anuncio -