El MST realiza plantón en la capital del país; exige la prohibición de ‘bombas antigranizo’

Tlaxcaltecas participan en protesta nacional ante Semarnat

Tlaxcaltecas integrantes del Movimiento Social por la Tierra (MST) participan en el plantón nacional de esta organización en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), para exigir la prohibición del uso de ‘bombas antigranizo’ por parte de armadoras de autos, ya que afectan al campo del estado.

En entrevista vía telefónica, Diego Lira Carrasco, dirigente estatal de esta agrupación, informó que la madrugada de este lunes instalaron un campamento en el edificio central de esta dependencia en la Ciudad de México.

La intención  es hablar directamente con el secretario Víctor Toledo para exponer diversos temas pendientes en los que es necesario tomar acciones de manera urgente, indicó.


A pesar reconocer la gravedad que en este momento representa la pandemia del Covid-19, apuntó que es importante que el gobierno federal brinde respuesta a diversas problemáticas ambientales del país que el MST ha expuesto.

En el caso de Tlaxcala –añadió– tenemos el problema de las ‘bombas antigranizo’ utilizadas por las empresas Volkswagen y Audi, las cuales han inhibido lluvias en las zonas de cultivo que colindan con sus plantas.

La demanda es que se prohíba el uso de ese tipo de método, además porque no hay un apartado en la Ley General del Equilibrio Ecológico y de Protección al Ambiente específico en este tema, enfatizó.

Comentó que en la legislación sólo está regulada la cantidad de detonaciones que se pueden realizar, “pero queremos que quede totalmente prohibido, porque de por sí nos perjudica la sequía cada año y cuando hay lluvias, las bombas las ahuyentan”.

Es más fácil –planteó– que esas dos plantas armadoras de autos “pongan sus galeras grandes para proteger su producción de la caída de granizo, que seguir dañando al campo, porque eso que hacen es una forma de ecocidio y un atentado contra la agricultura”.

También, el MST Tlaxcala se sumará a la exigencia de los compañeros de Hidalgo para que la Semarnat reactive los estudios del agua en la presa Endhó de Tula, Hidalgo, y que se dote de agua potable a la región, pues actualmente “presenta niveles de arsénico 10 veces arriba de lo permitido”, abundó.

Asimismo, se tratará el tema de la contaminación y daños a la salud por parte de industrias en ese estado, “por lo que no nos vamos a retirar hasta que seamos atendidos”.  Agregó que prevén acudir a otras dependencias en el transcurso de la semana.