Mujeres de áreas urbanas de 25 a 34 años de edad son las más propensas a experimentar violencia: Inegi

En Tlaxcala, las mujeres con mayor propensión a experimentar violencia por cualquier agresor a lo largo de la vida son aquellas que residen en áreas urbanas (61.8 por ciento), de edades entre 25 y 34 años (64.1 por ciento), con nivel de escolaridad superior (68.5 por ciento) o bien no pertenecen a un hogar indígena (61.7 por ciento), reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

A propósito del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se conmemora este 25 de noviembre, el Inegi difundió una serie de estadísticas en esta materia y resalta que en las averiguaciones previas iniciadas y/o carpetas de investigación abiertas, los principales delitos cometidos en contra de las mujeres son los relacionados con el abuso sexual (29.8 por ciento) y la violación (55.5 por ciento) en Tlaxcala.

Los resultados de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) 2016 indican que 61 de cada 100 mujeres de 15 años o más de edad que viven en el estado, han sufrido al menos un incidente de violencia de cualquier tipo a lo largo de la vida. El 42.6 por ciento de ellas ha sufrido violencia por parte de la pareja actual o última a lo largo de su relación, mientras que 46.2 por ciento ha sufrido al menos un incidente de violencia por parte de otros agresores distintos a la pareja a lo largo de la vida.


Respecto a la violencia ejercida por otros agresores distintos a la pareja, las prevalencias más altas se encuentran en los ámbitos comunitario y laboral, el 30.1 por ciento de las mujeres de 15 años y más ha sufrido algún incidente de violencia en el ámbito comunitario a lo largo de la vida y el 21.2 por ciento de las mujeres de 15 años y más ha sufrido violencia en el ámbito laboral.

En tanto, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del tercer trimestre de 2020, se estima que el 10 por ciento de los hogares en Tlaxcala experimentó alguna situación de violencia familiar entre enero y septiembre de 2020.

En cuanto a la oferta institucional para la prevención y atención de la violencia contra las mujeres, el Inegi reportó que Tlaxcala cuenta con un Centro de Justicia para Mujeres (CJM).

Por nivel de escolaridad, las mujeres que reportan mayor violencia son las mujeres con educación superior completa con 68.5 por ciento, seguidas por las de educación media superior completa con 63.7 por ciento y finalmente educación básica incompleta con 60.4 por ciento.

Otra característica importante es el estado conyugal en donde se observa que las mujeres separadas, divorciadas o viudas son las que presentan mayores incidentes de violencia ejercida por cualquier agresor a lo largo de la vida (73.4 por ciento), seguido de las mujeres casadas o unidas (58.9 por ciento) y por último las mujeres solteras (57.9 por ciento). Finalmente, las mujeres que no hablan ni pertenecen a un hogar indígena son las que reportan mayor violencia (61.7 por ciento).

En el caso de la violencia sexual, destaca que las mujeres con mayor prevalencia son las adolescentes y jóvenes de 15 a 24 años, quienes a pesar de su corta edad 40.8 por ciento de ellas ya ha sufrido algún acto de violencia sexual a lo largo de su vida; asimismo, para la violencia sexual las mujeres solteras son las más proclives a sufrirla, ya que cerca de la mitad de ellas (42.3 por ciento) han tenido algún incidente de este tipo.

De acuerdo con datos de la Endireh 2016, de las aproximadamente 196.7 mujeres que declararon al menos un acto de violencia por parte de su pareja actual o última, 41.2 por ciento lo había hablado con alguien. De entre las mujeres que habían hablado con alguien, la mayoría lo hizo con algún familiar (85.5 por ciento), con amigas o compañeras (35.3 por ciento) o con algún especialista, ya sea en psicología (13.3 por ciento), y en proporciones mucho más bajas se observa que hay mujeres que se acercaron con algún profesional en derecho (8.6 por ciento), con alguna vecina o conocida (8.2 por ciento), y con un representante de alguna religión (3.7 por ciento). En contraste, hasta el momento de la entrevista, 57.1 por ciento (casi 112.4 mil) de mujeres no había contado la situación a alguien más.

Un dato importante sobre la información que ofrece la Endireh 2016 es que la mayoría de las mujeres entrevistadas (66.5 por ciento) no sabe a dónde acudir para solicitar ayuda. El 31.9 por ciento de las mujeres que experimentaron violencia de su pareja actual o última a lo largo de su relación, manifestó saber a dónde acudir; de entre quienes señalaron que han hablado con alguien, 44.1 por ciento sabe a dónde acudir para pedir ayuda o apoyo y entre quienes no lo han hablado con alguien esto se reduce a 24 por ciento.

En Tlaxcala, al analizar el porcentaje de mujeres que buscan apoyo en una institución o acuden a denunciar ante alguna autoridad entre las mujeres que experimentaron violencia física o sexual por el ámbito de ocurrencia, destaca que es mayor el porcentaje cuando se trata de violencia por parte de la pareja con 21.1 por ciento, mientras que en el ámbito laboral y familiar, el porcentaje es de 12 por ciento, en tanto que en el ámbito escolar es de 7.3 por ciento, y el porcentaje más bajo se encuentra entre las mujeres que reportaron violencia en los espacios laborales con el 6.3 por ciento.

El 2020 ha sido un año sin precedente debido a la pandemia generada por el virus SARS–CoV–2, donde las medidas adoptadas por los gobiernos nacionales y estatales para la protección de la población han sido el confinamiento y adoptar medidas de aislamiento. Si bien estas acciones permiten mitigar la propagación del virus y contener sus efectos sobre los servicios de salud y el bienestar de la población, las acciones de confinamiento y resguardo tienen repercusiones en la vida familiar al agravar situaciones de estrés económico y tensión familiar. Los efectos son particularmente adversos para mujeres, niñas, niños y adolescentes quienes pueden confrontar el surgimiento o agravamiento de situaciones de violencia.

En este contexto, de acuerdo con los resultados de la ENSU del tercer trimestre 2020, se estima que, en Tlaxcala, entre enero y septiembre de 2020, 10 por ciento de los hogares experimentaron alguna situación de violencia familiar. Respecto a la población de 18 años y más residentes de los hogares, en ese mismo periodo, 7.3 por ciento sufrió violencia en este ámbito.

Al desagregar este dato por sexo se observa que en el caso de las mujeres este porcentaje fue de 11.4 por ciento, 9.7 puntos porcentuales más alto que en los hombres que fue de 1.7 por ciento.