Presenta Coparmex propuesta de “Remedios Solidarios” para proteger el empleo

Ante la pérdida de 4 mil 148 empleos y el impacto económico en las empresas que ha dejado el Covid-19, el presidente del Centro Empresarial de Tlaxcala (CET), José Noé Altamirano Islas presentó la propuesta denominada “Remedios Solidarios” que busca brindar una solución integral a la pérdida de fuentes laborales a consecuencia de la pandemia del SARS–CoV–2.

En conferencia de prensa virtual, el dirigente de este sindicato adherido a la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) lamentó la pérdida de 4 mil 148 empleos formales en los últimos dos meses en Tlaxcala y de más de un millón de plazas en el país por el Covid-19 y el cierre de más de 10 mil empresas formales.

“Creemos que la propuesta de Remedios Solidarios es totalmente viable y a propósito de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador este martes a Tlaxcala, hacemos el llamado para que se pronuncie sobre este tema para cuidar el empleo y adoptar estas propuestas en beneficio de los trabajadores de México y de la entidad”, agregó.


Altamirano Islas observó que el Programa Emergente de Apoyo a la Economía Estatal que puso en marcha el gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez ha sido valioso e importante, ya que se han destinado a la fecha poco más de 41 millones de pesos y con ello se han preservado poco más de 5  mil empleos.

“La suma de esfuerzos del gobierno local y el sector privado contribuye a que no haya un impacto tan fuerte en el tema de la pérdida de empleo”, anotó.

Respecto de la propuesta “Remedios Solidarios”, detalló que se integra de tres estrategias: “Salario Solidario”, “Seguro Solidario” y “Bono Solidario”, con el objetivo de apoyar a las personas que han perdido su trabajo a raíz de la pandemia por Covid–19, el cual integraría una aportación por parte del gobierno federal, la parte patronal y el trabajador.

Dijo que es urgente que el gobierno establezca este tipo de remedios solidarios para solucionar de forma integral la pérdida de empleo y el costo de estos tres remedios es equivalente al uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), lo que representa 204 mil millones de pesos.

Para la operación del “Salario Solidario”, el gobierno destinaría el 0.7 por ciento del PIB, la autoridad y la parte patronal otorgarían al trabajador un porcentaje de sus ingresos que le permita cubrir los gastos de su familia y abarcaría los meses de confinamiento hasta mayo, además de dos meses más de julio y agosto como parte de la reactivación de los sectores.

“El Salario Solidario garantiza el 100 por ciento del ingreso de los trabajadores con menor percepción. Esta medida es una forma de subsidio al empleo, que ya se ha aplicado en 54 países para proteger el empleo. Entre ellos, varios latinoamericanos como Chile, Argentina, Brasil y Uruguay. La implementación de dicha medida tendría un costo estimado de apenas el 0.7 por ciento del PIB mexicano”.

En tanto que el patrón pagará del 33 al 50 por ciento del salario y esta medida busca apoyar, principalmente, a los trabajadores que ganan  hasta tres salarios mínimos y lo pueden solicitar las empresas que estuvieron calificadas como no esenciales en la contingencia sanitaria.

Con relación al “Seguro Solidario”, segunda estrategia de los Remedios Solidarios, la Coparmex propuso que el gobierno federal destine un apoyo de 3 mil 996.6 pesos mensuales hasta por seis meses para aquellos trabajadores formales que perdieron su empleo entre el 15 de marzo y 30 de septiembre por la contingencia sanitaria. Para ello, se destinaría el 0.1 por ciento del PIB que representa 31 mil millones de pesos destinado a un aproximado de 1.5 millones de empleados.

En este seguro, considerado como “la terapia intensiva para la pérdida de empleo”, la Coparmex acompaña a los actores de la sociedad civil y legisladores que han impulsado la necesidad de implementar un Ingreso Mínimo Vital para compensar los ingresos que han dejado de recibir.

En tanto que en el tercer eje denominado Bono Solidario, la Coparmex propone que sea un energizante para la preservación de empleos, pues el reto no es sólo recuperar las fuentes que ya se perdieron, sino crear nuevos puestos de trabajo.

Explicó que esta propuesta se basa en un incentivo a la contratación de empleo formal con el fin de recuperar la pérdida de empleo registrada en los últimos meses. “Para el Bono Solidario se utiliza un esquema que incentiva la creación de empleos con salarios por encima del salario mínimo, con un tope de tres salarios mínimos de apoyo por parte del gobierno por trabajador”.

Para financiar este programa, la Coparmex propuso la adquisición razonable de deuda pública, pues México cuenta con un nivel de endeudamiento adecuado que está permitido ante la situación de emergencia.

En tanto que de no optar por la adquisición de deuda, los empresarios proponen la reorientación del gasto público, como la cancelación de obras que consideraron no son esenciales como el Aeropuerto de Santa Lucía, la Refinería Dos Bocas y el Tren Maya, entre otras.

En el país se estima que a causa de la contingencia sanitaria se pueden perder de un millón 300 a un millón 500 empleos y a través de los Remedios Solidarios se tendrá un impacto laboral benéfico.

Altamirano Islas dijo que los 65 centros empresariales de la Coparmex solicitan al gobierno federal que implemente la estrategia de Remedios Solidarios como una solución integral ante la pérdida de empleo durante esta contingencia.